La agenda de Virginia

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La agenda de Virginia
Autor Alejandra Duque
Publicación 2005 (hace 14 años)
Idioma Español

La agenda de Virginia es un ensayo sobre erotismo escrito en castellano por Alejandra Duque en 2005. Fue publicado por la editorial Temas de Hoy (Planeta).

«
Una vez estás marcada, lo estarás para siempre, y esta sociedad sigue siendo muy dura. Cuando alguien ha jugado con fuego, por supuesto que le traerá consecuencias. Para el resto de su vida.
»
La Agenda de Virginia.

Citas[editar]

  • «Resulta curioso, pero esconderte tras una personalidad que no es la propia crea una especie de protección, de escudo psicológico que me servía para desenvolverme con naturalidad y desarrollar cualquier papel que se me solicitaba: inocente e inexperta, intelectual culta, devoradora de hombres, ingeniosa y chistosa, ninfómana bisexual, sumisa, dominadora...»
  • «En el momento en que una chica acepta alquilar su cuerpo, quiera o no, también está haciendo lo propio con su alma y con su mente.»
  • «Debíamos intuir los deseos de los hombres, y, en consecuencia, convertirnos en ese deseo.»
  • «Las santurronas tienen más necesidad de ser promiscuas que las que nos dedicamos profesionalmente al sexo.»
  • «"Felicidad" es una palabra sencilla pero compleja al mismo tiempo. ¿Qué es? ¿Existe realmente quien puede hacernos felices o somos nosotros mismos los que tomamos la decisión de serlo? A veces el precio que hay que pagar por esos instantes que nos hacen sonreír es demasiado elevado como para soportarlo durante mucho tiempo.»
  • «Poco importa si me acosté con cinco o con cincuenta: el hecho de que hubiera una transacción económica entre medias hacía que mi subconsciente se sintiese libre de toda culpa.»
  • «Cada vez que contaba mi versión falsa soñada , muy en el fondo de mi corazón, que aquello era la verdadera realidad, que yo me pasaba el día frente a un ordenador, no chupando pollas en un apartamento diseñado por Philippe Stark.»
  • «Después de salir de Yves Saint Laurent con la factura en una mano y tu nuevo bolso o par de zapatos en la otra, te das cuenta de que lo que has tenido que soportar no compensa el placer que ese objeto inanimado te puede estar dando. Demasiadas mentiras, demasiada tensión y demasiada angustia que no se aparta de tu cabeza ni siquiera mientras duermes.»
  • «Me he acostumbrado tanto a sobrepasar mis límites que cada vez existen menos cosas en el mundo del sexo que me puedan sorprender.»