Henry Hazlitt

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Henry Stuart Hazlitt
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 26 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Henry Stuart Hazlitt (n. Filadelfia, Pensilvania; 28 de noviembre de 1894 - m. Nueva York; 8 de julio de 1993) era un filósofo libertario estadounidense, economista y periodista del The Wall Street Journal, el New York Times, Newsweek y The American Mercury, entre otras publicaciones. Se le reconoce a Hazlitt el haber llevado la Escuela Austriaca de Economía a las audiencias angloparlantes.

Citas[editar]

  • "La prosperidad es un gran maestro; la adversidad es mucho más grande. La posesión embota la mente, la adversidad la fortalece."
  • "El más diminuto dolor en nuestro dedo pequeño nos preocupa más que la destrucción de millones de nuestros semejantes en el mundo entero."
  • "La peor vejez es la del espíritu."
  • "El único vicio que no puede perdonarse es la hipocresía. El arrepentimiento del hipócrita es de por sí una hipocresía."
  • "Cuando más hacemos, más podemos hacer; cuando estamos más ocupados es cuando tenemos más tiempo para divertirnos."
  • "La mejor forma para recibir insultos es sometiéndose a ellos. Si el hombre respeta, será respetado."
  • "El gobierno es incapaz de darnos algo sin despojarnos de algo más."
  • "Prejuicio es él hijo de la ignorancia."
  • "El público no tiene ni vergüenza ni gratitud."
  • "Las reglas y los modelos destruyen al genio y al arte."
  • "El hombre es el único animal que ríe y llora, porque es el único que percibe la diferencia entre lo que las cosas son y lo que deben ser."
  • "El silencio es un gran arte para la conversación."
  • "La sencillez de carácter es el resultado natural del pensamiento profundo."
  • "Todo el evangelio de Karl Marx puede resumirse en una frase : Odia a quien esté mejor que tú.

Bajo ninguna circunstancia admitas que su éxito puede deberse a su propio esfuerzo, o a la contribución productiva que ha hecho a la vida de otros. Atribuye siempre su éxito a la explotación, el fraude o el robo más o menos abierto a otros. Nunca admitas que tu propio fracaso puede deberse a tu propia debilidad, o que el fracaso de cualquier otro puede deberse a sus propios defectos, como pereza, incompetencia, poca inteligencia, o falta de previsión"

Referencias[editar]