El hombre que calculaba

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El hombre que calculaba (en portugués, O homem que calculava) es una novela escrita por el brasileño Júlio César de Mello e Souza bajo el seudónimo Malba Tahan, publicada originalmente en 1938. Cuenta las aventuras de Beremiz Samir. Esta obra puede ser considerada al mismo tiempo como una novela y como un libro de problemas y curiosidades matemáticas. El propio autor reconoció que uno de sus objetivos al escribirlo fue el de contribuir a popularizar las matemáticas, presentándolas para ello, no ya de forma abstracta, o en contextos meramente simbólicos, sino integradas a los acontecimientos y atravesadas por muchos otros aspectos, como cuestiones morales y de historia.

Publicado por primera vez en Brasil en 1949, El hombre que calculaba une matemáticas con ficción e historia.

Otra particularidad en la composición estética de esta obra es que el narrador toma parte en la historia que el mismo narra, pero no es el personaje principal.

A lo largo de la narración se muestra con frecuencia la devoción de los personajes a la religión musulmana. Sin embargo, las reflexiones místicas son expuestas como elemento discursivo dentro de la construcción de los personajes y del mundo árabe que se recrea en esta ficción.

Citas[editar]

  • «Los numeros, a pesar de su simplicidad aparente, pueden engañar aun al mas capaz».
    • Capitulo 5, antes de aclarar uno de los tantos problemas que le surgen.
  • «Es preciso aclara las dudas con serenidad y bondad. La precipitación cunduce al error y a la discordia».
    • Capitulo 5, antes de aclara uno de los tantos problemas que le surgen.
  • «Debemos pues, evitar las palabras inutiles, sin caer en el laconismo, que es incompatible con la delicadeza».
    • Capitulo 5, luego de recordarle una historia para ejemplificar su discreción durante un largo viaje.
  • «Es ingrato aquel que olvida su patria y los amigos de la infancia, cuando tiene la felicidad de encontrar en su vida un oasis de prosperidad y fortuna».
    • CAPITULO 5, luego de que su amigo le recuerde que no necesitara mas volver a su ciudad con las habilidades que posee.
  • «-Esa divison- es matematicamente exacta pero a los ojos de dios no es perfecta».
    • CAPITULO 4, cuando les pagan por haber ayudado a un jeque arabe. Muchas veces debemos calcular con el sentimiento y no con la razon.
  • «De la incertidumbre de los cálculos es qu e resulta indiscutible el prestigio de las matematicas».
    • CAPITULO 5
  • «Aquel que razona con eficacia es capaz de hallar los medios seguros para combatir cualquier epidemia».
    • CAPITULO 5, Respuesta de Hipocrates al rey Artejerjes.