Diferencia entre revisiones de «Gregorio Marañón»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
1007 bytes añadidos ,  hace 3 años
Añadir cita, categoría y referencias.
(Añadir citas.)
(Añadir cita, categoría y referencias.)
 
== Citas ==
<!-- Agregar las citas en orden alfabético con su fuentes y referencias con los requisitos que piden las políticas oficiales. Sin ellas cualquier editor puede borrarlas, por lo que se perderá tu aportación. El uso de bases de datos de citas de internet está prohibido por la política oficial de referencias aprobada por la comunidad. -->
<!-- Agregar las citas en orden alfabético -->
 
* «Aquí está el secreto de la insensatez del [[feminismo]]. Cuando la mujer pretende igualarse socialmente al varón, es evidente que todo lo que gana en influencia externa lo pierde en influjo íntimo sobre el hombre. La mujer emancipada ha dejado de ser la posible esclava del varón, ero a la vez ha dejado de ser también su posible dueña. Se ha convertido secillamente en su rival, negocio en el que la mujer, casi siempre, sale perdiendo». <ref name="magr120"/>
 
* «Aunque la [[verdad]] de los hechos resplandezca, siempre se batirán los hombres en la trinchera sutil de las interpretaciones».
 
 
* «Es más fácil morir por una idea, y aún añadiría que menos heroico, que tratar de comprender las ideas de los demás».
 
* «Es posible que en ninguna otra época de la historia haya estado el destino de los pueblos tan en manos de la mujer como en la de los Césares; y la razón es que entonces alcanza uno de sus momentos culminantes la categoría legítima de la mujer, la maternidad.». <ref name="magr120">Marañón, Gregorio. ''Tiberio: Historia de una ambición''. 1ª edición. Editorial Espasa-Calpe Argentina, S.A., 1939. p. 120.</ref>
 
* «La capacidad de [[entusiasmo]] es signo de [[salud]] espiritual».
 
* «No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy».
 
* «Si una mujer responde a los deslices de su marido con obstinada virtud y además con un disimulo ostentoso de las faltas conyugales, es, casi siempre, porque porque es éste el doble precio de la captación de la voluntad de aquél; y, desde luego, indicio también de debilidad en el amor. Toda la vida afectiva y sexual de [[Livia]] da, además, la impresión de que padeció un defecto común a muchas mujeres ambiciosas, la frigidez. Desde la altura de la frigidez, la mujer intacta, invulnerable a la entrega generosa del alma que supone el verdadero amor, utiliza sus atractivos en pura ventaja para sus ambiciones». <ref>Marañón, Gregorio. ''Tiberio: Historia de una ambición''. 1ª edición. Editorial Espasa-Calpe Argentina, S.A., 1939. pp. 119-120.</ref>
** Nota: El autor está analizando el carácter de Livia, esposa del primer emperador romano, [[Augusto]], y madre del segundo, [[Tiberio]].
 
* «Sólo el que sabe es [[libre]] y más libre el que más [[sabiduría|sabe]]. No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas».
** Fuente: Gregorio Marañón: «[http://www.elmanifiesto.com/imagenes/fotosdeldia/Mara%C3%B1on1.pdf Liberalismo o comunismo]» (artículo, 1937).
 
* «Es posible que en ninguna otra época de la historia haya estado el destino de los pueblos tan en manos de la mujer como en la de los Césares; y la razón es que entonces alcanza uno de sus momentos culminantes la categoría legítima de la mujer, la maternidad.»
* «Éstos son los términos exactos del problema. Una lucha entre un régimen antidemocrático, comunista y oriental y otro régimen antidemocrático, anticomunista y europeo, cuya fórmula exacta sólo la realidad española, infinitamente pujante, modelará».
** Fuente: Gregorio Marañón: «[http://www.elmanifiesto.com/imagenes/fotosdeldia/Mara%C3%B1on1.pdf Liberalismo o comunismo]» (artículo, 1937).
** Fuente: Gregorio Marañón: «[http://www.elmanifiesto.com/imagenes/fotosdeldia/Mara%C3%B1on1.pdf Liberalismo o comunismo]» (artículo, 1937).
 
== Referencias ==
* «Si una mujer responde a los deslices de su marido con obstinada virtud y además con un disimulo ostentoso de las faltas conyugales, es, casi siempre, porque porque es éste el doble precio de la captación de la voluntad de aquél; y, desde luego, indicio también de debilidad en el amor. Toda la vida afectiva y sexual de [[Livia]] da, además, la impresión de que padeció un defecto común a muchas mujeres ambiciosas, la frigidez. Desde la altura de la frigidez, la mujer intacta, invulnerable a la entrega generosa del alma que supone el verdadero amor, utiliza sus atractivos en pura ventaja para sus ambiciones». <ref>Marañón, Gregorio. ''Tiberio: Historia de una ambición''. 1ª edición. Editorial Espasa-Calpe Argentina, S.A., 1939. pp. 119-120.</ref>
{{Listaref}}
** Nota: El autor está analizando el carácter de Livia, esposa del primer emperador romano, [[Augusto]], y madre del segundo, [[Tiberio]].
 
{{DEFAULTSORT:Maranzon, Gregorio}}
[[Categoría:Científicos]]
[[Categoría:Españoles]]
[[Categoría:Madrileños]][[Categoría:Siglo XIX]][[Categoría:Siglo XX]]

Menú de navegación