Diferencia entre revisiones de «Ignacio Manuel Altamirano»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
→‎Citas: Añadir referencias; eliminar citas sin referencias.
m (Revertidos los cambios de Isaacvp (disc.) a la última edición de Cookie)
(→‎Citas: Añadir referencias; eliminar citas sin referencias.)
<!-- Agregar las citas por orden alfabético -->
 
* "«Asearse con esmero, no es cuestión de opinión [[política]] sino de [[higiene]] y [[educación]]".» <ref>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 43.</ref>
 
* "Así como la tierna corteza de un [[árbol]] sumergida por mucho tiempo en las aguas de cientos de ríos, se petrifica, el [[corazón]] humano sumergido en el pesar, al fin se vuelve empedernido".
 
* "Aunque un [[Tiranía|tirano]] no debiera temer más que la pluma de un [[Tácito]], esto sería suficiente para hacerle temblar".
 
*{{Cita|¡Ay! ¡Pobre del que tiene corazón!|Cuentos De Invierno, "Antonia", Cap. VI}}
 
* "«Contra el salteador, el cuatrero y el ratero hay la acción criminal. Contra el ladrón literario no hay nada y, además, el robado costea el precio de la magnesia para pagar la bilis que produce el despojo".» <ref name=treintaseis>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 36.</ref>
* "Confesar el mérito de otro es probar que uno lo tiene. Negarlo injustamente, prueba que no pudiendo uno elevarse, pugna por poner a todo el mundo a su nivel".
 
* "Contra el salteador, el cuatrero y el ratero hay la acción criminal. Contra el ladrón literario no hay nada y, además, el robado costea el precio de la magnesia para pagar la bilis que produce el despojo".
 
* "Creer uno que sabe [[Historia]] porque la conoce en los compendios, es querer formarse idea de la grandeza del mar, al comer una ostra".
 
* "«Creer uno que sabe [[Historia]] porque la conoce en los compendios, es querer formarse idea de la grandeza del mar, al comer una ostra".» <ref>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 35.</ref>
* "Decid a los hombres las [[verdad]]es como dais purgas a los niños. De otro modo lograreis irritarlos sin corregirlos".
 
* «Decid a los hombres las [[verdad]]es como dais purgas a los niños. De otro modo lograreis irritarlos sin corregirlos.» <ref>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 38.</ref>
* "Dominar la cólera, tiene más mérito que batirse en duelo por no haberla dominado".
 
* «Dominar la cólera, tiene más mérito que batirse en duelo por no haberla dominado.» <ref>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 34.</ref>
* "El [[amor]] y el celo nacen en el mismo huevo como [[w:Dioscuros|Cástor y Pólux]]".
 
* "El [[amor]] y el celo nacen en el mismo huevo como [[w:Dioscuros|Cástor y Pólux]]".
* "El antagonismo para el hombre de mérito es el combate noble; para el envidioso es la cruel tortura".
 
* "«El celo, hijo de la desconfianza, es hermano de la credulidad".» <ref name= celo>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 37.</ref>
 
* "«El celo se espanta con poco y se tranquiliza con menos".» <ref name= celo/>
 
* "«El [[Envidia|envidioso]], a los hombres irritables causa cólera; a los reflexivos tan sólo inspira lástima".» <ref name=cuarenta>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 40.</ref>
 
* "«El escritor público, en cambio de sus triunfos, tiene mil pequeñas penas. El [[Ignorancia|ignorante]] pretencioso, ese escarabajo de la literatura, lo mancha con su inmunda sátira, el patán no lo entiende, la dama sólo torna sus artículos para hacer moldes o para guardar especias, el mandarín le jura odio eterno, el corchete lo ve como cosa suya, la cárcel o el destierro lo amenazan, los tontos le roban sus pensamientos y esto es lo peor".» <ref name=treintaseis/>
 
* "«El hígado es la víctima de la envidia. No pocas veces lo es también el corazón".» <ref name=cuarenta/>
 
* "«El [[matrimonio]] es como la moda; todo el mundo habla mal de ella, pero todo el mundo la acepta para sí y su familia".» <ref name=treintanueve>Altamirano, Ignacio Manuel; Sierra Casasús, Catalina. Obras completas, Volumen 23. Editor Secretaría de Educación Pública, 1986. ISBN 978-97-0186-861-4. p. 39.</ref>
 
* "«El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria".» <ref name=cuarenta/>
 
* "El [[placer]] es débil cuando no se forja en la fragua del [[deseo]]".
* "La [[inocencia]] no tiene edad".
 
* "«La insolencia es el escudo de la desvergüenza y la fortaleza de la cobardía".» <ref name=treintanueve/>
 
* "La [[mujer]] siempre halla motivo para llamarse desgraciada".
* "Para echar abajo a un león basta herirlo con una bala o con un dardo; pero una vez que un reptil se ha enredado a la punta de una roca o al tronco de un árbol, hay que arrancarlo a pedazos. En la política es lo mismo; los ministros orgullosos caen al primer tiro; culebras se pegan mucho".
 
* "«Para profesar odio a una persona, es preciso, como para amarla, tenerle estimación. A los que no se estima se les desprecia simplemente".» <ref name=treintaseis/>
 
* "Para trepar sobre una roca, el reptil se arrastra; el león da un salto. Para llegar al poder, el hombre reptil comienza por humillarse; el hombre león comienza por ser altivo".

Menú de navegación