Simón Rodríguez

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Simón Rodríguez
«Toca a los maestros hacer conocer a los niños el valor del trabajo, para que sepan apreciar el valor de las cosas»
«Toca a los maestros hacer conocer a los niños el valor del trabajo, para que sepan apreciar el valor de las cosas»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 165 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Simón Rodríguez (Caracas, Venezuela, 28 de octubre de 1769*-Distrito de Amotape, Perú, 28 de febrero de 1854), conocido en su exilio de la América española como Samuel Robinsón, fue un filósofo y educador venezolano, uno de los más grandes de su tiempo, tutor y mentor de Simón Bolívar.

Citas[editar]

  • «Instruir no es educar; ni la instrucción puede ser un equivalente de la educación, aunque instruyendo se eduque».[sin fuentes]
  • «No hay interés donde no se entrevé el fin de la acción. Lo que no se hace sentir no se entiende, y lo que no se entiende no interesa. Llamar, captar y fijar la atención, son las tres partes del arte de enseñar. Y no todos los maestros sobresalen en las tres».[sin fuentes]
  • «El título de maestro no debe darse sino al que sabe enseñar, esto es al que enseña a aprender; no al que manda aprender o indica lo que se ha de aprender, ni al que aconseja que se aprenda. El maestro que sabe dar las primeras instrucciones, sigue enseñado virtualmente todo lo que se aprende después, porque enseñó a aprender».[sin fuentes]
  • «No hay oveja que busque al pastor, ni muchacho que busque al maestro».[sin fuentes]
  • «Enseñen los niños a ser preguntones, para que, pidiendo el por qué de lo que se les mande hacer; se acostumbren a obedecer a la razón, no a la autoridad como los limitados, no a la costumbre como los estúpidos».[1]
  • «La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre se hace y hace a otros; y esto es inevitable, porque la omnisciencia no cabe en un hombre; puede caber, hasta cierto punto, en una sociedad (por el más y el menos se distingue una de otra). No es culpable un hombre porque ignora —poco es lo que puede saber—, pero lo será si se encarga de hacer lo que no sabe».[sin fuentes]
  • «Acostúmbrese al niño a ser veraz, fiel, servicial, comedido, benéfico, agradecido, consecuente, generoso, amable, diligente, cuidadoso, aseado; a respetar la reputación y a cumplir con lo que promete. Y déjense las habilidades a su cargo; él sabrá buscarse maestros, cuando joven».[sin fuentes]
  • «Enseñen, y tendrán quien sepa; eduquen, y tendrán quien haga».[sin fuentes]
  • «Toca a los maestros hacer conocer a los niños el valor del trabajo, para que sepan apreciar el valor de las cosas».[sin fuentes]
  • «Al que no sabe, cualquiera lo engaña. Al que no tiene, cualquiera lo compra».[sin fuentes]
  • «Enseñar es hacer comprender; es emplear el entendimiento; no hacer trabajar la memoria».[sin fuentes]
  • «El maestro de niños debe ser sabio, ilustrado, filósofo y comunicativo, porque su oficio es formar hombres para la sociedad».[sin fuentes]
  • «Nadie hace bien lo que no sabe; por consiguiente nunca se hará República con gente ignorante, sea cual fuere el plan que se adopte».[sin fuentes]
  • «Yo quise hacer de la tierra un paraíso para todos. La hice un infierno para mí».[sin fuentes]

Referencias[editar]

  1. Simón Rodríguez, maestro de América. Biblioteca Ayacucho: Colección clásica, Nº 224. Alfonso Rumazo González, Lupe Rumazo, Horacio Jorge Becco, José Ramón Medina. Fundación Biblioteca Ayacuch, 2005. ISBN 980276387X.