Diferencia entre revisiones de «Nacionalismo»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
1 byte añadido ,  hace 2 años
La Iglesia católica no puede aceptar esta visión de las cosas. Al ser universal por su misma naturaleza, está al servicio de todos y no se identifica nunca con una comunidad nacional particular. Acoge en su seno a todas las naciones, todas las razas y todas las culturas. Por eso, cada vez que el cristianismo, sea en su tradición occidental, sea en la oriental, se transforma en instrumento de un nacionalismo, recibe una herida en su mismo corazón y se vuelve estéril.
CARTA APOSTÓLICA TERTIO MILLENIO ADVENIENTE, 27 (10-11-1994).-Después de 1989 han surgido, sin embargo, nuevos peligros y nuevas amenazas. En los países del antiguo bloque oriental, tras la caída del comunismo, ha aparecido el grave riesgo de los nacionalismos, como desgraciadamente muestran los percances de los Balcanes y de otras áreas próximas.
 
MENSAJE CON OCASIÓN DEL 50º ANIVERSARIO DEL FINAL EN EUROPA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL (8-5-1995).-En los años precedentes a la Segunda Guerra mundial, el culto a la nación, fomentado hasta convertirlo casi en una nueva idolatría, provocó en aquellos seis años terribles una inmensa catástrofe.
DISCURSO A LA L ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU, 11(5-10-1995).-En este contexto es necesario aclarar la divergencia esencial entre una forma peligrosa de nacionalismo, que predica el desprecio por las otras naciones o culturas, y el patriotismo, que es, en cambio, el justo amor por el propio país de origen. Un verdadero patriotismo nunca trata de promover el bien de la propia nación en perjuicio de otras.
Usuario anónimo

Menú de navegación