Los hombres de Paco

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Los Hombres de Paco»)
Saltar a: navegación, buscar

Los hombres de Paco es una serie de televisión producida por Globomedia y emitida por la cadena de televisión española Antena 3. Su línea argumental gira en torno a las vivencias de tres policías nacionales (Paco, Lucas y Mariano) algo torpes pero honrados, y sus relaciones personales, profesionales y familiares.

Frases celebres[editar]

Me gustaría que supiesen que mereció la pena, que la muerte nos encontró rodeados de amigos y de la gente que nos quiere... Y que si pudiese elegir un final, sería algo parecido a este. Porque ahora sé que seguir viviendo no es pasar las hojas de un calendario, sino entender que cada hoja de ese calendario es única e irrepetible. (Último capítulo de la séptima temporada).

Frases de Pepa y Silvia[editar]

  • Pepa: Por muy negro que veas el cielo, las estrellas siempre están encima.
  • Silvia: sólo hay que saber dónde mirarlas. Se lo enseñé yo. Pepa creía que en la ciudad no se podían ver las estrellas y me lié a pedradas con las farolas para quedarnos a oscuras. Nos tumbamos en el capó del coche a mirar el cielo. Ese día le pedí que se quedara conmigo en San Antonio, estaba preciosa. Quería abrazarla, besarla, pero no me atreví. Me tocó con el dedo meñique y yo escondí la mano.
  • Silvia: Jamás he estado tan enamorada de alguien en mi vida y lo estaré siempre.

Frases de Aitor y Sara[editar]

  • Sara: ¿Quedamos esta noche para cenar?
  • Aitor: ¿Esta noche? No sé, porque he quedado con una pelirroja. Pero si me lo pides de otra manera...

Frases de Sara y Lucas[editar]

  • Sara: ¿Sabes qué le regalaría yo a alguien de quien estuviera enamorada? Una bola del mundo para jugar con él a cerrar los ojos e ir a sitios donde pudieramos ser felices. ¿Sabes la cantidad de sitios en los que tú y yo podriamos ser felices? Aquí, aquí y aquí...
  • Lucas: Pero nosotros estamos aquí, en San Antonio.
  • Sara: Solo se tardan doce horas en llegar al hemisferio sur.
  • Lucas: Y dentro de doce horas seguirias siendo menor de edad.
  • Sara: Dentro de un año cumplo los 18.
  • Lucas: Dentro de un año, 2 meses y 6 días.
  • Sara: ¿Y cuando cumpla los 18 qué? Seguiremos aquí en San Antonio y mi padre seguira siendo mi padre y querrá matarte si me pones una mano encima...
  • Lucas: Eso no va a ser siempre así.
  • Sara: ¿Me estás pidiendo que te espere? Pídemelo...
  • Lucas: Sarita, ¿te vienes conmigo al aeropuerto a recoger a mi sobrino?
  • Sara: Yo solo iria contigo al aeropuerto para coger un avión, e irnos a una isla perdida y comernos a besos, hasta olvidarme de que día es y volverme loca de tanto quererte... Así que a buscar a tu sobrino te vas tú solito, ¡te vas tú solito!
  • Sara: Tito, ¿me llevas al cole hoy, a ver si llegamos a tiempo?
  • Lucas: Te voy a comprar un despertador, Sara
  • Sara: Si, y me lo pondré debajo de la almohada, o mejor, por qué no vienes a despertarme tú por las mañanas?
  • Lucas: Mejor el despertador.
  • Sara: Sí... porque lo de que vieneses a despertarme por las mañanas no seria buena idea porque no llegaríamos a tiempo. A mí me echarían por falta de asistencia continuada, y a ti te echarían de la policia.
  • Sara: Lucas, ayer hicimos el amor.
  • Lucas: ¡La madre que me pario!
  • Lucas: Me parece que va a llover, es más: van a caer chuzos de punta.
  • Sara: Mira, Lucas, esto se llama abridor y sirve para que no tengas que hacer el macarra con la pistola cada vez que quieras una cerveza.
  • Sara: ¿Sabes por qué a la gente le gusta estar enamorada?
  • Lucas: No, pero se guro que me lo vas a decir ahora mismo.
  • Sara: Porque cuando estás enamorado te sientes vivo, y eres... como un niño. Y a todo el mundo le gusta ser un niño, ¡incluso a los carrozas como tú!
  • Sara: ¿Sabes cuántos pasos hay de tu cama a la mía? Míos 17, y tuyos muchos menos...
  • Sara: Cuando papá dijo si alguien tenía que decir algo sobre Lucas, ¿sabes de qué me hubiera gustado hablar? De un viaje, los dos solos, de noche en una habitación, al lado del mar, de Lucas sentado en el porche, mirando las estrellas, y yo tocando la guitarra.
  • Lola: ¿Y eso cuándo fue, cariño?
  • Sara: Nunca... nunca, y lo peor de todo es que lo más bonito con Lucas aún estaba por llegar.
  • Lucas: Escúchame. Mira, yo siempre me he sentido solo, siempre. Aunque haya tenido a tu padre, a Mariano, a tu madre... pero en el fondo siempre me he sentido solo, siempre... Hasta que empezaste a quererme. Entonces pensé que lo mejor para ti era que me dejaras de querer, porque creía que yo no era bueno para ti. Hice todo lo posible para que te alejaras de mí, todo. Pero no me sirve de nada, Sara... No sirve de nada... No puedo dejar de quererte. Porque cuando estoy contigo me siento distinto, me siento bueno, me siento mejor persona, por eso no puedo dejar de quererte, no puedo aunque lo intente, aunque lo intente con todas mis ganas. No voy a ser capaz nunca. Si ahora mismo cayese una bomba atómica aquí y se lo llevase todo por delante, pero a mí me pillase abrazado a ti, me daría igual, Sara, me daría lo mismo.
  • Sara: ¿Has terminado?
  • Lucas: Hace un año, dos meses y tres dias que… que te prometi cuando cumplieras dieciocho iba a estar contigo, te faltan dos dias

Sara: Pero Lucas yo…. Lucas: Shhh tranquila, tranquila. Piensalo ¿vale? tranquilamente y… cuando lo sepas me lo dices ¿vale?. Piensalo.

Frases de don Lorenzo[editar]

  • Don Lorenzo: Povedilla, tu no te puedes pasar ahi toda la vida hombre...¿me oyes? Mirame a mi hace unas horas ahi tumbado en el suelo en mitad de la calle, y aqui estoy.
  • Povedilla: Usted y yo Don Lorenzo, no estamos hechos de la misma pasta.
  • Don Lorenzo: No..no, estas tirando la toalla povedilla, ese es el tipico movimiento reflejo de cobardía; cuando vienen las cosas mal dadas se argumenta cualquier gilipollez como esa. No jodas.
  • Povedilla: He destruido a mi familia, mi propia familia incluso antes de llegar a tenerla. ¿Le parece a usted un buen argumento?
  • Don Lorenzo(Se acerca): Vamos a ver Jose Luís; escuchame una cosa: tu no te puedes tumbar a la primera de cambio, la vida te va a dar muy fuerte, tu no lo sabes porque eres muy joven pero la vida te va a crujir. ¿Entiendes?
  • Povedilla: ¿Cuántas mañanas desayunó con su mujer Don Lorenzo? Esto es distinto.
  • Don Lorenzo: Escuchame una cosita José Luis: Si la vida te da en las costillas... tú le demuestras de qué estás hecho, y te levantas. Si no tienes fuerzas, las buscas de donde sea y te levantas, te levantas Povedilla. Si te caes, te levantas; si te tiran, te levantas. Te levantas SIEMPRE, pase lo que pase te levantas cuantas veces sea necesario, ¿entiendes? ¡POR TUS SANTOS COJONES, TE LEVANTAS! ¿Entiendes, hijo?
  • Don Lorenzo: Una vez me fumé un porro con una novia que tuve. Enterito, hasta las chustas. Y tú la conoces, Mariano.
  • Mariano: ¿Yo?
  • Don Lorenzo: Sí, cojones, ¿cómo no la vas a conocer? ¿Sabes con quién me fumé yo un porrito, Mariano? ¿Te lo digo? ¡Con tu madre, Mariano, con tu puta madre! ¡Mamones, anormales...!
  • Don Lorenzo: ¿Sabes con quien voy hacer el viaje, Lucas?
  • Lucas: No, ¿con quién?
  • Don Lorenzo: ¡Con tu puta madre, Lucas, con tu puta madre!
  • Don Lorenzo: ¿Sabes con quién aprendí yo a hablar en inglés? ¡Con tu puta madre, la irlandesa!
  • Don Lorenzo: ¡Anormal de carrito!
  • Don Lorenzo: ¡Por mis santos cojones!
  • Don Lorenzo: ¿Sabes dónde esta el asesino del Papa? ¿Te lo digo? ¡Está en un recoveco de mis santos cojones, Paco!
  • Don Lorenzo: ¡A mí como si tiene... como si tiene un dinosaurio en los cojones! ¡Una comisaría no se puede dirigir sin policías, cojones!
  • Don Lorenzo: ¡Despotenciada! (a Pepa)
  • Don Lorenzo: ¿Sabes quién va a hacer la misión, Mariano? ¡Tu puta madre en patinete!
  • Kurtis (escondido en la casa de Paco, y llega don Lorenzo) ¿La contraseña?

Don Lorenzo: Tu puta madre en bicicleta....

  • Don Lorenzo: Bien y aparte de esto, según el informe del ministerio los casos de homicidio se resuelven en una media tres días... ¿Saben ustedes cual es la media con la que resolvemos aquí en esta comisaria los casos? ¿Saben la media?
  • Povedilla: Pero don Lorenzo, ¿hablamos de días laborales, días naturales... o incluye también los festivos y los puentes?
  • Don Lorenzo: Hablamos de tu puta madre en bicicleta, Povedilla, de tu puta madre.
  • Don Lorenzo: Claro que sé donde está Bin Ladden coño Paquito como no lo voy a saber.
  • Paco: Ah, claro. Eso es porque usted tiene datos ¿verdad?
  • Don Lorenzo: Claro que tengo datos, claro... ¿Quieres saber donde esta Osama? ¿De verdad quieres que te diga donde esta Bin Ladden? Pues te lo voi a decir Paco. Osama Bin Ladden está en el centro historico, sí, ¡pero de mis cojones! ¡en el centro historico de mis santos cojones! ¡anormales!
  • Don Lorenzo: Me vas a perdonar el atrevimiento de entrar en tu casa y servirme un whiski pero... te tengo que preguntar algo: ¿qué tienes contra mi familia, Lucas? Primero, le desgracias la vida a mi hija, luego, te lías con mi novia y después... te besas con mi nieta por los callejones ¿Qué es mi familia para tí, Lucas? ¿Un puto pasatiempo? Un día te entierro Fernández, te juro, que te entierro.

Frases de Paco[editar]

  • Paco: Si para defender los derechos y libertades de los españoles te tienes que hacer una pajilla, Povedilla, te la haces y punto.
  • Paco: Me llamo Paco y soy adicto al sexo
  • Paco: No sé cómo puedes tener cuerpo pa’... pa’ comer ahora. ¡Que llevas tres raciones de chorizo, Mariano, que se te... que se te abotarga el cerebro, que por eso tú no riges!
  • Paco: Cagando leche coño
  • Paco: Me cago en todo lo que se menea coño!
  • Paco: ¿Pero Mariano tu que estás en paro cerebral, o qué?

Frases de Lucas[editar]

  • Lucas: Si te acercas a Sara, te destruyo. Si Sarita se acerca a ti, te destruyo. Si te cruzas con Sara en la escalera te entruyo.
  • Paco: Lucas, que tengo miedo. Quiero una escolta, necesito protección...
  • Lucas: ¡Me cago en mi puta calavera! ¡Sabes lo que te digo Paco! ¡Que si quieres protección te pones un tampax!
  • Lucas: Pero tu que te pasa ¿a ti no te llega la sangre al cerebro? ¿que tienes, dos dedos de frente na más? ¡¿O es que te faltan diez hervores?!
  • Lucas: De esta nos coronamos Paco, nos coronamos.
  • Lucas: Pues se le narcotiza y ya está.
  • Lucas: Te quiero mi niña
  • Escobar: ¿Sabes? Van diciendo por ahí que eres un macarra...
  • Lucas: Cuando pille al que va diciendo eso por ahí le reviento.
  • Lucas: Mira Paco, tu no me ganas en una carrera pasado mañana ni saliendo hoy.
  • Lucas: Somos policias y de los mejores
  • Lucas: -Voy a ir a por Sara, Paco. Voy a ir a por Sara. Porque está en peligro, porque le he dicho que la iba a cuidar, porque le he jurado que le iba a decir todos los días que la quiero, porque me da igual lo que piense la gente, Paco, y me da igual lo que pienses tú. Y me da igual que tenga diecisiete años. Y me da igual que tú seas su padre.
  • Lucas: Sara, ¿Tan Malo he sido? ¿Tan malo como para romper la pareja justo antes de empezar? Sara, puedes protegerte y pensar que… nunca hubiese funcionado, pero tú y yo sabemos que nadie coge un avión enamorada y aterriza odiando al hombre con él que se iba a ir al otro lado del mundo, nadie… y aunque lo quieras tapar con todas tus fuerzas Sara, los dos sabemos que tú me quieres… tanto… como te quiero yo a ti, así que cuando tengas el valor de reconocerlo, de asumirlo… entonces me llamas, pero si lo vas a hacer para cualquier otra cosa mejor no lo hagas, mejor olvídate de mi… Yo, siempre te estaré esperando… siempre.

Frases de Mariano[editar]

  • Mariano: Que una cosa es el sadomasoquismo y otra el asesinato; que se te ha ido la mano, Bernarda.
  • Mariano (tirando paquetes de cocaína por el retrete): ¡Qué me has salpicado en el lagrimal, joder! ¡Qué me has drogao el ojo, coño!
  • Mariano: ¿Me estas llamando gordo, Paco?
  • Mariano: No sé, yo a este plan le veo lagunillas...
  • Mariano: Ahora que estaba rehaciendo, po toma golpe de estado militar/ catástrofe aérea.
  • Mariano: ¡Tengo los huevos a la altura de los pezones!

Frases de Curtis[editar]

  • Curtis: ¡Que un amigo mío no se suicida en mi puta cara! ¿Entendido? ¿Eh? ¿Entendido? ¡Me cago en mi sombra! ¡Me cago en mi santa orden...!
  • Curtis: Como que Dios es Cristo.

Frases de Povedilla[editar]

  • Povedilla (escondido en una papelera, necesita ganar tiempo porque quieren matar a Sara así que sale): ¡Quieto todo el mundo! Voy a decir dos cosas: la primera: ¡de aquí no sale nadie! Y la segunda: ¡solo papel! A ver, ¿nadie sabe leer? ¡Solo papel, coño!
  • Povedilla: Esto... señor inspector/comisario un tema...
  • Rita: Tu lo que quieres es hacer el amor conmigo.
  • Povedilla: No jodas

Frases de Pepa[editar]

  • Pepa: ¿Has torturado a Povedilla... o le has comprado el silencio?
  • Pepa: Julián, tú sabes que yo estoy súper contenta ¿No?
  • Julián: ¿Y eso?
  • Pepa: Pues porque me he enrollado con Silvia!
  • Pepa: Liarte con cuarenta tías está tirado, es súper fácil. Lo difícil es enamorarse.

Reflexiones (de los comienzos de los capítulos)[editar]

  • Povedilla: ¿Saben lo que no es normal, ustedes quieren que les diga lo que no es normal? No es normal pensar que hacer el amor es pecado, no es normal pensar que Dios no quiere a las lesbianas ni a los homosexuales. [Chasquea la lengua dos veces]. No es normal que la--Misterirene (discusión) 12:52 13 abr 2013 (UTC) iglesia oculte abusos de niños ni que los sacerdotes no se puedan casar. No es normal la riqueza del Vaticano, ni los anillos ni el oro ni el dinero tirado en campañas de publicidad, ni todo ese cuadro absurdo, mientras 30 millones de personas se contagian de sida en África por no usar preservativo, señores, Dios, Dios nos hizo con dos brazos y con dos piernas, también no hizo con la capacidad de amarnos, de querernos, de tocarnos, de sentir con la yema de los dedos un pecho acelerado por la excitación y eso señores, eso, eso no puede ser pecado, no es fácil y ustedes señores, se empeñan en hacerlo más difícil y enrevesarlo como si no nos bastáramos nosotros mismos, como si no se bastara la propia humanidad para complicarlo todo. Señores porque amar, amar es entender también el rechazo, entender que te van a hacer daño, entender que vas a sufrir, vas a llorar, y es entender que las cosas son muy distintas al sacramento del matrimonio, o sea hoy te casas y vives feliz para toda la vida, falso, señores, es falso señores, por mucho que vayan ustedes proclamándolo saben qué creo, creo que ustedes no saben lo que es el amor, porque si algo he aprendido en estos años es que si apretar un cuerpo hasta convertirse en uno, si eso es pecado, señores, yo soy pecador. Porque el único Dios en el que creo es el amor.
  • Mariano:Cuando uno piensa en el amor, piensa en los amores de su vida, en amores tranquilos, o en amares tiernos, por que así han sido los pocos amores de mi vida, y es que yo he sido de enamorar a golpe de pico y pala, de horas en el portero automático y de tardes de domingo en el cine, de echar distancias, y de meses y meses hasta el primer beso. No todos los amores son así, los hay de todo tipo, amor inesperado, amor imposible, amor clandestino, y por supuesto amor loco el amor fu un amor que todo el mundo debería tener derecho a probar, aunque sea una sola vez en la vida, un amor que te deje en la cuerda floja, al límite entre la cordura y la razón, entre el amor y la locura propiamente dicha.
  • Sara:El miedo es como la familia, que todo el mundo tiene una, pero aunque se parezcan, lo miedos son tan diferentes y tan personales, como pueden serlo todas las familias del mundo. Hay miedos tan simples como desnudarse ante un extraño, miedos con los que uno aprende a ir conviviendo. Hay miedos hechos de inseguridades, miedo a quedarnos atrás, miedo a no ser lo que soñamos, a no dar la talla. Miedo a que nadie entienda lo que queremos ser. Hay miedos que nos va dejando la conciencia, el miedo a ser culpables de lo que les pase a los demás, y también el miedo a lo que no queremos sentir, a lo que no queremos mirar, a lo desconocido. Como el miedo a la muerte, a que alguien a quien queremos desaparezca. Y hoy he escuchado a un señor en la tele, un señor encantador, que decía que la felicidad es la ausencia de un miedo. Y entonces me he dado cuenta de que últimamente, yo ya no tengo miedo. Librarse del miedo es como quitarse la ropa delante de alguien, a veces cuesta, pero cuando empiezas lo único que tienes que hacer es seguir, sin dudar, y de repente te das cuenta de que el miedo ya no te pertenece, ha desaparecido, como esa ropa que un día dejas de usar.
  • Lucas: En la vida no eliges ni a tu padre,ni a tu madre, ni a tus hermanos,no eliges el pais donde naces,tu nombre ni el color de tus ojos,pero hay una cosa que eliges tu solo,a tus amigos.Yo,me he coronado eligiendo a los mios.
  • Lucas: Decía John Lennon que la vida eran las cosas que te van pasando mientras te empeñas en hacer otros planes. Y tenía razón. Planeas tu matrimonio, la casa donde vivirás, el colegio al que irán tus hijos, planeas hasta el color que tendrá el puto sofá. Pero los planes no son más dibujos que hacemos en una servilleta de papel. Y por mucho que te empeñes, al resto del mundo le importan una mierda tus planes. Y puedes ponerles cabeza, corazón, y un taco de servilletas emborronadas con sueños. Porque la vida tiene otros planes para ti.
  • Pepa: Por muchas noches en blanco que una dedique a pensar en su biografía sentimental, y la verdad, es que encontrará pocas soluciones. Podrá parchear tal o cual relación, pero al final volverá a pasar lo de siempre que en un momento dado saltará en pedazos como tantas otras veces, porque uno es como es y no es fácil dejar de serlo para querer a alguien, es casi un combate perdido de antemano. Así que lo mejor que nos podría pasar es que las relaciones sentimentales vinieran con fechas de caducidad como los yogures, así sabríamos de antemano cual es la fecha del final y no perderíamos el tiempo en inseguridades, sospechas, ni discusiones, nos dedicaríamos a disfrutar cada momento hasta la última décima de segundo. Aunque si lo piensas, lo bueno de no tener fecha de caducidad es que nos permite seguir soñando con que esta vez sí ese yogur pueda conservarse para siempre.
  • Pepa: Dicen que enamorarse es un acto reflejo… como tener miedo. Yo fui una niña sin miedo: no me asustaban los fantasmas, ni los monstruos, ni la oscuridad. Podía mirar debajo de la cama segura de que no había esqueletos ni vampiros. Podía enfrentarme a las niñas de quinto segura de que no me quitarían la merienda. Y así, hasta hoy, segura de que puedo coger una magnum y avanzar por un callejón vaciando el cargador, porque no es eso lo que me da miedo. Lo que me aterra es decir que sí a algo que no podré cambiar mañana, pensar en un sofá para toda la vida, en un crédito hipotecario, en una declaración conjunta o en un «esta tarde tenemos que hablar», buscar colegios y canguros y pensar en un lugar para vivir cuando ya no tengamos pulso para sostener la magnum. Y de pronto todo ese terror se empieza a disfrutar como el looping de una montaña rusa, y eso es la felicidad.
  • Aitor: La Real Academia define la palabra imposible como algo que no tiene facultad ni medios para llegar a ser, o suceder. Y define improbable como algo inverosímil, que no se funda en una razón prudente. El amor, las relaciones, los sentimientos, no se fundan en una razón prudente, por eso no me gusta hablar de amores imposibles sino de amores improbables. Porque lo improbable es, por definición, probable. Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar. Mientras haya una posibilidad, media posibilidad de entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.
  • Aitor: Cuando nos reímos utilizamos quince músculos de la cara, aunque no nos demos cuenta quince músculos se mueven a la vez, cuando gritamos usamos trece músculos, y cuando andamos en bicicleta nueve, al parecer cuando besamos a alguien es cuando más músculos se mueven, treinta y cuatro músculos, existen muchas clases de besos, besos de pasión, besos de amistad, besos que no dicen nada, y otros que lo dicen todo, quizás por eso un beso signifique tantas cosas, porque después de darlo no es necesario hablar, esta dicho todo.
  • Sara: En el instituto, en cuarto curso, nos explicaron la teoría de un sociólogo, un tal Maslow, que decía que todos buscamos las mismas siete cosas en la vida. Él lo llamó la jerarquía de las necesidades humanas. Lo primero que buscamos es la supervivencia; la salud que nos permita seguir viviendo. Lo segundo es la seguridad, sentirnos protegidos, a salvo en nuestra casa. Después está el amor. Según Maslow nadie puede vivir sin tener amor o sin buscar el amor. La cuarta es el respeto; que los demás valoren lo que hacemos, nuestras decisiones, aunque nos equivoquemos. Le sigue la necesidad de entender, de conseguir explicar por qué la gente toma decisiones que nos duelen. La penúltima necesidad humana es la estética o espiritual, sentirnos parte de algo especial y único, el plan perfecto de nuestras vidas. Y la última, la autorrealización; intentar encontrar nuestra auténtica naturaleza; lo que somos realmente. Hace cuatro semanas, dos días y diecisiete horas que Lucas se marchó a La Carolina para convertirse en agente del CNI. Maslow diría que está llevando a cabo la séptima de las necesidades humanas, pero Maslow no tiene ni idea de lo que es despertarse abrazada a Lucas, así que se puede meter su teoría por donde le quepa. Porque lo único que buscamos todos en la vida, lo único, es ver a la persona que queremos cuando abrimos los ojos por la mañana.
  • Sara: Cuando somos niños soñamos con cosas pequeñas, sencillas, un helado de fresa, una muñeca que llora y hace pis o esa bicicleta que tiene el vecino del cuarto; cuando nos hacemos mayores, nuestros sueños cambian con nosotros y se vuelven complejos, igual que nosotros y de repente la muñeca de trapo se convierte en un vestido nuevo con el que cruzar un océano a 10.000 metros de altura para deslumbrar a tu marido con un viaje sorpresa; pero los sueños se rompen en pedazos cuando se topan con la realidad, porque la realidad, a menudo es radicalmente distinta a lo que uno cree que es, las personas no siempre son lo que aparentan ser ni las relaciones y mucho menos los amigos y esa realidad es la que se encarga de poner a cada uno en su sitio, porque uno cree que es negro, pero puede ser blanco o uno cree que es blanco pero probablemente sea de todos los colores del arcoiris, uno sabe como empiezan las cosas pero nunca sabe como van a terminar...
  • Sara: Nos empeñamos en buscar la felicidad cada día. Y no nos damos cuenta que es ella quien nos tiene que encontrarnos. Y eso será donde menos te lo esperas. En el instituto, en el supermercado, o en mitad de una vida... Y cuando llega descubres que ahí no acaba todo. Que el final de un camino, solo es el principio de otro. Y lo único importante es la persona que escoges para que camine a tu lado. Aunque sea para esconderte en un desierto. Y esconderte es lo que menos importa... Lo que importa es que estas tocando con la yema de los dedos, eso que has estado soñando toda tu vida. Y ya solo importa el hoy, el presente, y lo que queda por vivir. Aunque no se puede borrar lo que ya esta escrito. Y porque la vida, es lo que te sucede, mientras tu tratas de hacer otra cosa.
  • Sara: El miedo es como la familia, que todo el mundo tiene una, pero aunque se parezcan, lo miedos son tan diferentes y tan personales, como pueden serlo todas las familias del mundo. Hay miedos tan simples como desnudarse ante un extraño, miedos con los que uno aprende a ir conviviendo. Hay miedos hechos de inseguridades, miedo a quedarnos atrás, miedo a no ser lo que soñamos, a no dar la talla. Miedo a que nadie entienda lo que queremos ser. Hay miedos que nos va dejando la conciencia, el miedo a ser culpables de lo que les pase a los demás, y también el miedo a lo que no queremos sentir, a lo que no queremos mirar, a lo desconocido. Como el miedo a la muerte, a que alguien a quien queremos desaparezca. Y hoy he escuchado a un señor en la tele, un señor encantador, que decía que la felicidad es la ausencia de un miedo. Y entonces me he dado cuenta de que últimamente, yo ya no tengo miedo. Librarse del miedo es como quitarse la ropa delante de alguien, a veces cuesta, pero cuando empiezas lo único que tienes que hacer es seguir, sin dudar, y de repente te das cuenta de que el miedo ya no te pertenece, ha desaparecido, como esa ropa que un día dejas de usar.
  • Sara: Hace unos días hicieron una encuesta a cien internautas para que votasen que tres fotografías consideraban las más importantes de la historia. La primera escogida era una instantánea de la bomba atómica lanzada sobre Nagasaki; la segunda, el hombre pisando por primera vez la Luna, pero la tercera fue la que más me gustó, mostraba a dos enamorados besándose mientras el mundo gira a su alrededor, me gusta saber que entre las tres fotos más importantes de la historia están dos enamorados, congelados en un beso interminable, refugiados contra el olvido, quizás es eso lo que sentimos cuando vemos fotografías antiguas, que por ellas no pasa el tiempo, como esos mosquitos atrapados en ámbar durante millones de años, el mundo sigue adelante pero ellos se quedan allí atrapados para siempre, sin cambiar, como las fotos guardadas en una caja de zapatos… instantáneas de otro tiempo, que nunca volverá.
  • Mariano: Hay cosas que uno no puede hacer solo: discutir, subirse y sujetar una escalera a la vez, o doblar una sábana de esas de matrimonio. Yo toda mi vida he pensado que lo ideal es vivir en pareja, por muy extraña que fuera la pareja. De hecho hay parejas que se acaban convirtiendo en tríos; parejas que se van quedando sin pareja porque no se puede evitar el miedo a no estar a la altura; hay parejas que son imposibles por definición, historia y por física, aunque no por química; o parejas en la que la química se ha ido gastando aunque sigan compartiendo una familia, familias donde en un momento hubo una pareja; parejas que fueron en algún momento y ya no son nada. Y eso es lo que más miedo da en la vida, cuando la pareja se rompe sea por lo que sea, la primera sensación que se tiene es de pánico, un miedo atroz al cambio, a la pérdida de control sobre nuestras vidas; un miedo atroz a estar solo. Cuando se llega a esa soledad uno se da cuenta de que la ruptura puede llevarnos a un lugar mejor. Hoy es el primer día del resto de mi vida. Porque desde hoy creo que lo más importante en esta vida es saber volar solo.
  • Sara: Lo primero que nos enseñaron en la academia es que un héroe es una persona que tiene todos los números para terminar en una caja de madera. Lo que no nos enseñaron es en qué consiste ser un héroe. Y es que hay muchos tipos de héroes. Están los héroes de manual en la mano y con el miedo en el bolsillo, forman parte de un todo, de un engranaje perfecto que sin ellos no funcionaría. Los héroes de lo cotidiano, de las pequeñas cosas, capaces de lo mejor y de lo peor; son capaces de sacrificar todo lo que quieren para hacer que una persona deje de sufrir. Los héroes de lo oscuro son aquellos que caminan al otro lado de la línea, convencidos de que sus despreciables acciones son sólo un mal menor, cosas que otras personas no tendrían el valor de hacer. Y por último están los que nunca quisieron ser héroes. Aquellos a quien nadie tuvo el valor de explicarles si está bien o está mal matar a un asesino para salvar la vida de trece inocentes.
  • Paco: Un día vi un anuncio de un tipo que jugó al negro y le salió el rojo, que lo había perdido todo pero que era feliz porque tenía un coche y me pareció una auténtica mierda... Ahora entiendo ese anuncio, y sé que la felicidad está tejida con jirones de ilusión. Y que la ilusión la fabrica uno mismo con las fuerzas que le queden después de haberlo perdido todo y que no hay nadie como un niño para poner en pie ese sueño que es el más difícil del mundo. Uno espera siempre lo mejor del porvenir. Cada Navidad brinda porque tiene la esperanza de que de alguna manera todo empiece de nuevo... Este año mi carta a Papá Noel tiene más sueños que nunca porque por mucho que sea el peso del pasado la única forma de sentirse vivo es tirar pa’lante con uñas y dientes e inventarse un nuevo sueño y así va a ser... el mundo va a tener que ponerse mucho más hijo de puta si quiere verme claudicar.
  • Sara: En la academia de policía te enseñan muchas cosas: te enseñan a desmontar un arma, a saber distinguir la goma 2 de la cloratita, a disparar, a inmovilizar a un hombre en menos de diez segundos… pero nadie te enseña qué se hace cuando tienes una K-45 semiautomática apuntándote a la cabeza…y te quedan menos de 3 minutos de vida.
  • Sara: Una vez le preguntaron a Lewis Hine, un fotógrafo de guerra porque había elegido esa profesión, él contesto que si pudiese contar con palabras todo lo que veía no necesitáría cargar todo el día con una cámara de fotos. Que ciertos momentos de belleza, de desolación, de horror y de heroismo estaban más allá de las palabras, yo también lo creo. Hay cosas que no`podemos explicar con simples palabras, cosas como seguir vivos, sentimientos como el amor y el compromiso o sensaciones como volver a abrazar a una amigo. Quiza por eso nuestra vida se compone de imágenes, momentos congelados en el tiempo para siempre , de decisiones que cambian sin remedio y el rumbo de las cosas de fotógrafos fijas guardadas en la memoria que nos recuerdan cada segundo lo hermoso que es vivir.