Susana Rivara de Milderman

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Susana Rivara de Milderman
Susana Rivara de Milderman y su colaboradora y amiga Franca Oliveras en Mar del Plata.
Susana Rivara de Milderman y su colaboradora y amiga Franca Oliveras en Mar del Plata.
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 25 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.
Venus de Milo.

Susana Rivara de Milderman (26 de agosto de 1915, Serodino, provincia de Santa Fe, Argentina – Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina, 3 de diciembre de 1994) fue una investigadora autodidacta pionera en el trabajo corporal, que trabajó como reeducadora psicofísica desde el año 1950, siendo la creadora de un sistema de gimnasia rítmica expresiva con base de Yoga y Plástica Griega, que cuenta con numerosos discípulos en Argentina, y otros países del mundo.


Citas[editar]

David de Miguel Angel.
  • «La vida siempre se manejó por las contradicciones.»
  • «Cuando me contrarío porque las cosas no se dan de una forma, me consuelo pensando que no hay por qué hacerse problemas porque no se dan siempre iguales.»
  • «El demonio y Dios están ambos dentro de mí, y así debe ser.»
  • «Uno no sabe hasta donde llega la verdad. Todo posee un grado de verdad, pero no es la verdad absoluta.»
  • «Todos somos buenos y malos, de acuerdo a las circunstancias.»
  • «Moviéndose, uno puede desprenderse de sus inhibiciones y limitaciones.»
  • «Comprendí que la manera de dirigir las clases era buscando que el que la tiene que seguir la vea accesible y sin dificultades.»
  • «El único animal más deformado es el hombre. Los otros viven sus experiencias de cualquier orden y vuelven a sus formas naturales, no pierden sus reflejos. En los animales domésticos se pueden ver defectos semejantes a los nuestros.»
  • «Intuición no es igual a opinión. La generalidad supone que tiene libertad de ideario, y lo que realmente hace es responder a los condicionamientos de la opinión. Si ésta tuviese validez significaría, que muchas veces se movilizaba por acciones condicionadas por otros que nos precedieron, y hoy no tiene vigencia en la época que nos toca vivir.»
  • «Encuentro en la autobiografía de Isadora Duncan aspectos de sus referencias que me ayudan a unirlas y relacionarlas con la respiración que indicaban los libros de Yoga. Con esto me entrego a seguir una pista, la conexión con mi potencial.»
  • «Somos parte de un suceder histórico-cultural que si no lo revisamos seguiremos repitiendo experiencias que ya tenemos superadas, porque nuestros sentimientos se han depurado.»
  • «Una ingenua intuición me motivó a indagar en esta senda. No di toda la importancia que esta experiencia tenía en el primer momento. Después fue un acicate que me motivó a no descansar hasta descubrir ese mundo que es uno mismo.»
  • «Trato de ampliar mi cuerpo, y lo cuido con todo respeto, porque por él pude saber qué es verdad y que existe otro espacio en el plano energético. El accedió a hablar y me demostró que la vida no es inercia, sino que es parte de ese gran movimiento que nos envuelve en un ritmo.»
  • «Lo que heredamos no es de valor absoluto: o aceptamos la idea de la evolución, o nos quedamos en el esquema que hemos heredado y al que hemos formado por resistirle a ser como éste nos indicaba ser, y al que nos formamos por luchar por ser de acuerdo al medio.»
  • «Si no podemos cambiar el ritmo viajando y mirando otros horizontes, es que estamos muy sumergidos en un ritmo dramático y esto es así porque el hombre no expresa con su cuerpo los ritmos de su suceder.»
  • «Los ritmos nos llenan el vacío que nos produce la monotonía.»
  • «Cuando el hombre puede reproducir un ritmo de cualquier orden con su cuerpo, se siente «entero.»
  • «Las plásticas griegas tienen como finalidad que el hombre utilice su corporabilidad en la dimensión de su verdadera herencia, que es la del ser humano que piensa y mira el espacio con la dimensión de la naturaleza y no en la dimensión de circunstancias que ya no existen.»
  • «Cuando las personas se conjugan en una demostración de afecto, ternura, de cariño, sin ninguna otra propuesta que la del acercamiento, el espacio se ilumina y todo cobra otra significación.»
  • «La vida es ritmo. El ritmo permite modificar.»
  • «Para lograr una recreación o reencuentro con nuestro origen, en el cual nos movemos con ritmo y plasticidad, debemos practicar el ritmo que nos mueve a:
    • hacer por simpatía,
    • liberar aquello que no nos permitimos y es enjuiciado,
    • vivificar el ritmo de cualquier afectividad que sentimos y hacer que crezca en otra dimensión para llegar al plano de los sentimientos o expresión que surgirá cuando pasemos del nivel de la dramatización de las circunstancias, al nivel de los valores absolutos o expresión.»
  • «Así como tenemos que abrir la tierra para sacar sus contenidos que fueron retenidos por siglos, así nosotros tenemos que abrir surcos en los plegamientos y repliegues de nuestra corporabilidad, que quedaron cerrados por falta de frecuentación entre nuestra psiquis y nuestra capacidad expresiva. La diferencia entre la tierra y nosotros es que podemos pulsar y bucear en nuestra estructura por medio del ritmo, el cual vivificará nuestros sones, que tienen en sí una historia afectiva, haciendo que despierten y se produzca el desperezarse y elevarse de nuestra vida dormida.»
  • «Gracias a la fe que tenía en la inspiración, y la fuerza que me impulsaba a hacer, tuve la audacia que debe haber tenido cualquiera que se haya permitido hacer algo que transpone la barrera de las limitaciones.»
  • «Hoy digo: qué suerte que me concibieron con espíritu de aventura y de audacia; esa marca me dio la dosis de arrojo necesaria para lanzarme. Esto, unido a las enseñanzas de que si uno quiere ayudar a alguien debe tener un grado de fe, lo cual significa una esperanzada pasividad por lo conocido, o sea, asociando. Poco a poco fui descubriendo las leyes del cuerpo; pero este poco a poco fueron años de elaboración y trabajo, los cuales fueron y son para mí vivir años de felicidad por los logros y de placer al hacerlo.»
  • «¿Es el Hombre esclavo de su limitación o se limita porque no se da cuenta qué es esclavitud? Las limitaciones se manifiestan en el físico, pero mientras no nos damos cuenta de que ellas obedecen a una idea limitadora de nuestras posibilidades, no podemos liberarnos de la esclavitud.»
Clase de instructorado dictada personalmente por Susana Rivara de Milderman en los años 70.

Fuentes[editar]

  • Susana Rivara de Mílderman, Mi cuerpo y yo, Editorial Kier, Buenos Aires, 1980.
  • Susana Rivara de Mílderman, Gimnasia Rítmica Expresiva. Hacia el equilibrio entre la ética a la estética, edición de autor, Córdoba, 2000.
  • Susana Rivara de Mílderman, biografía y curriculum vitae escritos por ella misma, inéditos, Buenos Aires, 1974.