Estela Reynolds

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Estela Reynolds es un personaje ficticio de la comedia semanal de Telecinco La que se avecina, interpretado por la conocida actriz Antonia San Juan. Esta peculiar mujer llegó a la urbanización de Montepinar en su tercera temporada, siendo uno de los personajes más aclamados de esta popular serie.

Frases Célebres de Estela Reynolds (Antonia San Juan)[editar]

  • Ven aquí me "celosón" que te lo como todo.
  • ¡Yo protagonicé Desembraga a Fondo, a mi Fernando Esteso me chupó un pezón.
  • - Tenemos con nosotros a Maria José Cantudo, ¿qué tal María José? - Corten, corten. Hola hola, estoy aquí, ¿cuando piensas presentarme? - Ahora voy Estela. También tenemos con nosotros a Estela Reynolds, que tuvo un excelentísimo papel en Desembraga a Fondo... A María José la hemos seguido viendo en televisión, perola gente que se acuerde de Estela se preguntará que fue de ella, cuéntanos -Bueno pues me quedé embarazada y tuve que dedicarme a mi hija, porque ser madre es lo más bonito que me ha pasado en la vida, y sé que os preguntaréis quién es el padre, pero no lo pienso decir, porque el día que lo diga ¡Temblará España!
  • ¡Pero bueno! ¿Qué es esto? ¡¿Una excursión de retrasados?!
  • Me siento como una adolescente
  • Estoy tan contenta que olvidaré que me acabas de llamar "pedorra"
  • (Rodolfo,Venancio, etc.) qué bonito y qué rural, un nombre que se está perdiendo...
  • (No será la Sole) Sí, sí esa menuda pájara...
  • Puta escalera, un día me abro aquí la cabeza y muero espatarrada sin ningún glamour.
  • Me da igual yo no voy a ponerme fotos para que me vea un niñato que querrá ponerme en pelotas para reventar la taquilla.
  • ¡Hombre, la Abuela Cadáver, Doña Croqueta y Sor Quisquilla! ¡Cómo ilumináis el portal con vuestra belleza!
  • Paleta, mientras tú ordeñabas cabras en tu pueblo natal, yo en México hice más de 40 filmes, si no puedo ni salir a la calle... (Izaskun: Por el calor, se te derrite la silicona) (A Izaskun)- Perdona anciana consumida por la vida... todo lo que ve en este cuerpo es natural... Goya: Así estás de asquerosa, anda que vas a salir guapa en la tele.
  • ¡Qué pesado eres con el café, ¿qué vas, a comisión?!
  • Anda, si son doña croqueta, la mal follada y las antenas jubiletas...
  • Voy a salir del armario... ¡llamemos a la prensa!
  • ¡¡Estela Reynols vuelve a los platós!!
  • Ya no siento sus miradas clavadas en mis pechos.
  • Yo soy Estela Reynolds, a mí me ofrecieron ser la de "Mar Adentro", pero era una película muy húmeda, ¡¡eso antes de que yo me quejara era porno!!
  • Tu marido me ataca con su tosca ironía pero yo le respondo con mi fina indiferencia.
  • Creo que Gregoria está a punto de llegar a casa... ya empiezo a oler a croqueta.
  • ¡Ohh, que disgusto! Las garrulas me marginan, me voy a mi casa a llorar.
  • Hombre, por favor, que parece que esté mendigando un camastro con derecho a bidé en un cuchitril de monjas reposteras.
  • Santiago, menudo mamonazo, con esa panza de trol que no se veía ni la minga.
  • ¿Me estás diciendo que cada vez que tenga ganas de ir al excusado tengo que exponer mi vida bajando por esa escalera asesina? ¡¡Es que prefiero orinar en ese ficus!!
  • ¡Ah! ¿Eso soy yo? ¿Una invitada? (Javi: No hombre, eres una invitada VIP). (A Javi) Pero no puedo poner mi culo en tu taza.
  • ¡Ya lo cuelgo yo! Si me perforo alguna extremidad y acabo tullida vendiendo pañuelitos perfumados en la puerta de un ultramarinos caerá sobre tu conciencia.
  • ¡Se me han puesto los pezones como el timbre de un castillo!
  • (A Goya) Una actividad artística desconocida en el medio rural, se llamar pin-tar. Esto es un pincel, esto se llama lienzo; esto te sonará más, se llama paleta.
  • (Estela está pintando en una pared. Goya: ¡Me pido el techo!) Muy propio, como hicieron tus congéneres en las cuevas de Altamira.
  • ¡Queréis deshaceros de mí para estar todo el día copulando como alimoches en celo!
  • ¿Matar el tiempo? ¡Qué vulgaridad! El tiempo hay que vivirlo intensamente, exprimirlo como un pomelo maduro para sacarle todo el mejunje.
  • ¡Hola, tiarrón!
  • ¡Puta escalera...!
  • Un hamburguesote con patatas y un hombre casado. ¡Esta es la noche del pecado!
  • Mira, ahí tienes a tus amigas comentando lo maja y lo puta que eres.
  • Me han dejado sola en casa, abandonada en plena canícula como un perro que sobra en vacaciones y le dejan encerrado con el expendedor de piensos automático, mientras va dejando cagarrutas por los rincones y jodiendo a los vecinos con sus llantos lastimeros.
  • ¡¡¡Te estás aprovechando de mi fama artistica para empezar una carrera en solitario!!!
  • ¡No soporto más este vacío! ¡Esta reclusión indigna en esta jaula de pladur! ¡Mi vida se consume, el amor me esquiva, mi hija no me hace ni puto caso y mi yerno me odia! Que a mí ya ves tu, el pelo polla ese que piense lo que le dé la gana... pero sufro mucho y no puedo más, por favor, ayúdame a morir... recétame unas pastillas y me tomo el bote entero... Estela Reynolds tendrá su último papel como protagonista…
  • ¡Vaya hombre! ¡Doña croqueta y las mama chicho!
  • ¡¡Ohh!! ¡Qué ataque más gratuito! ¡Y ahora me remata llamándome muerta de hambre! ¡No soporto más dolor! Me voy… ¡Mierda, me he dejado arriba el bolso!¡Tortura de dúplex! Voy a acabar con las rodillas artríticas por esta moda absurda de partir un piso en dos para acomplejados que no tienen para un chalet.
  • ¡Ah, qué ataque más gratuito! ¿Qué insinuas? ¿Que esto es un pasatiempo de nonagenaria artrítica a la que hay que entretener entre papilla y papilla?
  • (Conversación)
Lola: Mamá, ¿sólo vas a cenar eso?
Estela: Es que estoy a dieta, la de la alcachofa.
Javi: Si eso es una manzana...
Estela: Ya, es que me la estoy saltando, ¡no me hagas sentir más culpable!
Lola: ¡Javi!
Estela: ¡Hala, ya no me la como! ¡Estarás contento! ¡Ya me has restregado mi debilidad!
  • (Conversación)
Javi: ¿Pero tú te crees que me chupo el dedo?
Estela: No sé, a mí lo que tú te chupes...
  • ¡¡Y usted una mal follada!! Que no hay más que verle la cara.
  • ¡Hombre! Entonces, ¿yo qué pinto aquí? Encima que vengo a pasar unos días con mi hija, a darle amor, a que disfrute de mi compañía antes de que el cruel paso del tiempo me recluya en un cuerpo deteriorado y marchito.
  • ¡No!, ¡es que me tenéis aquí humillada con los brazos temblorosos de sujetar estas cremas carísimas que la vida me obliga a comprar porque me estoy haciendo vieja y el insensible de tu marido me envía a una muerte segura por esa escalera criminal!
  • ¡No maquilles tus palabras! Me espiaba en la ducha, escrutaba mi anatomia cual pajillero obseso.
  • ¡¿Me estás llamando PUTA?!
  • ¡Yo soy Estela Reynolds!, a mí Fernando Esteso me chupó un pezón, "Desembraga a Fondo" ¿Tienes Video BETA?
  • Pero hijo de mi vida, ¿qué haces tocando la pandereta a las doce de la noche, te faltó oxígeno al nacer?
  • ¡Tú eres la mano negra!
  • ¡Ahh, has abierto el cajón de mierda!
  • ¡¿Café?! ¡¡¿¿Por la noche??!!
  • ¡¿Café?! ¡¡¿¿Por la mañana??!!
  • ¡¡Eso es mentira!! Yo no he pronunciado vocablo tan soez en mi vida.
  • A mí Fernando Esteso me chupó un pezón.
  • Vaya cuadro... es más feo que mandar a la abuela a por droga.
  • ¡Puta escalera! Maldigo al arquitecto que diseñó esta mierda y al constructor que os estafó. Así se arruinen los dos con la crisis y tengan que malvender sus Mercedes para comprar un trozo de chóped que llevarse a la boca.
  • ¡Estela Reynolds se va para no volver! (Escupe)
  • ¿Qué más da, le importa alguien que esté la luna ahí, sola, en todo lo negro?
  • ¡Ah, ¡Qué ataque más gratuito!
  • ¡Buenos días no!, Buenos días eran cuando me despertaban con un buen polvo y me llevaban el desayuno a la cama, ahora me tengo que arrastrar legañosa hasta la cocina, a por una mísera galleta integral que llevarme a la boca.
  • He venido a pasar unos diítas.
  • Doña Croqueta, métase en su casa que parece usted el Papa, todo el día asomada al balcón.
  • ¿Tú de qué vas, de chulito?, ¿de "yo me lo como todo y no engordo y tú sí, ¡¡foca arcaica de metabolismo lento!!?
  • ¿Y qué queréis que haga en esta páramo desolado y frío en que vivís? El tedio me agarrota las neuronas y ¡claro! me entrego al vino y al anís. ¡Voy a acabar poniendome chupitos de lejía conejo!
  • ¡Ohh! ¡Mi samsonite!
  • O desapareces de la vida de Judith o desapareces de la faz de la tierra y te tengo en el trastero, tipo monstruo de Amstetten, satisfaciendo mis necesidades sexuales.
  • Un whiskito, pero cortito ¿eh? (Guiña el ojo)
  • Ah! Peligro huelo a croqueta. ¿Ves?... te lo dije, si es que su tufo les precede.
  • Yo, es que veo una virgen en el salpicadero y me pongo como una moto.
  • Estoy triste, rota de dolor. ¡Pregúntame por qué! (Lola: ¿Por qué?) Porque veo que tenéis el cuadro que os he regalado, esa perla de mi sensibilidad, cogiendo mierda en el suelo como si fuera una pizarra de bar de carretera con el menú de 6 € escrito a tiza con faltas de ortografía: "Oy Martes cucretas y halmóndigas en salsa."
  • Un cuadro que me regaló Alfredo Copiarolo, un novio que tuve en La Toscana. Era un virtuoso con el pincel pero un inútil con el falo.
  • ¡¡INCULTO!! Hay que ver más cine español aunque cueste.
  • Marc, ese hijo de puta, montón de mierda putrefacta, así se le haga la próstata una pelota y acabe meando por un tubo de plástico.
  • Alfredo, menudo cabrón el enano infecto, así se le enquisten los microinjertos, que parecía la Nancy, el gilipollas
  • Javier, ¡mi rey!, un whiskito. Cortito.
  • ¡No maquilles tus palabras!
  • A mí no me disgusta que se le quemen las tostadas, ella es obtusa desde pequeñita y yo lo superé en su momento, lo grosero es ponérmelas en un plato, eso sí me hiere, ¡¡Mira las suyas, con un perfecto dorado de cafetería!!.
  • Cuantos contratos cerré en las zonas vips de las discotecas.
  • Además, Jean Pierre, un novio que tuve que era el chef de la embajada francesa, cursi como un chihuahua teñido de rosa, me enseñó una receta de coque-au-vine de caerse para atrás!!
  • Doña croqueta, no te he olido llegar, te has echado colonia para camuflarte ¡¡¿¿Eh??!!
  • La mar está fresquibiris.
  • Sí, o con croquetas como la australopiteca de tu madre.
  • ¡Pipiolo!
  • ¡Essss que me lo como!
  • ¡Uy! Pero qué bien me queda, me parezco a Paris Hilton, pero sin retraso mental.
  • No puedo beber, ¡se me cae la baba como a una vieja decrépita!
  • Ya me está atacando desde primera hora de la mañana. (Lola: ¡Mámá, Son las 11:30!)
  • (Ante la negativa de Lola a darle un masaje) ¡Ah! Muy bonito, o sea que es más importante para ti arrastrarte cual lombriz mendigando papeluchos que no estás capacitada para interpretar por falta de talento, que atender a tu pobre madre desvalida que sacrificó los mejores años de su vida para sacarte adelante con esfuerzo y sudor.
  • ¡Hombre, qué alegría, mi hija no es un monstruo sin sentimientos, es capaz de amar! A cualquiera menos a mí.
  • Tienes toda la razón, he sido un desastre de madre. Me preñaron muy joven, ¡NO ESTABA PREPARADA ... me pasó como a Britney Spears! Me perdí tu infancia vagabuendeando de plató en plató ganándome un jornal para poder mantenerte, me entregué egoístamente a los placeres de la carne, y esos hombres sólo conseguieron hacerme sentir más vacía.
  • ¿!Me estas llamando vieja reseca!? Mi útero es un vergel, soy una diosa de la fertilidad. Si viviese en la Selva Amazónica, los indígenas bailarían alrededor de mi cuerpo desnudo cada primavera para garantizar sus cosechas de bananos.
  • ¡49 es la edad ideal! ¿¡Inseminación artificial!? ... ¿Qué quieres, tener un hermano con los genes de un adolescente pajillero que vende su esperma para pagarse el último juego de la Pley Estation? Yo engendraré un hijo de manera natural: con su coito, su post-coito y su re-coito.
  • Bienvenido al selecto club de amantes de Estela Reynolds, has entrado en otra dimensión del sexo.
  • (Leo después de acostarse con Estela: Eso que me has hecho rápido así con las piernas...) La bicicleta, una especialidad de la casa... (Leo: No me lo han hecho nunca...) Ni te lo harán, es una técnica que usan las prostitutas tailandesas para que sus clientes lleguen rápido al orgasmo.
  • (Sobre la retoeyaculación:) ¿Cómo? ¿Qué es eso? ... TÚ ERES TONTO, ¡¡eso es un insulto para mí como mujer!!.
  • Vamos a hacerlo otra vez, pero a mi no me retroeyacules, que yo soy muy tradicional.
  • ¿Te han hecho "el sacacorchos" alguna vez? ... Ooog!!! Me encantan los novatos!
  • Oyesss! (chasqueo dedos) Un respeto que no soy una gorrina de las que tu madre tiene en el pueblo.
  • Un hombre me ha amado repetidas veces, me he pasado el día entre sábanas y orgamos fingidos.
  • A ti te lo voy a decir, una mujer fascinante debe tener secretos inconfesables. Me voy a tumbar con las piernas en alto para que cuaje el embrión, que la gravedad no arruine mi sueño.
  • Yo estoy embarazada, una mujer sabe esas cosas. Pero por si acaso lo seguiré intentando, ya ves tú que problema ... ¡Ah! Qué mareo, otro síntoma.
  • ¡Ah! Qué falacia, ese hombre no soporta verme feliz.
  • Leonardo, te voy a ser sincera. Yo no puedo tener hijos, soy estéril de nacimiento.
  • Que sepas que eres un privilegiado, ¡Estela Reynolds no repite con casi nadie!
  • Bueno no es una visita agradable, pero así aprovecho para restregártelo. Gregoria estoy embarazada. Una vida esta creciendo en mis entrañas. Perdona pero tengo mareos y náuseas, y no es por el olor a croqueta que desprendes. (Goya: Eso es la menopausia.) OOOH! Retira eso, ¡¡mi útero es un vergel!! Yo estoy encinta, nos lo ha confirmado mi ginecólogo, díselo Javier, ¡mi Rey!.
  • ¡Oooh! No puede ser, yo quiero una segunda opinión ¡llevadme a Houston!.
  • Déjame, me habéis roto por dentro!
  • ¡No hables Javier, que la cagas! Empuja.
  • ¡Qué bien habría hecho de Cruella De Vil! ¡Y van y cogen a la Glenn Close! La mano negra...
  • ¡¡La Reynolds nunca se rinde!!
  • Mi abuela engendró a mi madre con 58 años.
  • Daré a luz un varón y moriré en el parto, será un bonito colofón para mis memorias. Prométeme que las escribirás Javier. Pues apunta: "DE NIÑA A MUJER. Mi romance secreto con Joselito".
  • ¡Se me hace el chichi pesicola!
  • ¡Pues me enveneno con el champú anticaspa! (Se lo bebe) ¡Aghh, que asco por favor! ¡¿Es que no hay forma de suicidarse en esta casa?!
  • ¡Ah, pero qué ataque más gratuito!
  • Hola, buenas noches. La Pitonisa Reynolds en directo para toda España.
  • Virtudes, como mi profesora de lengua, valiente zorra. ¡Desde aquí te maldigo si es que sigues viva!
  • La Pitonisa Reynolds siempre dice la verdad, aunque duela.
  • ¡Oh fuerzas de la oscuridad, demonios del averno, discípulos de Belcebú! ¡Yo os invoco para que caiga una desgracia sobre estos vecinos tocapelotas! (Espasmos fingidos)¡Zas, zas, zas, ahora maldito estás!
  • Y el trauma que me va a quedar, claro, porque la imagen de ese falo irreverente y ciclópeo encañonándome directamente a los ojos no es algo que vaya a olvidar fácilmente.
  • Estela Reynolds profanada por el falo de un descorchavinos en paro. ¡Me habéis humillado!
  • ¡Teléfono, cojones!
  • Pues mal, me habéis metido en un zulo morroñoso con ese colchón antediluviano que me dan ganas de llamar a mi abuela al pueblo para que traiga una rama de fresno y le dé de varazos para deshacer las pelotas de lana y miraguano que me están triturando los riñones.
  • ¡Qué asco de galleta! Es como masticar un cartón de bingo.
  • ¿Cenáis con la tele puesta? (Javi la quita) Lasaña y cuerpos desmembrados en el telediario… lo ideal para irte a la cama.
  • ¡Yo ya no puedo con más disgustos, si no me quieres me lo dices directamente pero no me tortures con tu indiferencia!
  • ¡Ah, chivato chismoso del demonio!
  • ¡Hombre por favor! Tratar a tu madre como si fuera un desecho, una piltrafa, una pordiosera, una menesterosa, ¡una cochambre!
  • Eso, ¡ciérrame la boca, para que sufra hacia dentro y me salga un tumor en algún sitio!
  • La mamá de Lola, para ti, la señora de la casa así que deja de darle al pico y ponte a darle al mocho que hoy tienes para rato.
  • Ah, discúlpame, es que como vas vestida tan de periferia...
  • Pobre, no le cortes esa espontaneidad tan maravillosa y tan pueblerina que tiene, no sería ella... ¿y ha mencionado específicamente alguna parte de mi anatomía caduca?
  • ¡Se acabó el rusticismo culinario en esta casa!
  • Que entren el señor y la señora albóndiga.
  • Mi querida Gregoria, qué despliegue de fritanga, si ya he hecho yo el coq-au-vin.
  • Otra que me llama vieja. Estela Reynolds no tiene por qué aguantar esto; Estela Reynolds se va por esta puerta para no volver; maldigo el día en que puse un pie en esta casa (escupe).
  • ¿Me vas a decir a mí cómo tengo que interpretar mi papel después de más de 30 años de carrera artística?
  • ¡La zorra vaga de mi representante por fin me ha conseguido un casting! Sí, es de una vieja decrépita que se va meando por los rincones… ¿qué tiene que ver conmigo? ¡NADA! ¡Pero es una gran oportunidad para mostrar mis infinitos registros como actriz…
  • No sigas por ese camino que yo también soy débil ¿qué crees, que no me he fijado en esos abdominales definidos, en ese torso apolíneo, en esos glúteos compactos? ¿Qué crees, que no te he visto desnudo en la ducha asomada furtivamente como una colegiala por la rendija de la puerta?
  • Tú ni caso al club de las malfolladas que te chupan la energía.
  • Sí, ya lo sé, es irrespetuoso hacerlo en vuestra cama, pero es que el catre cochambroso que me habéis puesto en mi cuarto para torturarme las vértebras es demasiado angosto para el amor… ven aquí, ciégate y calla.
  • Y lo bonito que os ha quedado mi lienzo ahí colgao en tol pladur, la armonía y la elegancia que otorga a este saloncillo de periferia... voy a rematar el anís, que queda un culín.
  • Hombre Gregoria qué versatilidad la tuya, lo mismo empanas unos escalopes que mezclas colores al tún tún.
  • Uy qué disgusto, las garrulas me marginan, me voy a mi casa a llorar.
  • ¡¿Pero tú qué te crees que soy yo, una putilla de extrarradio?! ¡Estás cortejando a una dama! Dime algo bonito.
  • ¡Pero bueno! ¡¿Qué es esto de tener a una dama como yo esperando en este portal inhóspito?! ¡Ni que fueras Brad Pitt coño! Espero que lo compenses llevándome a un sitio lujoso y con clase.
  • ¿No vas a comentar nada sobre mi vestuario, mi peinado o la luz que desprende mi mirada felina?
  • ¿Cómo? ¿Me traes a cenar a un servicoche de hamburguesería en nuestra primera cita? (Amador: ¿Qué pasa?, ¿que no te gusta?) ¡Me encanta, qué original, qué adolescente! Somos como Travolta y Olivia Newton John, tú con tu gomina y yo con mi cinturita de avispa.
  • Una hamburguesa doble con queso, patatas fritas grandes y los trozos de pollo de esos rebozados con salsa de barbacoa… y un refresco light.
  • (Estela comiéndose una hamburguesa) Me siento libre, si es que somos carnívoros coño, tanto brote de soja y tantas algas de mierda.
  • Mhhh qué olor a monte y a caca de vaca, ¡me encanta!
  • Ohh qué insignificante me siento bajo la cúpula celeste… ¿tú crees que estamos solos en el universo?
  • Somos una minúscula mota de polvo en el desierto de la existencia y sin embargo nos creemos el centro de la creación… ¡ego exacerbado de la raza humana, merecemos la extinción!
  • Ohh, aún estoy extasiada por la bellísima luz que desprende el carro de Febo que en su parsimonioso ascenso tirado por caballos de alados pies queman las crestas de las colinas como hierro incandescente en la fragua de Hefesto.
  • Parecías un elefante intentado cascar una nuez con el culo.
  • ¡Yo no tengo de eso, en mi época no enseñábamos el book, ¡enseñábamos los pechos!
  • ¡Además, a Estela Reynolds nunca le ha hecho falta venderse en plan catálogo de supermercado! Con decir mi nombre, basta.
  • Amenábar me quería de protagonista para Los Otros pero no me gustó el guion, ¡ojo! Y yo le dije: Alejandro, esto va a ser un pelotazo, que lo fue. Pero no me lo creo, esa mujer viviendo en ese caserón victoriano nebuloso lleno de mierda, claro, que para limpiar tanta habitación con esos niños que no les podía dar el Sol, ¿y por qué tenía un maniquí de Zara en el trastero? Y todavía le extrañaba que su marido no volviera de la guerra… ¿quién va a volver a esa casa con esa familia demente? Nah, yo soy más de drama cotidiano.
  • Sí claro, ahora que ya está pringada de grasas saturadas trans, ¡esto no es una ensalada, es un homenaje al colesterol!
  • Vale ¡¡me la como!! ¡¡Pero si mañana no me despierto porque esta grasaza me ha taponado la arteria coronaria estomática y me ha generado una cardiopatía periférica, será culpa tuya!!
  • Si es que estoy estupenda, mira qué escote... ¡uy! ¡Se me ve un pezón, qué despiste!
  • ¡Pues eso me gustaría saber a mí! ¡Ya querrás contarme cosas cuando fallezca, que con estos disgustos y estas cenas colesteroladas, no creo que falte mucho, pero entonces ya será tarde, lo que vas a llorar!
  • ¡¿Pero cómo se puede ser tan cabrón y tan miserable?! … ¡NO! ¡He llamado al banco y no ha llegado ningún dinero! ¡¿Me estás toreando?! … ¡No, escucha tú, te hice pasar la mejor noche de tu lamentable existencia y tú como premio hundiste mi carrera artística dejándome preñada! ¡¿Y qué fue lo único que te pedí?! ¡¡Una mísera contribución económica mensual para mantener a nuestra pobre hija!! … Sí, sigue viviendo conmigo, ella y su marido, se me han acoplado en casa, dependen económicamente de mí… Nooo no quiero verte, ¡quiero mis 400 cochinos euros o me planto en tu casa y se lo cuento todo a tu mujer! (cuelga el teléfono) Mamón de mierda…
  • Hazme un favor, no rompas el silencio si no es para mejorarlo.
  • ¿El qué?... si aquí no hay nada... me aburro... esto es un cementerio de elefantes con piscina y pádel.
  • ¿Lo ves? Me ignoras, me evitas, me esquivas, me abandonas a mi suerte y me dejas a merced de la depresión… eres muy cruel.
  • Déjalo... no quiero trastocar tu apretada agenda, tengo mi dignidad, yo siempre he sido una mujer independiente y lo pienso seguir siendo, necesito libertad, volar como una hoja arrancada con su peciolo por el viento fresco que precede a las primeras lluvias otoñales.
  • Una autoescuela… qué vulgaridad, me niego a circular con una L de lerda al volante, mejor me enseñas tú.
  • ¿Qué pasa? ¿Que no me crees capaz? ¿Tienes una suegra parapléjica mental?
  • Descuida, cuando me saque el carnet te llevo a tu pueblo cuando quieras para que veas a la familia y a las vacas.
  • Gregoria bonita, es que para sacarse el carnet de tractor hay que ir a una escuela especializada.
  • ¡¡Oh!! ¡Qué ataque más gratuito! ¡¡Yo que he venido aquí a recuperar nuestra relación perdida con los avatares de la vida, acercarme a mi única hija pero es imposible!! ¡Siempre molesto! ¡Soy un estorbo, un pingajo, un abrigo viejo y apolillado que ya no tiene sitio en el armario! ¡¡Qué sola estoy!! ¡¡QUÉ SOLA!!
  • (Ensayando una escena con el actor que hace de padre de Lola) ¡El hombre del tiempo le pone más alma a un frente frío que tú!
  • ¡Un pedo mío vale más que toda tu carrera artística!
  • Perdona pero es mi chihuahua, un perro con pedigrí, claro, a ti te sacan de las gallinas y los gorrinos y te pierdes en el reino animal.
  • El mindundi eres tú y la niña se ha buscado a otro, lógicamente, que siempre será mejor que un mataperros sin corazón.
  • (Haciéndose pasar por teléfono por la amante del novio de Judith) ¿Dígame? No, ¿quién eres tú? ¿Qué haces llamando a mi chico? ¿Qué Judith? ¿La zorra que le dejó tirado y le destrozó la vida? ¿No te lo habrás follado, guarra? Yo soy Piluca, la anestesista, y estoy esperando un hijo suyo. Sí, bueno, pero le perdono. Sí, lo vamos a arreglar, ¿eh? No llames más.
  • ¿Yo? Si es por ella que me duele verla haciendo el ridículo, hija, no has heredado mi talento, no te obceques, yo soy una estrella y tú, un mojón.
  • Recordad esta fecha, porque hoy, en este salón, ha muerto una artista, Estela Reynolds... ya solo queda el triste envoltorio de Paca Pacheco, deambulando marchita por la vida, sin rumbo, sin esperanza... no tengo fuerza ni para subir esta puta escalera…
  • Me voy de caza que estoy ovulando... por cierto, aquí no vamos a caber, hay que ir buscando un chalecito mono con su jardín que por esas escaleras de mierda el niño se me mata.
  • Enrique Pastor, no, con ese ya lo intenté... Amador Rivas, tampoco, muy gañán... Antonio Recio ¡aggh! Calvo y bajito, malos genes... Don Croqueto, tampoco, ese ya ni funciona... ¡ahh que mal está el patio!
  • ¡Oh, sí, gracias por clavarme un puñal en el corazón y echar la última palada de arena sobre mi tumba artística: aquí yace Estela Reynolds, su hija la enterró y escupió sobre sus restos!
  • ¡Oh, qué ataque más gratuito! ¡Ya no aguanto más dolor! ¡No quiero vivir! ¡¡Que alguien me administre una inyección letal!!
  • Eso es lo que quieres, tenerme aquí anulada, ¡ahogada en alcohol mientras tú vives mi vida de éxito y glamour! Ahora lo tengo claro, tú eres la mano negra.
  • ¡Qué asco por dios! Estáis más salidos que Alfredo Landa en Mallorca.
  • No puedo dormir, mi dormitorio es como un camarote del Titanic, entra agua por todas partes.
  • No os basta con humillarme y ningunearme, ahora encima queréis ahogarme bajo las cataratas del Iguazú ¡¡Esteso casi se ahoga!!
  • Bueno no importa, esto es un traspolín para lanzarme al candelero, pero exijo que me vista John Galianos, díselo.
  • ¿Y qué te crees, que no me hubiera sido más fácil tirarte en un contenedor rodeada de detritus y a merced de gatos desnutridos? O que alguno de mis numerosos amantes me hubiera pagado un billete de avión a Londres para sacarte de mis entrañas y luego irme de compras tan ricamente por la Quinta Avenida. (Javi: Eso es Nueva York) Y Londres también paleto, está entre la cuarta y la sexta.
  • Pues aquí está la prueba, mi útero sigue siendo un vergel, os vais a tener que tragar vuestras crueles palabras acusándome de vieja reseca osteoporósica, vosotros ¡y ese medicucho siniestro al que tendría que retirar de la ginecología por el bien de la humanidad!
  • Pues qué triste, sois el ejemplo de una generación egoísta y malcriada que ha renegado de perpetuar la especie ¡que es el acto de amor más bello y más puro que el ser humano puede hacer! Yo me entrego al milagro de la vida... coño, ¡qué hambre tengo! Mi fetito demanda alimento.
  • ¡Venga, saca la llave que me tienes aquí más cargada que el coche de una familia magrebí cruzando el estrecho!
  • ¡Pero este pedorro quién se ha creído que es! ¡¡Hacerme esperar a mí, como si fuera una jubilada impedida y marchita esperando al tato ecuatoriano para que la saque a que le dé el aire!!
  • ¡Puto autobús, una hora de pie agarrada a una barra como si fuera un babuino aburrido del zoo! ¡A ver si me compráis un coche coño, que tengo que ir apretujada ahí con toda la chusma! ¡Se me refrotan los ancianos en cada frenazo; siento sus miembros flácidos restregándose contra mis nalgas!
  • ¿Me estás echando de casa para que no me vean las visitas como un perro piojoso? ¡Me apartas como a los guisantes en la paella!
  • Da igual, en cualquier pensión cochambrosa infectada de chinches y camioneros voy a recibir más cariño que en esta casa, ¡ahora mismo cojo mi samsonite y me voy para no volver! (intenta escupir) ¡No me queda ni saliva!
  • El "chow bisnes" es como una gran caca pintada de purpurina: de lejos te deslumbra pero te acercas, apesta y te entran ganas de vomitar.
  • ¡Qué sola estoy! ¡¡¡QUÉ SOLA!!!
  • Vaya zulo que me habéis colocao, que parezco Dracul, el voivoda de Valaquia.
  • Los cuadros buenos tienen que pesar. ¡Y este no pesa!
  • Perdona, pero a mí Fernando Esteso me chupó un pezón, mira este...
  • Lola: Mamá,dame tu mail. Estela: fernadoestesomechupounpezon@... Lola: Déjalo, ya les doy yo el mío.
  • ¡Tengo que romper algo! (Después de romper 2 platos) ya está! ya está! Rompo un par de cosas y enseguida se me pasa; si yo me conozco.
  • ¡Qué sola estoy,que sola!
  • Espetero de merendero! (Fermin) Estela Reynolds se irá cuando le de la gana.