El francotirador paciente

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El francotirador paciente
Autor Arturo Pérez-Reverte
Publicación 2013 (hace 5 años)
Idioma español


El francotirador paciente es una novela de Arturo Pérez-Reverte, publicada en 2013. Narra la aventura de la abogada Lex Valera, una periodista especializada en arte (y narradora de la obra) en su búsqueda por encontrar al grafitero más famoso de su generación: Sniper, un radical artista urbano que se divierte poniéndo retos y generando el caos en la sociedad. Este enigmático personaje, con reminiscencias del célebre Kurtz de Conrad, será la diana sobre la cual Lex intentará hacer blanco.

Citas[editar]

  • "Mientras prestaba atención a la propuesta que iba a cambiar el sentido de mi vida, pensé que la palabra azar es equívoca, o inexacta. El Destino es un cazador paciente. Ciertas casualidades están escritas de antemano, como francotiradores agazapados con un ojo en el visor y un dedo en el gatillo, esperando el momento idóneo".
    • Capítulo 1. Las ratas no bailan claqué.
  • "Algunos empleadores estúpidos tienen a confundir el interés por tu trabajo con la disposición a cobrar menos por hacerlo".
    • Capítulo 1. Las ratas no bailan claqué.
  • "En realidad, la melancolía no siempre es un lamento".
    • Capítulo 2. Si es legal, no es grafiti.
  • "A fin de cuentas, concluí, no hay caza que no acabe marcando al cazador".
    • Capítulo 2. Si es legal, no es grafiti.
  • "El poder siempre intenta domesticar lo que no puede controlar".
    • Capítulo 2. Si es legal, no es grafiti. Dicho por el grafitero Topo75.
  • "Muchos ─prosiguió Sim─ no saben lo que significa ser perseguido y tener que esconderse ocho horas con un frío de muerte, o lloviendo encima como si escupiera Cristo, mientras todos los vigilantes del tren te están buscando. O viajar dos mil kilómetros para hacer en Berlín ese vagón de metro del que te habló un amigo. Llegar a una ciudad y pasar dos días sin comida ni dinero, durmiendo en cajeros o bajo un puente, para escribir allí... Los que nunca han tenido que currarse esas cosas son toys. Aficionados".
    • Capítulo 3. Los grafiteros ciegos. Dicho por Sim, una grafitera portuguesa.
  • "El poder, el dinero y el sexo mueven el mundo. El resto son pinturitas rosas".
    • Capítulo 3. Los grafiteros ciegos. Dicho por Sim, una grafitera portuguesa.
  • "En un museo compites con Picasso, que está muerto, mientras que en la calle compites con los cubos de la basura y con el policía que te persigue".
    • Capítulo 3. Los grafiteros ciegos. Dicho supuestamente por Sniper.
  • "Hay quien toma aspirinas como analgésicos, y yo tomo libros".
    • Capítulo 5. Esto es lo que no soy.
  • "El ser humano pasa la mayor parte de sus vida buscando pretextos para atenuar el remordimiento propio. Para borrar claudicaciones y compromisos. Necesita la infamia ajena para sentirse menos infame. Eso explica el recelo, la incomodidad, incluso el rencor suscitados por quienes no transigen".
    • Capítulo 6. El sicario culto.
  • "En el mundo del grafiti, casi todo puede resumirse con la palabra respeto".
    • Capítulo 6. El sicario culto.
  • "─¿Habrán pilado a alguno? (Lex)
─¿De los chicos?... No creo. Éramos los últimos, me parece. Y ellos son rápidos. (Sniper)
─Creí que cuidaban de ti.
─En ciertas ocasiones, cada uno cuida de sí mismo".
    • Capítulo 8. El cazador y la presa. Conversación entre Lex y Sniper.
  • "La calle es un lugar donde estoy condenado a vivir ─prosiguió─. A pasar mis días. Aunque no quiera. Por eso la calle acaba siendo más mi casa que mi propia casa. Las calles son el arte... El arte sólo existe ya para despertarnos los sentidos y la inteligencia y para lanzarnos un desafío. Si yo soy un artista y estoy en la calle, cualquier cosa que haga o incite a hacer será arte. El arte no es un producto, sino una actividad. Un paseo por la calles es más excitante que cualquier obra maestra".
    • Capítulo 8. El cazador y la presa. Discurso de Sniper.
  • "Los hombres suelen creer que los ojos de las mujeres bellas tienen algo dentro, y a menudo se equivocan".

Capítulo 8. El cazador y la presa.

  • "Creemos que el arte hace el mundo mejor y más feliz a la gente. Que lo hace todo más soportable. Y eso es mentira".
    • Capítulo 8. El cazador y la presa. Dicho por Sniper.
  • "Hoy en día cualquiera se autodenomina artista con perfecta impunidad... Por eso hay que ganarse el título. Pagar por él".
    • Capítulo 8. El cazador y la presa. Dicho por Sniper.
  • "Estaba sentada al sol en la terraza de un café, junto a Santa Caterina, mirando a la gente que pasaba con bolsas con marcas de tiendas de ropa idéntica a las que pueden verse en Moscú, Nueva York, Buenos Aires o Madrid. Desde mi última visita a Nápoles, esa clase de tiendas había multiplicado su espacio. Y eso ocurre en todas partes, pensé. Cualquier comercio tradicional que cierra por ruina del negocio, librería, tienda de música, anticuario, taller de artesanía, se convierte automáticamente en tienda de ropa o en agencia de viajes. Las ciudades de todo el planeta están llenas de gente que va de un lugar a otro en vuelos baratos para comprar las mismas prendas que a diario puede ver expuestas en los comercios de la calle donde vive. El mundo entero es una tienda de ropa, concluí. O quizá, simplemente, una inmensa, innecesaria y absurda tienda".
    • Capítulo 9. Ácido en la cara.
  • "El único arte posible tiene que ver con la estupidez humana. Convertir un arte par estúpidos en un arte donde serlo no salga gratis. Elevar la estupidez, lo absurdo de nuestro tiempo, a obra maestra".
    • Capítulo 9. Ácido en la cara. Dicho por sniper.

Bibliografía[editar]

Arturo Pérez-Reverte. El francotirador paciente. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial España, 2013. ISBN 978-84-2041-672-4.