Nikolái Ostrovski

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nikolái Alekséievich Ostrovski
«Lo más preciado que posee el hombre es la vida, se le otorga una sola vez y hay que saber vivirla de modo que al final de los días no se sienta pesar por los años pasados en vano...».
«Lo más preciado que posee el hombre es la vida, se le otorga una sola vez y hay que saber vivirla de modo que al final de los días no se sienta pesar por los años pasados en vano...».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Letter e.svg Obras en Ostrovski eBooks Gratuits (francés).
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 83 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Nikolái Alekséievich Ostrovski (en ruso: Николай Алексеевич Островский) (29 de septiembre de 1904–22 de diciembre de 1936) fue un escritor soviético adscrito a la corriente del realismo socialista. Su obra singular es la novela Así se templó el acero, basada en experiencias de su infancia y aquéllas vividas en el curso de la revolución bolchevique.

Citas[editar]

  • «Lo más preciado que posee el hombre es la vida, se le otorga una sola vez y hay que saber vivirla de modo que al final de los días no se sienta pesar por los años pasados en vano, para que no exista una angustia por el tiempo perdido y para que al morir se pueda exclamar "toda mi vida y todas mis fuerzas han sido entregadas a la causa más noble en este mundo, la lucha por la liberación de la humanidad"».
    • Fuente: Así se templó el acero, prefacio, 1935
  • «Escribir sin ver lo escrito es difícil, pero no imposible. Me he convencido de ello. Durante mucho tiempo no me salía nada, pero ahora he comenzado a escribir con mayor lentitud, trazando cuidadosamente cada letra, y resulta bastante bien».
    • Fuente: Así se templó el acero, 1935
  • «Tenían derecho a la vida casi en cada hombre, pero no en él. De entregarse, aunque no fuera más que a uno de ellos, todo habría terminado en una tragedia».
    • Fuente: Así se templó el acero, 1935

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

https://docs.google.com/file/d/0B3zhuSgY7HWxSnd3R0g0Vkg4Tm8/edit