El Cid (Corneille)

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Cid (Corneille) es una tragicomedia del dramaturgo francés Pierre Corneille (1606-1684).

Citas[editar]

«
Cielo justo de donde espero el consuelo, pon de una vez límite al fin que me consume, asegura mi reposo, asegura mi dicha, busco la mía propia en la felicidad de otro
»
«
¡Rabia y desesperación!, vejez enemiga. ¿He vivido tanto solo para llegar a esta infamia? ¿He encanecido en las fatigas guerreras tan sólo para ver deshonrados todos mis laureles en un día?
»
  • «La elección no es dudosa y su valentía extraordinaria hace que no pueda esperarse ninguna otra concurrencia, ya que siendo unico por sus hazañas, no tendrá contrincante en una pretensión tan justa»
  • « Parece que mi alama turbada, rehúsa esta alegría y se encuentra insegura, porque un momento puede dar a la suerte apariencias equivocas, y en medio de esta gran dicha, temo un gran revés»
  • «Mi tristeza aumenta al tenerla secreta. Oye, oye como he luchado, oye que asaltos resisten todavía mi virtud. El amor es un tirano que a nadie exceptúa»
  • «Por grandes que sean los reyes, son lo que nosotros somos, y se pueden equivocar como los demás hombres»
  • «Los ejemplos vivos tienen mas fuerza: un príncipe aprende mal su deber en un libro»
  • «Haz leer al príncipe, a despecho de la envidia la historia de tu vida para formarle. No sera poco adorno este justo castigo a unas palabras insolentes»
  • «Pero quien puede vivir en la infamia es indigno de gozar de la luz del día. Cuanto más querido es el ofensor, más grande es la ofensa»
  • «Padre, amada, honra, amor, noble y dura sujeción, tiranía amable, todas mis alegrías muertas o mi gloria empañada»
  • «Quien no teme a la muerte, no puede temer a las amenazas y mi corazón esta por encima de las desgracias más crueles»
  • «Habla sin alterarte. es cierto, soy joven, pero en las almas bien nacidas el valor no se mide por el número de años»
  • «Los que son como yo soy no se dan a conocer dos veces y para aprender quieren golpes de maestro»
  • «Es inútil razonar cuando el corazón es atacado por un veneno tan maravilloso. Y cuando el enfermo ama su enfermedad ¡cuanto trabajo le cuesta permitir que se le cure!»
  • «Mi dolor se exaspera cuando recuerdo lo que pienso, cuando vuelvo a ver lo que vale»
  • «Un exceso de placer nos hace languidecer, y cuando sorprende el alma, nos abruma»

Fuentes[editar]