Mario Saccone

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Mario Saccone Jugador de fútbol argentino. Juega de posición delantero.

Citas[editar]

“¿Necesito decirte que salía de joda todos los días, que me acostaba a dormir cerca del mediodía y que siempre tenía para chupar o mujeres a mi alrededor?

“Mi vida fue totalmente desordenada, y me da vergüenza decirlo, pero es la verdad y le hago frente. Hice tantas cosas mal que de milagro no aparecí enterrado en una zanja o tirado abajo de un puente”.

“No consumí drogas, pero me paso bien cerquita varias veces. Lo mío era tomar y joder; ni siquiera fumo. Mis penas las quemaba con mucho vino…”

“Si me hubiese cuidado como tendría que haber sido, hoy estaría retirado y salvado económicamente”.

“No llevé la vida sana de un futbolista, no me porté nada bien en mi juventud y ahora estoy pagando las consecuencias de miles de equivocaciones que me prohibieron triunfar en este deporte”.

“Hoy en día tendría que estar jugando por placer, pero lo estoy haciendo por necesidad porque me gasté casi toda la plata que gané en mi carrera. No me encuentro mal, aunque debería estar mejor; gané fortunas con el fútbol”.

“Me sentía solo, no tenía a nadie que me aconsejara y despilfarraba la plata como un chorro de agua. En La Plata gastaba todo en una semana, aunque lo mismo me pasó en todos los lados en que estuve. En Chile cobraba 10.000 dólares y no llegaba a fin de mes, así que imaginate lo que hacía con el dinero”.

“Casi me mato. Fue en 1995, en la avenida 44 de La Plata con el Renault Clio Williams que me había comprado. Me metí abajo de un camión. El acoplado cayó arriba mío, y los mellizos Barros Schelotto, quienes venían atrás en una camioneta y los había pasado a 180 kilómetros por hora, me salvaron la vida”.

Fernando Donaires fue el peor técnico de mi carrera. No sabía nada y era muy mala persona. Nos agarramos a piñas en una trafic. Terminó un partido ante San Martín de Mendoza, me fui a bañar y, cuando fui a subir a la camioneta, vino él y me pegó sin mediar palabras. Después lo agarré en el hotel y otra vez nos trenzamos, aunque nos separó un dirigente. El terminó roto y yo también, no hubo un ganador…”.