Fernando Cervera

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar

Fernando Cervera, científico español.

Citas: "Ensayo de un científico sobre la desobediencia civil"[editar]

  • «Jamás he visto una persona justa cometer injusticias por sus ideales, pero he visto a muchas personas justas cometer injusticias en nombre de la ley.»


  • «No hay que confundir ley con justicia. Y no nos llevemos a engaños, el hecho de que exista una ley injusta es la voluntad del Estado, ya que el Gobierno tiene la potestad de cambiar las leyes que considera oportunas y adecuarlas a su conveniencia.»


  • «Si las leyes regulan los derechos y las obligaciones del individuo, y el desconocimiento de las leyes no exime de su cumplimiento, ¿porqué el gobierno, conociendo nuestros derechos, se exime de su cumplimiento?»


  • «Tenemos derecho al trabajo y a la dignidad, pero la mayoría de los ciudadanos que pueden trabajar viven en un sistema laboral que les quita su dignidad o les impide acceder a un trabajo mejor, y es ahí donde se generan las verdaderas reglas del juego: nos quitan un derecho y nos los quitan todos, nos quitan el derecho al trabajo digno impidiéndonos el acceso al dinero, y al no tener suficiente dinero nos quitan el derecho a una buena educación, a la sanidad y a la justicia, y al quitarnos esos derechos nos impiden vivir nuestra vida con pensamientos propios, salud y justicia.»


  • «La opinión del pueblo es la mezcla del pensamiento del poder gobernante y de los datos manipulados que este ofrece a su ciudadanía.»


  • «Nuestra sociedad carece de voluntad propia porque antes de las elecciones se ha sometido a la corrupción, al control de los medios de comunicación y al precario e ineficiente sistema educativo que dirigen los gobernantes.»


  • «El sistema de gobierno que tenemos no sirve para lo que fue creado, es solo una estructura pensada para ocultar al pueblo sus cadenas. El estado sabe que un esclavo que no sabe que lo es jamás intentará revelarse.»


  • «No podemos vivir en un país donde la ciudadanía desconoce los diferentes tipos de gobierno existentes, los poderes que tiene el estado, cómo pueden dividirse esos poderes, la historia política y las diferentes formas de elección que podrían darse, ¿cómo elegir la mejor opción si solo se conoce una opción?»


  • «¿Por qué se le permite a una mayoría gobernar al resto de minorías? No es porque la verdad sea democrática ni porque la minoría esté de acuerdo; la tierra no dejó de girar alrededor del sol cuando Giordano Bruno ardió en la hoguera, ni a él le pareció más justa su condena por ser la decisión de la mayoría.»


  • «La única opción de todo individuo ante las leyes que se le imponen de forma individual es hacer siempre lo que cree correcto antes que lo que dice la ley.»


  • «El mayor esclavo es aquel al cual no hace falta ponerle cadenas, es el ciudadano que regala su voto sin preguntar ni pensar.»


  • «En esta sociedad, aquel que se entrega por completo a un ideal es considerado un inútil, pero aquel que se entrega parcialmente y de forma pública es considerado un filántropo.»


  • «Como ciudadano que ansía libertad, no puedo vivir en un sistema donde los que se alternan el poder son los responsables de la corrupción y la injusticia del país donde vivo.»


  • «Un gobierno o una ley no sirve de nada si una minoría decidida se opone a ella, porque una minoría del 10% de un país supera a todos los activos que pueda tener un gobierno entre gobernantes y policías.»


  • «El gobierno existe para salvaguardar los intereses del pueblo, que es una gran masa formada por minorías, no está para salvaguardar los intereses de la mayoría que lo ha elegido.»


  • «La única forma de dejar de ser esclavos es dejar de actuar como si lo fuéramos y comenzar a obrar cómo personas libres.»


  • «Hay dos tipos de injusticias que no pueden ser solventadas con la obediencia, la primera es aquella en la que se le exige al ciudadano ser el causante de una injusticia para otro ciudadano, como por ejemplo una guerra, no dar medicamentos a gente que los necesita o arrebatar el hogar a una familia. El segundo tipo de injusticia es aquella que afecta a la estructura misma del sistema, ya que un sistema injusto no puede, en condiciones normales y en un plazo de tiempo razonable, alcanzar la justicia por medios propios.»


  • «Puede que la desobediencia tenga un precio, pero cuando todos empecemos a pagarlo compraremos por fin nuestra libertad, y si al final el precio por quitarnos las cadenas invisibles son cadenas de verdad, que así sea, pues el gobierno nos habrá quitado la libertad que antes no teníamos, y es mejor perder algo que tuvimos a creer que tuvimos algo que jamás existió.»


  • «Los fundadores de un sistema basado en la justicia no pueden ser los ejecutores de un sistema injusto.»


  • «¿Es necesario que la violencia sea física para estar mal? ¿no hay heridas más fuertes que las físicas? ¿qué hay de un estado que permite que la gente pierda sus hogares, sus derechos y su salud? ¿qué hay de un estado que nos carga de obligaciones mientras vive rodeado de privilegios?»


  • «¿Qué autoridad moral puede tener sobre mí un gobierno que miente y actúa de forma deshonesta?»


  • «El 13 de mayo de 1814, Fernando VII entró en Madrid con la intención de destruir la soberanía del pueblo e instaurar una monarquía absolutista. La gente, inculta como siempre lo fueron en aquellos días los españoles, arrancó los caballos del carro que transportaba al rey, se ató al cuello las cuerdas y tiró del coche de caballos en señal de sumisión. En todas las ciudades se repitió el mismo fenómeno cuando apareció el rey. Hoy, casi 200 años después, se repite el mismo fenómeno pero con símbolos diferentes. El pueblo ya no tira de un carro tal literal como el de Fernando VII, pero tira de una clase política corrupta, de una falsa democracia y de un sistema que ata a la verdad con las cuerdas del tiempo. En aquella época miles de españoles cruzaron la frontera porque España había dado la espalda a la cultura y al sentido común, y fue la primera vez que los españoles huyeron perseguidos por sí mismos. Hoy lo que peligra en España tal vez no es la vida, pero sí la dignidad de vivir como ciudadanos y no como súbditos.»

Referencias[editar]

  • Ensayo de un científico sobre la desobediencia civil: [1]