Diferencia entre revisiones de «Ignacio Manuel Altamirano»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
→‎Citas: Añadir ref.; eliminar cita.
(Plantilla referencias y obras.)
(→‎Citas: Añadir ref.; eliminar cita.)
* «Contra el salteador, el cuatrero y el ratero hay la acción criminal. Contra el ladrón literario no hay nada y, además, el robado costea el precio de la magnesia para pagar la bilis que produce el despojo.» <ref name=treintaseis>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 36.</ref>
 
* «Creer uno que sabe [[Historia]] porque la conoce en los compendios, es querer formarse idea de la grandeza del mar, al comer una ostra.» <ref name=treintacinco>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 35.</ref>
 
* «Decid a los hombres las [[verdad]]es como dais purgas a los niños. De otro modo lograreis irritarlos sin corregirlos.» <ref name=treintaocho>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 38.</ref>
 
* «Dominar la cólera, tiene más mérito que batirse en duelo por no haberla dominado.» <ref name=treintacuatro>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 34.</ref>
 
* El [[amor]] y el celo nacen en el mismo huevo como [[w:Dioscuros|Cástor y Pólux]].
 
* «El celo, hijo de la desconfianza, es hermano de la credulidad.» <ref name= celo>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 37.</ref>
* «El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria.» <ref name=cuarenta/>
 
* "«El [[placer]] es débil cuando no se forja en la fragua del [[deseo]]".» <ref>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 44.</ref>
 
* "«El [[poder]] tiene espinas, pero para algunos gobernantes es sabroso, con todo y ellas, como las sardinas".»<ref name=treintaseis/>
 
* "«El poder es duro oficio, pero para algunos es el único".» <ref name=treintaseis/>
 
*" «El pueblo de [[México]], cansado ya de los abusos del clero y de las traiciones de los conservadores, se reunió en una gran multitud frente al palacio nacional, y por aclamación multitudinaria y por orden del gobierno de la república designo a [[Ignacio Ramírez]] para ejecutar y aplicar las [[leyes de reforma]]"
 
* "«El que comete un exceso, ebrio de [[vino]], tiene el recurso de disculparse con el vino; pero quien lo comete ebrio de cólera, no tiene más recurso que la humillación".» <ref name=treintacuatro/>
 
* "«El [[corazón]] que despierta tarde cree que despierta a tiempo, y por eso las mujeres que aman de viejas, aman como jóvenes".» <ref name=treintanueve/>
 
* "«El que grita estando colérico es tan patán como el que ríe a carcajadas".» <ref name=treintacuatro/>
 
* "«El que una sociedad civilizada, crea en los dogmas inventados por la humanidad en su infancia es tan sensato como el que una mujer de edad madura llore y ría con las muñecas que creyó vivas cuando estaba mamando".» <ref name=treintaocho/>
 
* "«El sueño es la aurora boreal del pensamiento".» <ref name=treintanueve/>
 
* "«El teatro de la crítica tiene, como todos los teatros, lunetas, palcos y cazuela. En este departamento están todos los ignorantes y fatuos que se pasean censurando a la gente ordinaria que asiste a las funciones. Allí la concurrencia de patio y palcos, cuando no está contenta, silba o murmura, pero los pasillos de la cazuela cuando expresan su torpe desagrado, gesticulan, pernean, patean, se desgañitan, blasfeman y tiran cáscaras de fruta a la escena. Lo mismo hacen los críticos de la cazuela; ponedles cuidado".» <ref name=treintaseis/>
 
* "«El [[valor]] es como la desnudez de la mujer; para que cause atractivo es preciso que no se muestre, sino de cuando en cuando. Si sale a la luz a cada rato, pierde su mérito".» <ref name=treintacinco/>
 
* "«El valor no consiste en la bilis, ni en la sangre; consiste en la dignidad".» <ref name=cuarentauno>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 41.</ref>
 
* "«En chanza se prueba la buena educación. El hombre culto la emplea con amenidad, ligereza y gracia. El majadero no usa en ella sino groserías que se graban el corazón como injurias".» <ref name=treintacinco/>
 
* "«En las guerras de Independencia, la fe es lo primero, pero la acción es lo que hace útil la fe. Sin ella, esta virtud no vale nada".» <ref name=treintacinco/>
 
* "«En una persona desaseada, hasta los pensamientos tienen mal olor".» <ref name=cuarentauno/>
 
* "Es necesario buscar la flor de la [[amistad]] sobre la tumba de un [[perro]]".
* "¿Queréis hablar estando poseído de ira? Adoptad el acento de los grandes trágicos y no gritéis. La voz apagada es más terrible y más elegante, si esto último puede decirse".
 
* "«Si fueran a reproducirse en los papeles públicos, los elogios que durante la ausencia se hacen los amigos íntimos, habría duelos a muerte todos los días".» <ref name=treintacinco/>
 
* "Si la culebra pudiese hablar, sería el mayor calumniador del león. Los hombres reptiles por eso persiguen con su lengua a las almas superiores".

Menú de navegación