Memorias de Idhún

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Memorias de Idhún
Título original Memorias de Idhún
Autor Laura Gallego García
Publicación 2005 (hace 12 años)
Idioma Español


Estas frases han sido extraidas de la trilogía Memorias de Idhún (La resistencia, Tríada y Panteón.) Estos libros fueron escritos por Laura Gallego García, la cual ha publicado ya 26 novelas y varios cuentos. La resistencia se publicó el 14 de octubre de 2004, Tríada el 14 de octubre de 2005 y Panteón un año después.

Diálogos[editar]

«
— Todos los chicos que te quieren te han regalado algo, yo aún no te he dado nada... como muestra de mi cariño.
— Puedes regalarme algo que me haría muy feliz.
— ¿El qué?
— Regálame un beso
»

Kirtash: -Ven conmigo.

Victoria: -¿Qué?

Kirtash: -Ven conmigo. A mi lado, serás mi emperatriz. Juntos gobernaremos Idhún.

~

Kirtash: -No intentes controlarme, Victoria. No pretendas ser la dueña de mi vida. No me digas qué es lo que he de hacer. Nunca.

Victoria: - Entonces, es verdad que los sheks no podéis amar

Kirtash: -¿Eso es lo que crees? He renunciado a todo cuanto conozco. A todo el poder que me pertenecía por derecho. He dado la espalda a mi gente, a mi padre... incluso he renunciado a mi identidad... a mi nombre... por ti. Dime, ¿qué más he de hacer? Quizá cuando me veas caer a tus pies, muriendo por tu causa, seas capaz de comprender por fin hasta qué punto soy tuyo.

~

Shail: -¿Por qué no lloras?, ¿acaso no lo echas de menos?

Victoria: -Los muertos no lloran.

Shail: -Pero, Vic, tú no estás muerta.

Victoria: -Tal vez no, pero dime, Shail, ¿Se puede vivir con medio corazón?

~

Victoria: -Pero puedo darte un beso. Si lo quieres, claro.

Kirtash: -¿Tienes idea de lo que sería capaz de dar por un beso tuyo?

Victoria: -¿Qué serías capaz de dar? Si te doy un beso... ¿qué me darías a cambio? Como mínimo... podrías devolvérmelo.

~

Zaisei: - ¿Sumamente importante? ¿Que puede haber que sea más importante que la seguridad de una niña?

Gaedalu: - ¿Qué puede haber más importante? La seguridad de todas las niñas del mundo. No pude proteger a mi hija, y lo menos que puedo hacer es tratar de proteger a las hijas de todas las demás. Sobre todo, ahora que sé cómo evitar que otras madres sufran lo mismo que yo, que otras hijas se queden huérfanas de madre... como te pasó a ti.

~

Jack: -Todos los chicos que te quieren te han regalado algo, yo aún no te he dado nada...como muestra de mi cariño.

Victoria: -Puedes regalarme algo que me haría muy feliz

Jack: -¿El qué?

Victoria: -Regálame un beso.


~

Gerde: -Dime, Kirtash, ¿ te salvarías conmigo o te condenarías con ella?

Kirtash: -Me salvaría con ella.


~ Victoria: -¿Cómo? ¿Cómo sabes...?

Kirtash: -¿...Qué fui el primero en probar el sabor de tus labios? Lo sé, ¿o acaso no es verdad?-sonrió.

Citas[editar]

Nota: Christian es el mismo que Kirtash

«
En ese vínculo que hay entre vosotros está vuestra fuerza... pero también vuestra mayor debilidad
»
  • -No me perteneces, tan solo me pertenece lo que sientes por mí.

(Christian)

  • -No más que luchar por mantener vivo un sentimiento que jamás debería haber nacido en mí.

(Kirtash)

  • -Y si alguna vez te sintieras amenazada, no tienes más que llamarme a través del anillo, y yo acudiré a tu lado, estés donde estés, para defenderte con mi vida, si es necesario.

(Kirtash)

  • -Dentro de ti hay mucho más de lo que tú conoces.

(Christian)

  • -¿Que te hace pensar que me importas tanto como para querer vengarme de ti?

(Kirtash)

  • -Olvida ahora quién soy y lo que he hecho, y déjate llevar por tu corazón.

(Christian)

  • -Tengo que matarte ¿lo sabías?… Pero tú no deberías morir.

(Christian)

  • -¿Tienes idea de lo que sería capaz de dar por un beso tuyo?

(Christian)

  • -Soy el otro hombre de tu vida. ¿Todavía no te has dado cuenta?

(Christian)

  • -Mi padre lo sabe; sabe lo que siento por ti. Sabe que eres mi punto débil. Y por eso ha decidido que debes morir.

(Christian)

  • -Sabes que tengo que matarte, y no lo he hecho todavía. Ni tengo intención de hacerlo, y no te imaginas la de problemas que me puede acarrear eso ¿Me preguntas si me importas? ¿A ti qué te parece?

(Christian)


  • -Estaré aquí-prometió él-. Esperándote. El tiempo que haga falta.

(Jack)

  • -Hola, pequeña. ¿Puedes… puedes oírme?

(Jack)

  • -Yo sí te necesito, Victoria. ¿Quieres que me vaya otra vez?

(Jack)

  • -He tenido cientos de ocasiones para decírtelo, para decirte que te quiero con toda mi alma y que no quiero perderte. Que daría lo que fuese por verte feliz.

(Jack)

  • -Eso no importa ahora. Lo importante es que estoy contigo otra vez.

(Jack)

  • -No puedo, Victoria. No la quiero a ella, ¿entiendes? Es a ti a quien quiero. Sólo a ti.

(Jack)

  • -Sigues siendo Victoria, la chica de la que me enamoré.

(Jack)

  • -Pero yo te quiero.

(Jack)

  • -Creo que soy más feliz contigo con todo lo que eso implica que sin ti.

(Jack)

  • -Lo único que puedo pensar ahora es que quiero verla otra vez. Quiero ver su sonrisa y esos ojos tan increíbles que tiene. Quiero… abrazarla de nuevo y no dejarla marchar nunca más.

(Jack)

  • -Mi nombre humano es Jakob Redfield. Mi nombre de dragón, Yandrak.

(Jack)

  • -Estoy aquí. He vuelto. Y no volveré a marcharme nunca más. Te lo prometo. Te quiero.

(Jack)

  • -¿Sin ti? Nunca, Jack.

(Victoria)

  • -Pase lo que pase, Jack, no olvides que te quiero.

(Victoria)

  • -Seguiremos luchando mientras el corazón nos siga latiendo, mientras quede un unicornio vivo en el mundo.

(Allegra)

  • -Por suerte para ti, yo si sé dónde vive Victoria. Y te arrastraré de la oreja si es necesario para que vayas a disculparte.

(Alsan)

  • -Duele que te dejen de lado cuando sufres una tragedia. Duele que resten importancia a algo que ha cambiado tu vida.

(Gaedalu)

  • -En un mundo donde hay tres soles y las serpientes vuelan, a mí no me pareció raro que alguien tuviera el pelo de color verde.

(Jack)

  • -¿Piensas que he perdido el interés en ella?. No tendrás tanta suerte, dragón.

(Kirtash)

  • -Tú obedeces la orden de un humano... yo escuché la petición de un unicornio.

(Kirtash)

  • -Y no sé cómo puedo sentir lo que siento, sabiendo lo que sé de ti.

(Victoria)

  • -Es sólo que recientemente perdí a un amigo muy querido. Un accidente, ¿sabe usted? Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Como algunos héroes.

(Victoria)

  • -Un beso es sólo un beso. Solo tiene la importancia que tú quieras darle. Puede no significar nada... O puede cambiarlo todo.

(Kirtash)

  • -Quizá cuando me veas caer a tus pies, muriendo por tu causa, seas capaz de comprender por fin hasta qué punto soy tuyo

(Kirtash)

  • -Es más lo que no sabes de mí que lo que crees que sabes.

(Kirtash)

  • -Los Dioses nos abandonaron hace mucho tiempo, y lo sabes.

(Shail)

  • -Me lo prometiste.

(Yaren)

  • -En ese vínculo que hay entre vosotros está vuestra fuerza...Pero también vuestra mayor debilidad

(Ha-Din)

  • -Quería saber si era verdad que siente algo por Victoria. Y si ha estado jugando con ella… hacérselo pagar

(Jack)

  • -No quiero vivir en un mundo donde no exista Jack.

(Victoria)

  • -No lo permitiré. Si quieres matar a Jack, antes tendrás que matarme a mí.

(Victoria)

  • -Pelearía por defenderla, hasta la muerte si es preciso, pero no por tenerla, como si fuera un objeto, una posesión mia. Esa es una actitud muy humana, pero aún no he caído tan bajo.

(Kirtash)

  • -Pero así sólo vives una vida a medias, no disfrutas de las emociones del momento. No todo puede ser explicado, medido o razonado.

(Jack)

  • -Suelen describir a los unicornios como seres llenos de luz, pero ella era siniestra. Nadie era capaz de mirarla a los ojos sin sentir escalofríos.

(Yaren)

  • - Si ha significado algo para ti...

(Victoria)

  • - Todo es mucho más sencillo cuando tienes una mujer a tu lado. Parece mentira, pero te crees capaz de cualquier cosa. Y no te das cuenta, hasta que la pierdes... de hasta que punto te apoyabas en ella.

(Rando)

  • - Está claro que los humanos no son la raza más adecuada para gobernar un mundo. No son lo bastante listos, ni saben cuidarlo bien. Se nutren de su planeta, pero no dan nada a cambio. Son una plaga.

(Shizuko)

  • - Lo que se siente cuando crees que vives en un mundo que no es el tuyo. Cuando te sientes... encerrado en una cárcel de la que nunca vas a poder escapar. Y desearías volar, volar muy alto, o muy lejos, pero no sabes qué te espera al otro lado.

(Victoria)

  • - ¿Que es lo más importante para ti? ¿Tu orgullo, o la vida de esta gente? ¿Prefieres perder a tus amigos antes que perder un castillo? Piénsalo, príncipe. Pero piénsalo pronto, porque las serpientes están a punto de hacernos pedazos.

(Qaydar)

  • - Lo has dado todo por nosotros, Kimara. Has perdido a Jack, y a pesar de ello has seguido a nuestro lado y le has salvado la vida. No te imaginas lo mucho que te debo. Podría curarte, podría devolverte la vida, pero eso no saldaría la deuda que tengo contigo, porque él es para mí mucho más importante que mi propia vida. Por eso quiero entregarte algo más, lo más valioso que puedo ofrecerte, lo más valioso que puede entregar un unicornio.

(Victoria)

  • - ¿Tú crees? Leo el miedo y las dudas en tu corazón, Shail. Una parte de ti está convencida de que nadie sobrevivirá a la batalla si el escudo cae.

(Zaisei)

  • - ¿Qué insinuas? ¿Que no puedo pelear con una espada como esta porque soy pirata? ¿Porque soy una mestiza? ¿O porque soy mujer?

(Gaeru)

  • _ ¿Por qué? -musitó. No estaba preguntando por qué le estaba perdonando la vida, por qué le preguntaba aquellas cosas, por qué estaba jugando con ella. Simplemente quería saber por qué, de repente, sentía que le faltaba el aliento y deseaba que él la cogiese en brazos y se la llevase consigo... al lugar de donde había venido, fuera cual fuese.

(Narrador)

  • _ Somos las dos caras de una misma moneda, Victoria. Somos complementarios. Yo existo porque tú existes, . y al revés

(kirtash)

  • _ —No vas a perderme, Victoria -le aseguró-. Estoy aquí- ¿ves? Y estaré aquí... siempre que me necesites. Esperando a que vuelvas... de dondequiera que estés en estos momentos.

(Jack)

  • Se preguntó si debería haberle dicho que sí lo necesitaba, que su vida resultaba gris si él no estaba en ella para pintarla con su sonrisa, que en aquellos meses se había acostumbrado tanto a tenerlo cerca que ahora se sentía vacía y espantosamente sola

(Narrador, Victoria con respecto a Jack)

  • -Te llamo Kirtash cuando te odio. Te llamo Christian cuando te quiero

(Victoria)

  • - La miró y la vio, de pronto, cómo era realmente. Una criatura desamparada, perdida en un mundo que ya no era el suyo, sumida en un dolor demasiado profundo para expresarlo y que solo la muerte podría curar, un ser que había perdido una parte de sí mismo y se había quedado incompleto y espantosamente solo.

(Kirtash pensando en Victoria)

  • - Él, en cambio, es un dragón, de modo que de vez en cuando ha de hacer algo sumamente noble y estúpido. Está en su naturaleza; no se lo tengas en cuenta

(Kirtash)

  • - Un dragón, aunque sea uno solo, aunque sea el último, sigue siendo un enemigo peligroso.

(Ashran)

  • - Sois tres. Tres, como los soles, como las lunas, como los dioses y las diosas. En ese vínculo está vuestra fuerza… Pero también vuestra mayor debilidad.

(Ha-Din)

  • - Eres todo lo que tengo ahora, ¿comprendes, Victoria? Eres todo lo que me queda.

(Christian)

  • - Mientras siga siendo Christian, mientras lleves mi anillo, seguiré siendo tuyo, por muy lejos que esté, por muchos besos que dé. ¿Comprendes?

(Christian)

  • - No tengo prisa, criatura. Y nunca te obligaré a entregarme nada que no quieras darme.

(Christian)

  • - Quiero ir contigo. Más allá del confín del mundo, si es necesario. Ya no quiero volver a separarme de ti nunca más.

(Victoria)

  • - Parecía mentira. Estaba perdida en un mundo extraño, con un poderoso nigromante y toda una raza de serpientes aladas queriendo matarla, y sin embargo, sentía que aquella mañana era la más feliz de su vida.

(Victoria)

  • - ¿Me estás diciendo que traicionaste a tu padre y a tu gente por una mujer? ¿Una mujer que además tienes que compartir con un dragón?

(Ydeon)

  • - Y sin embargo aquí estoy, ofreciéndote otra oportunidad. ¿Quieres saber por qué? Porque sé que te estás muriendo, hijo. Por eso quiero que seas tú quien acabe con ese dragón. Sabes… igual que yo… que eso te salvará la vida. Y, a pesar de lo mucho que me has decepcionado, a pesar de esos sentimientos humanos que te hacen tan débil, y que tanto me disgustan… en el fondo no has dejado de ser mi hijo.

(Ashran)

  • - Todo tiene un sentido. Solo que a veces no encontramos las respuestas que buscamos, o no formulamos las preguntas adecuadas. Pero eso no significa que esas preguntas y respuestas no existan.

(Christian)

  • - Creía que habíamos quedado en que hago las cosas porque quiero, y jamás me dejo arrastrsar. Solo sigo al viento cuando este sopla en la dirección que me interesa. Y los vientos cambian, porque el mundo cambia. Y, si el mundo cambia, o cambia nuestra percepción del mundo, no puedes quedarte anclado en un plan que ya no se adapta a él. Hay que cambiar de planes, cambiar de ideas.

(Christian)

  • - Durante un instante, todo el universo pareció detenerse a su alrededor. Se quedaron prendidos en los ojos del otro, saboreando toda una contelación de sensaciones.

(Narrador, sobre Victoria y Jack)

  • - Son dioses creadores. Siempre pueden crear otro mundo, un mundo donde el Séptimo no exista. Y seguirán intentándolo una y otra vez, porque esa es su esencia, la esencia del universo, crear cosas y luego destruirlas para crear otras nuevas. Nosotros no nos damos cuenta porque nuestras vidas son tan breves para un dios que no somos capaces de abarcar la idea de que cada mundo no es más que un nuevo proyecto de uno o varios dioses. Intentan cuidarlos, pero nada puede permanecer inmóvil y estable mucho tiempo. Por eso, tarde o temprano, todos los mundos mueren. O son violentamente destruidos por el caos, o perecen tras marchitarse largo tiempo en un no-cambio que no les proporciona energía para evolucionar.

(Christian)

  • - A veces odiamos lo que es diferente a nosotros. Pero muy a menudo se debe a que tenemos miedo de lo que no conocemos, de lo que es distinto. Y es porque, en el fondo... tememos que nos guste.

(Gerde)

  • - Gracias por seguir existiendo.

(Victoria)

  • - Es un medio shek traidor que además suele hacer lo que le viene en gana, pero no deja de ser mi mejor guerrero, cuando quiere.

(Gerde)

  • - (Kirtash) No hay hielo que pueda enfriar tu sonrisa.