Obdulio Varela

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Obdulio Varela (Montevideo, Uruguay, 20 de septiembre de 1917 - 2 de agosto de 1996), apodado El Negro jefe, fue un futbolista, capitán de la selección uruguaya que ganó el Mundial de Brasil en 1950.

Citas[editar]

  • "Los de afuera son de palo."
    • Nota: En el estadio de Maracaná, en Río de Janeiro, en la final del Mundial de 1950, frente a la selección anfitriona, tras haber encajado el primer gol, señalando al público, casi doscientos mil espectadores, la gran mayoría de los cuales animaban a Brasil.

"No me gustó ver a aquellas 200.000 personas tristes, no me gustó ver a Rio a oscuras y sin carnaval. Es la vida. Era campeón y no sentía una alegría absoluta por ello", Obdulio Varela, capitán uruguayo tras ganar el título de 1950 en Maracaná.

"Ahora vamos a jugar como hombres. Nunca miren a la tribuna. El partido se juega abajo. Ellos son once y nosotros también. Este partido se gana con los huevos en la punta de los botines", Obdulio Varela, capitán uruguayo antes del partido por el título.

"Yo había jugado un millón de partidos en todas partes, en canchas sin tejidos, sin alambradas, a merced del público, y siempre había salido sanito. ¡Cómo me iba a achicar ese día en Maracaná, que tenía todas las seguridades!", Obdulio Varela, capitán uruguayo tras ganar el título de 1950 en Maracaná.


El vestuario visitante Ante la espectacular campaña realizada por el local, los dirigentes uruguayos le pidieron a los jugadores que aunque sea traten de perder por poco para evitar el papelón y que con ese pedido ya estaban hechos, más precisamente les dijeron: “guante blanco (en señal de juego limpio o nuestro Fair Play), ya estamos cumplidos con haber llegado y poder jugar la final”, a lo que Obdulio Varela concluyó con una arenga a sus compañeros diciéndoles: ”no piensen en toda esa gente, no miren para arriba, el partido se juega abajo y si ganamos no va a pasar nada, nunca pasó nada”. El dirigente uruguayo Jacobo, le recomendó especialmente a Óscar “Cotorra” Míguez que: “traten de no comerse seis, con cuatro estamos cumplidos”, a lo que su compañero Obdulio Varela respondió: “los de afuera son de palo” y el mediocampista Obdulio Varela les respondió a los dirigentes: “Hechos un carajo, hechos solamente si ganamos...si entramos vencidos es mejor ni salir al campo de juego, no vamos a perder ese partido, y si la hacemos no será por cuatro goles”.

Antes de comenzado el partido, el arquero uruguayo Roque Máspoli, le realizó un expreso pedido al director técnico de su país, Juan López: “los defensores nuestros deben apretar bien a los punteros de Brasil, para que no tiren centros”. A lo que el entrenador respondió con la única indicación de la corta charla técnica: “Bueno muchachos, ahora un huevo en cada zapato y vamos para arriba”.. Todavía en los vestuarios, Obdulio Varela juntó a sus compañeros y los aconsejó: “muchachos, si los respetamos a los brasileños, nos caminan por arriba, así que nada de esquemas conservadores, vamos a salir a ganar al partido”. Una vez en el campo de juego, todos los fotógrafos retrataban al seleccionado local, así que Eusebio Tejera, con un dejo de clarividencia les gritó: “¡Vengan para acá, que el campeón está acá!”.