El hombre de la máscara de hierro

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
'El hombre de la máscara de hierro'
Título original The Man in the Iron Mask
País Estados Unidos
Año de estreno 1998 (hace 25 años)
Dirección Randall Wallace
Guion Alexandre Dumas, père (Novela)
Randall Wallace
Reparto
Leonardo DiCaprio
Jeremy Irons
John Malkovich
Gabriel Byrne
Gérard Depardieu
Anne Parillaud
Judith Godrèche

El hombre de la máscara de hierro es una película estadounidense dirigida por Randall Wallace y estrenada en 1998. Está basada en el libro de Alejandro Dumas Veinte años después, en el que se cuenta una versión novelada de la historia real de un misterioso personaje francés que vivió en los siglos XVII y XVIII, que fue encarcelado por razones desconocidas, y permaneció encerrado hasta su muerte, el 19 de noviembre de 1703 en la prisión de la Bastilla de París. Mientras estuvo encerrado en varias prisiones del reino de Francia, su rostro fue cubierto con una máscara probablemente hecha de terciopelo, aunque la leyenda dice que tenía agarres de hierro. La primera referencia a su existencia la hizo el filósofo de la Ilustración Voltaire en su obra El siglo de Luis XIV. A partir de entonces, surgieron numerosas leyendas al respecto.

Frases célebres[editar]

  • "Parte de esta historia es leyenda, sin embargo, esto sí es verdad. Cuando los ciudadanos de Francia sublevados destruyeron la Bastilla, descubrieron en sus archivos esta misteriosa entrada: “Prisionero número 64389000, el Hombre de la Máscara de Hierro”
    • Narrador al principio de la película
  • "Aún le sigues siendo leal a pesar de que el pueblo lanza huevos podridos contra su emblema real".
    • Aramis a D'Artagnan
  • "Quiero que averigüéis la identidad del líder secreto de los jesuitas y cuando lo sepáis, en nombre de Dios y de Francia, quiero que le matéis".
    • Louis XIV a Aramis
  • "La espada de un loco puede estar más afilada que su cerebro".
    • D'Artagnan a Louis XIV
  • "¿Cómo?, ¿prefieres a un soldado que aún no se ha declarado, antes que a un rey?".
    • Louis XIV a Christine
  • "Solo puedo preferir lo que dicte mi corazón".
    • Christine a Louis XIV
  • "¡Alimenta a tu pueblo!"
    • Un jesuita a Louis XIV tras intentar asesinarle
  • "D'Artagnan, ¿el rey tiene problemas de amantes?, ¿tiene problemas para llenar su cama?, ¡yo serví a su padre!, y hasta el día en que me retiré le serví lealmente, y ahora para seducir a una mujer que no valdrá nada para el una vez la haya poseído, ¿el rey va a poner en peligro la vida de mi hijo?".
    • Athos a D'Artagnan
  • "¡¿Porqué le seguís, D'Artagnan, porqué?!, aquello por lo que hemos luchado es más importante que un Rey, o un rango, o una recompensa, dime ¿porqué luchas ahora?".
    • Athos a D'Artagnan
  • "Lucho por la creencia de que todo hombre puede ser mejor, incluso Louis".
    • D'Artagnan a Athos
  • "Sea cual sea el plan, yo estoy contigo, y en cuanto a ti D'Artagnan, la próxima vez que nos veamos, uno de los dos morirá".
    • Athos a D'Artagnan
  • "Que Dios esté contigo. Nosotros no lo estaremos".
    • Aramis a D'Artagnan
  • "Vivía en el campo, tenía guardianes, una anciana y un cura, pero, ningún amigo, así que un día llegaron y me encarcelaron. Llegó un hombre de negro, nunca le vi el rostro, pero me llevó a la prisión y me puso la máscara. Durante días grité ¡¿Qué es lo que he hecho?!, hasta que me di cuenta de que había algo en mi rostro que debía ser ocultado, pero jamás supe que era".
    • Phillippe a Athos
  • "Pero yo estaba de servicio, se me ordenó ir a una puerta trasera de palacio, donde el confesor de la Reina, puso un bebé en mis brazos, aquella noche la Reina había dado a luz gemelos y el niño que yo llevaba era el menor de los dos, el rey descubrió que tenía dos herederos, había visto muchos reinos desgarrados por disputas entre hermanos y decidió en nombre de la paz deshacerse de uno, de ti Phillippe, ordenó que se te ocultara tu verdadera identidad, en su lecho de muerte confirmó tu existencia a Louis y tu madre, ella deseaba restituir tu derecho de nacimiento, pero ahora Louis era rey. Tenía miedo de matarte, pues todo su poder descansaba en la santidad de la sangre real, de modo que ingenió un modo de mantenerte oculto para siempre, por mi Patria, por mi Rey, compré la paz con tu vida y con mi alma, algún día te pediré que me perdones, pero no hasta que te haya restituido lo que es tuyo".
    • Aramis
  • "El rey celebrará un baile, un baile de máscaras, un remolino de gente con el rostro cubierto, es la oportunidad perfecta, y puede que la única, Philippe puede ser descubierto ¿y entonces qué?".
    • Aramis a Athos
  • "Ana, sé que amaros es una traición contra Francia, pero no amaros es una traición a mi corazón".
    • D'Artagnan a Reina Ana
  • "Sí, Raoul es mi motivo pero no en el modo en que tú crees. Hubo un tiempo en que nosotros creíamos en el sacrificio de nuestra vida al servicio de algo más grande que nosotros mismos. Aramis tenía su fe, Porthos sus ansias de vivir, D’Artagnan su devoción, y yo tenía a Raoul. Pero todos teníamos un sueño común: que algún día podríamos servir por fin a un rey que en verdad fuera merecedor del trono. Es lo que soñábamos, por lo que fuimos heridos, y lo que durante toda una vida hemos esperado poder ver. Yo enseñé a Raoul a creer en ese sueño, y ahora mi hijo está muerto. Y yo me encuentro aquí para averiguar si su vida fue en vano. Y el único que puedes responder a esa pregunta eres tú".
    • Athos a Philippe
  • "Athos, si fracasamos en este intento, y posiblemente así sea, será un honor morir a tu lado"
    • Aramis a Athos
  • "No, no mi amor, tu irás al infierno, pero yo no, porque soy Rey, ¡por la gracia de Dios!".
    • Louis XIV a Christine
  • "Tienes corazón de rey"
    • Athos a Philippe
  • "¡Asesino!, le envié una carta al general usando vuestro sello, pidiendo explicaciones de porqué hizo caso omiso de vuestras órdenes de mantener a Raoul alejado del combate, y me ha respondido, Majestad, si en vuestra última carta me pedías ubicarlo justo delante del cañón, ¡matásteis a Raoul!, ¡matásteis a Raoul!".
    • Christine a Philippe (camuflado como Louis)
  • "Majestad, nunca os he pedido nada, pero ahora os pido que le perdonéis la vida a este hombre, a este prisionero, ¡a vuestro hermano!".
    • D'Artagnan a Louis XIV
  • "Y en cuanto a ti hermano, volverás a prisión y llevarás la máscara que tanto odias, ¡la llevarás hasta que la ames!, y morirás con ella".
    • Louis XIV a Phillippe
  • "Quita eso de ahí".
    • Louis XIV a Christine (ahorcada)
  • "Prefiero morir luchando cubierto de sangre, que de viejo cubierto por mis propios meados".
    • Porthos
  • "Les estáis enviando a morir"
    • D'Artagnan
  • "Yo amaba a tu madre, y aún la quiero, tú eres hijo mío".
    • D'Artagnan a Phillippe
  • "Yo les he adiestrado y sé que se batirán hasta la muerte. Pero si hay que morir, si debemos morir, mejor que sea así".
    • D'Artagnan en La Bastilla
  • "Eras tú quien realmente llevaba la máscara".
    • Phillippe a D'Artagnan (moribundo)
  • "¡Que magnífico valor!"
    • Teniente André a Athos, Porthos, Aramis y D'Artagnan después de enfrentarse solos al ejército de Louis XIV
  • "Durante toda mi vida, mi única aspiración consistía, en ser como él".
    • Comandante André a Louis XIV
  • "El prisionero de la máscara de hierro jamás fue encontrado, se decía entre los carceleros que murió en prisión, otros que recibió un indulto real y fue trasladado al campo donde vivía discretamente visitado a menudo por la Reina, el rey Louis XIV fue un eficiente rey que dio a su pueblo comida, prosperidad y paz, y se le recuerda como el gobernante más grande de la historia de su nación".
    • Narrador al final de la película

Diálogos[editar]

Aramis: Cuando éramos jóvenes, al ver la injusticia, la combatíamos
D'Artagnan: Hemos aprendido que hay cosas que no se resuelven con la espada
Athos: Y que hay otras que no se dirimen sin ella
Aramis: Os diré por qué os he llamado. Los jesuitas se oponen a las guerras de Louis y al hambre que de ellas se deriva. Escuchad, el rey Louis me ha ordenado descubrir la verdadera identidad del general de los jesuitas y matarle
Porthos: Quien tiene el problema es ese general, no tú
Aramis: El problema es que soy yo. Yo soy el general de la orden de los jesuitas
Athos: ¿Qué propones que hagamos?
Aramis: Sustituir al rey
D'Artagnan: No quiero seguir escuchando
Porthos: No es posible
Aramis: Sí que lo es. Conozco el modo
Athos: Cuenta conmigo
Porthos: Y conmigo
D'Artagnan: No
Aramis: Te necesito. Todos para uno, uno para todos
D'Artagnan: No puedes pedirme que traicione a mi rey. He hecho un juramento
Athos: Cuando un rey es indigno e ignominioso quedas liberado de tu juramento
D'Artagnan: Un juramento es un juramento precisamente porque no se puede anular
Athos: ¿Por qué le defiendes? ¿Por qué? Aquello por lo que hemos luchado es más grande que un rey, o un rango, o una recompensa. Dime por qué luchas ahora
D'Artagnan: Lucho por la creencia de que todo hombre puede ser mejor. Incluso Louis
Athos: (A Aramis) Sea cual sea el plan, yo estoy contigo (A D'Artagnan) La próxima vez que nos veamos, uno de los dos morirá

Aramis: El gran misterio de la vida es quiénes somos en verdad
Philippe: Sí
Aramis: Ahora voy a contarte ese secreto que se te ha ocultado durante toda tu vida. Comenzó la noche en que nació el rey Louis
Porthos: Recuerdo aquella noche. D’Artagnan, Athos y yo estábamos cenando. D’Artagnan estaba como una cuba. Es la única vez que le he visto así
Aramis: Pero yo estaba de servicio. Se me ordenó ir a una puerta trasera de palacio, donde el confesor de la reina puso un bebé en mis brazos
Porthos: Athos, ¿tú entiendes algo? Yo estoy confuso
Aramis: Aquella noche la reina había dado a luz gemelos, y el niño que yo llevaba era el menor de los dos

Se ve una escena de la reina tumbada en una cama en pleno parto. De pronto, se oye el llanto de un niño

Confesor: Hay otro. Hay otro

La escena vuelve a la sala donde se encuentran Athos, Porthos, Aramis y Philippe

Aramis: El rey descubrió que tenía dos herederos. Había visto muchos reinos desgarrados por disputas entre hermanos, y decidió en nombre de la paz deshacerse de uno. De ti, Philippe. Ordenó que se te ocultara tu verdadera identidad. En su lecho de muerte reveló su existencia a Louis y a tu madre. A ella su confesor le había dicho que habías muerto al nacer. Ella se culpó por haberlo creído y deseaba restaurar tu derecho de nacimiento, pero ahora Louis era rey. Tenía miedo de matarte, pues todo su poder descansaba en la santidad de la sangre real. De manera que ingenió un modo de mantenerte oculto para siempre. Por mi patria, por mi rey, compré la paz con tu vida y con mi alma. Algún día te pediré que me perdones. Pero no hasta que te haya restituido lo que es tuyo
Philippe: ¿Restituir?
Aramis: Reemplazaremos a Louis por Philippe
Athos: ¿Ese es tu plan? ¿Sustituir a uno por otro? Es ridículo
Aramis: Te aseguro que es brillante. ¿Qué creías que tramábamos?
Athos: La revolución. La guerra abierta
Aramis: Ensangrentar las calles
Porthos: Al menos es un cambio
Athos: El parecido físico no es más que un comienzo. El rey Louis tiene arrogancia, una forma de ser
Aramis: Que se puede adoptar
Athos: ¿Y sus más allegados?
Aramis: ¿Crees que eso no lo he contemplado, que no lo he considerado todo?
Athos: Aramis, ¿has considerado que no solo son nuestras vidas las que arriesgas? La de Philippe también
Aramis: Sí, y como nosotros él puede elegir ¿Qué dices, Philippe? ¿Todos estos años en prisión han sido estériles, o te han dado reservas de fuerza a diferencia de los hombres corrientes? Tienes la oportunidad de ser rey, si tienes valor para aceptar esta oportunidad. ¿Tienes ese valor, Philippe? ¿Lo tienes?
Philippe: Yo…
Aramis: ¿Lo tienes?