La ética de libertad

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La ética de libertad es un libro de Murray Rothbard.

Citas del libro[editar]

Los derechos humanos como derechos de propiedad

  • "Resumiendo, lo que las personas tienen no es «derecho a la libre expresión», sino el derecho de alquilar un local y dirigirse a la gente que cruza sus puertas. No tienen «derecho a la libertad de prensa», sino a escribir o publicar un folleto y venderlo a quienes quieran libremente comprarlo (o a regalárselo a quienes quieran voluntariamente aceptarlo). Así, pues, lo que tienen, en cada uno de estos casos, es derecho de propiedad, incluido el derecho de libre contrato y transferencia, que es parte constitutiva de los mencionados derechos de propiedad. No hay «derechos de libre expresión» o libertad de prensa extras, más allá de los derechos de propiedad que una persona puede tener en cada caso concreto." [Página 167]

Propiedad y delincuencia

  • "Así, pues, no podemos afirmar sencillamente que la gran norma moral axiomática de la sociedad libertaria sea la protección de los derechos de propiedad tal como aparecen y sin más discusiones. El delincuente no tiene derecho natural a conservar la propiedad de lo que ha robado; al agresor no le asiste el derecho a reclamar propiedad ninguna sobre lo que ha conseguido mediante su agresión. Por tanto, tenemos que modificar o, mejor dicho, clarificar la norma básica de la sociedad libertaria para decir: nadie tiene derecho a agredir la propiedad justa o legítima de otro. En resumen, no podemos limitarnos a hablar simplemente de la defensa de los «derechos de propiedad» o de la «propiedad privada» per se. Si procedemos así, corremos el grave peligro de defender el «derecho de propiedad» de un agresor delincuente, cosa que, por simple lógica, nos veríamos obligados a hacer. Tenemos que hablar, por tanto, de propiedad justa o legítima o, tal vez, de «propiedad natural». Y esto significa que tenemos que determinar, caso por caso, si un acto de violencia es ofensivo o defensivo, esto es, si nos hallamos ante un delincuente que roba a una víctima o ante una víctima que intenta recuperar su propiedad." [Página 90]
  • "[...] Nuestra conclusión es que un mercado libre como el alabado por los utilitaristas, basado en el reconocimiento de todos los títulos de propiedad actualmente existentes, es nulo y éticamente nihilista." [Página 91]

Soborno

  • " De hecho, el soborno defensivo desempeña un importante papel social en todo el ancho mundo. En numerosos países no funciona el motor de los negocios sin el lubricante de los cohechos. En este sentido, deberían evitarse las acciones paralizadoras y las reglamentaciones y exacciones destructivas. Un "gobierno corrupto" no es necesariamente un mal asunto. Comparado con los "gobiernos incorruptos", cuyos funcionarios imponen la ley a rajatabla, la "corrupción" permite al menos el florecimiento parcial de transacciones y de acciones voluntarias en el seno de la sociedad. " (página 256, capítulo "El rango moral de las relaciones con el Estado".)

Impuestos

  • " Sólo el Estado consigue sus ingresos mediante coacción, amenazando con graves castigos a quienes se nieguen a entregarle su parte. A esta coacción se la llama "impuestos", aunque en épocas de lenguaje menos refinado se la conocía con el expresivo nombre de "tributos". La contribución es, pura y simplemente, un robo, un robo a grande y colosal escala, que ni los más grandes y conocidos delincuentes pueden soñar en igualar. Es una apropiación coactiva de las propiedades de los moradores (o súbditos) del Estado." (página 227, capítulo "La naturaleza del Estado".)

Colonización

  • " Adviértase que no decimos que para que sea válida la propiedad sobre la tierra ésta deba ser utilizada ininterrumpidamente. El único requisito es que haya sido usada una vez. A partir de ese momento, pasa a ser propiedad de quien la ha trabajado y ha impreso en ella el sello de su energía personal. Después de este uso, no existen más razones para impedir que la tierra quede en barbecho que las que prohíben que alguien deje su reloj en el cajón de su mesa de trabajo. " (página 106, capítulo "El problema del robo de tierras".)

Fuente[editar]