Gringo viejo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
'
Título original Gringo Viejo
Autor Carlos Fuentes
Editorial Fondo de Cultura Económica
Publicación 1985 (hace 34 años)
Idioma Español
País México
Género Aventura
Páginas 187
ISBN 950-557-034-1

Gringo viejo es una obra representativa del escritor mexicano Carlos Fuentes.

Citas[editar]

«
Trae un dolor en la mirada —dijo de repente la Garduña, y ya lo respeto para siempre
»
«
No es así, argumentaba consigo misma en sus sueños, las lecciones de su religión colandosele hasta el centro más profundo del sueño, no es así, se castigaba a si misma por pensar lo contrario, tu alma no es algo que pertenezca al instante, pertenece a Dios y es eterna
»
«
[...] El gusano literario resurrecto, el deseo de la muerte, el miedo a morir desfigurado: los perros, las navajas, el recuerdo del dolor ajeno cuando se convirtió en dolor propio; el miedo de morir asfixiado por el asma; las ganas de morir por mano ajena. Todo esto al miso tiempo: 'Quiero ser un cadáver bien parecido
»
«
... ¿Por qué no honrarlos cuando se suicidan, honrarlos tanto como al valiente soldado o al abnegado bombero?
»
  • «Lo que tú llamas morirse es simplemente el último dolor»
    • Ambroce bierce
  • «Hay una frontera que sólo nos atrevemos a cruzar de noche —había dicho el gringo viejo—: las frontera de nuestras diferencias con los demás, de nuestros combates con nosotros mismos»
  • «Quiero ver si esos mexicanos saben disparar derecho. Mi trabajo ha terminado y yo también»
  • «—Nunca he podido leer el Quijote en mi vida. Quisiera hacerlo antes de morir. yo ya deje de escribir para siempre»
  • «—Temo que la verdadera frontera la trae cada uno adentro»
  • «La ventaja inicial que un gringo siempre tenía sobre un mexicano era la de ser un misterio, algo que no se sabia como tomar: amigo o enemigo. Aunque generalmente no les daban el beneficio de esta duda»
  • «Mis ojos brillan más que cualquier estrella. Nadie me vera decrépito. Siempre seré joven porque hoy me atrevo a volver a ser joven. Siempre seré recordado como fuí»
  • «Este pedazo de humanidad, este ejemplo de agudas sensaciones, esta fabricacion de hombre y bestia, este humilde prometeo venia rogando, si, implorando el bien»
  • «Todas las historias están aquí en mi cabeza, toda una biblioteca de palabras; la historia de mi pueblo, mi aldea, nuestro dolor: aquí en mi cabeza, viejo. Yo sé quién soy, viejo. ¿Lo sabes tú?»
  • «Hay gente cuya objetividad es generosa porque es transparente, todo se puede leer, tomar, entender en ellas: gente que porta su propio sol para iluminarse»
  • «Quisiera llegar a la muerte desprovista de humillación, muerte, resentimiento, culpa o sospecha, dueña de mi misma, con mis propias opiniones, pero nunca santurrona o farisea»
  • «Despertaría pensando en lo que pudo decir pero no dijo, en los errores y las lagunas espectrales de sus palabras y de sus actos vigilantes, que la perseguían toda la noche»
  • «—Ni es muy difícil ser valiente cuando no se tiene miedo a la muerte»
  • «—¿Que quién me nombró general? Te lo voy a decir, la desgracia me nombró general. El silencio y callarme [...] En vez de voz yo tengo un papel»
  • «Vine a morirme, soy escritor, quiero ser un cadáver bien parecido no tolero cortarme cuando me afeito, tengo terror de que un perro rabioso me muerda y luego morir desfigurado, no le tengo miedo a las balas, quiero leer Don quijote antes de morir, ser Gringo en México es mi manera de morir, soy...»
  • «No adoréis más imágenes que las que aparecen en las monedas de vuestro país, no matéis, pues la muerte libera a tu enemigo de su constante penar, no robéis, es más fácil dejarse sobornar, honra a tu padre y madre, a ver si te heredan su fortuna»
  • «—Ella se murió sola y llena de amargura, se murió de una enfermedad honda y devoradora, que es la de la sensación de haber perdido el tiempo en las mil recriminaciones tristes de una pareja que se pasa los días cruzándose sin hablarse, sin mirarse siquiera; los encuentros insufribles de dos animales ciegos en una cueva»
  • «Estamos capturados en este negocio de matar eternamente a la gente con otro color de piel. México es la prueba de lo que pudimos ser, de manera que mantén bien abiertos los ojos»
  • «—Ya veo. Sientes vergüenza de haberte mostrado abierto y humano conmigo»
  • «¿Quieren conocer nuestras vidas mejor? ¡Pues tendrán que adivinarlas, porque todavía no somos nadien!»
  • «Todos le tienen miedo a un cobarde y lo admiten; pero nadie admite que le tiene más miedo aún al valiente, porque el valiente nos hace parecer como cobardes»
  • «Pegó duro con el puño sobre el arzón y sintió el movimiento de su imaginación literaria venciéndolo de nuevo, nerviosamente subiendo en cosquillas desde sus estribos a lo largo de las piernas largas y flacas, hasta el nudo de las emociones en el centro solar del pecho»
  • «Los mexicanos nunca se han movido, salvo como reos o esclavos».
  • «temió ahora estar de veras en una tierra fatalmente extraña, donde la única voluntad cierta era una terca determinación de no ser nunca sino el mismo viejo, miserable y caótico país; ella lo olió, ella lo sintió. Esto era México»
  • «[...] ó de repente cada uno se acuerda de alguien por su cuenta pero le da las gracias a la persona que está mirando por traerle ese dulce recuerdo de vuelta».
  • «Toda mi educación me decía que no hiciera lo que hice».
  • «—Que el arrimado y el muerto a los dos días apestan.

—¿Puede ser mas específico, general? —Los marinos llegaron a veracruz bombardeando la ciudad y matando a jóvenes cadetes mexicanos. En vez de hundir, a huerta lo fortalecieron con el fervor nacionalista del pueblo. Dividieron la conciencia de la revolución y permitieron que el borracho Huerta impusiera en la infame leva nacional. Los jóvenes que creían que iban a luchar contra los gringos en Veracruz fueron enviados a luchar contra mí en el norte. Yo no sé si eso es lo que buscan ustedes pero a mí se me hace que los gringos cuando no se pasan de listos, se pasan de tontos».

  • «—¿Eso dice la ley? —gruñó Villa —Exactamente general —Muéstreme dónde está escrito —Muchas de nuestras leyes no están escritas, general Villa. —¿Una ley que no esta escrita en papel? ¿Entonces para qué demonios aprender a leer? —dijó con una sonrisa de sorna asombrada Villa»
  • «[...] Claro, ¡No es lo mismo ser cagatintas que exponer el pellejo!»
  • «—Tengo un dicho para usted, general Villa. Lo que usted llama morirse no es más que el último dolor. —¿Quién dijo eso? —Un viejo amargo. —Ah, entonces quedó escrito»
  • «Me guardaré en el pecho que el hogar es una ilusión más de la muerte»