El buque rojo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
El buque rojo
Autor Bárbara Viterbo Gutiérrez
Editorial IMC
Publicación 2012 (hace 5 años)
Idioma Español
País México
Género Drama, Aventura, Filosofía, Juventud
Páginas 184
ISBN 978-607-490-154-2

El buque rojo es una obra teatral de Bárbara Viterbo Gutiérrez. Explica las relaciones de pensamiento entre tres jóvenes, Gallo, Ricardo y Manuel que, bajo la idea del comunismo deciden arribar a Valencia, España, con la finalidad de liberar de la opresión, a los campesinos.

Citas[editar]

  • «Mantiene la mirada fija en el horizonte, con unos ojos que parecieran contener toda la historia de la humanidad».
  • «Los de las petroleras ya se habían acostumbrado a que los obreros mexicanos no exigieran nada a cambio».
  • «No me enseñaron a ser hipócrita. No voy a ir a la iglesia sólo para complacerlos cuando ya no comulgo con esas ideas».
  • «Mira mamacita, yo se que no te gusta, como ando vestido, pero más coraje te habría de dar ver al obispo ese. Se perfuma con unas lociones tan caras y finas, y usa unas joyas de oro y brillantes ...se le llena la boca con lo de la humildad y la sencillez de la iglesia. humildad la de los pobres peregrinos descalzos que dejan las urnas llenas de limosnas; y los padrecitos que los ven tan necesitados, en lugar de devolvérselas, se las echan a la bolsa, ¿o no, papa?»
  • «En una guerra no hay buenos ni malos, solo amigos y enemigos. Una vez dentro no puedes escapar: cuando has decidido estar en ella, es a matar o morir».
  • «Es bueno pelear por lo que uno cree; pero la mayoría de las veces, al quererse encontrar con ello, lo único que se halla es un puñado de sinsabores».
  • «La guerra es el infierno en la tierra, entiende»
  • «Te perdí desde el día en que te conocí. Y mis abrazos, y mis piernas, mis labios, mi espalda, mis ojos, lloran por perderte otra vez».
  • «El mundo es la patria de todos. Para los hombres y los pueblos libres no existen límites ni fronteras».
  • «Ir a la guerra, navegar, y casar no se han de aconsejar».
  • «Oiga, ¿que come que adivina? fíjese que de todos "esos hombres sin Dios ni patria", como usted les dice , yo por lo menos con la mitad tuve mis queveres y quereres. Luego me casé con el que mejor sabía batir el chocolate. ¿Como le quedo el ojo? ¿Y usted? Que se me hace que no hay ni quien le eche un lazo (como dicen en mi tierra), ó le gusta hacerse la mosquita muerta y habla de puritito ardor»
  • «¡Mendiga Religión! Y los pendejos no despiertan».