De Profundis

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

De Profundis. Obra del dramaturgo irlandés Oscar Wilde, en la que dejo plasmados, muchos de los sentimientos que en su relación con la vida y Lord Alfred Douglas se quedaron registrados en su recuerdo de vida. De una manera impresionante; y desde la Prisión de Reading, redacto la anterior obra citada.


De Profundis
Obra original
Autor Oscar Wilde
Traducción
Editorial leyenda
País México
Páginas 107
ISBN 968-5146-81-0
Enlaces externos
Wikipedia-logo.png Artículo en Wikipedia.

Citas[editar]

«
Vida sencilla con pensamientos elevados
»
«
Aquella misiva era como una estrofa de un soneto de Shakespeare transportado a una clave menor. Solo podrían entenderla aquellos que han leído el simposio de Platón o captado la esencia de algún talante grave embellecido para nosotros en una estatua de mármol griega
»
«
Pero aunque opine que no hay nada de malo en lo que hacemos, veo que sí hay algo de malo en lo que nos convertimos. Ya es algo haberlo aprendido
»
«
Los únicos con los que me interesaría estar es con los artistas y las personas que han sufrido: los que saben lo que es la belleza, y los que saben lo que es el dolor. Fuera de ellos, ya nadie me interesa
»
«
En dorian gray dije que los peores pecados del mundo se generan en el cerebro; lo que ocurre es que en la mente se genera todo. Ahora sabemos que no vemos con los ojos ni oímos con los oídos. Los sentidos no son más que canales para la transmisión, total o parcial de las impresiones sensoriales. En el cerebro es donde está roja la amapola y perfumada la manzana, y donde canta la alondra
»
«
Si, cuando haya salido, un amigo mío me ofreciera una fiesta y no me invitara, no me interesaría en absoluto. Puedo ser completamente feliz solo. Con libertad, flores, libros y la luna. ¿Quién no puede ser feliz? Además, las fiestas ya no son para mi. He dado demasiadas para que me diviertan
»
«
Las sensaciones más inmediatas son con frecuencia, las más difíciles de transmitir
»
  • «Una intención es una meta intelectual»
  • «Me revelo cuales eran tus dos defectos principales: tu vanidad y lo que ella califico de total equivocación en cuestión de dinero. Recuerdo como si lo estuviese viviendo ahora mismo que me reí sin ganas al oír aquella definición de tus características sobresalientes. Entonces no tenia la menor idea de que la primera me haría dar con mis huesos en la cárcel, y la segunda me llevaría a la banca rota y ruina subsiguiente»
  • «La conversación requiere de una base común, y esta no puede ejecutarse entre dos personas de cultura totalmente desigual»
  • «La trivialidad en la manera de pensar y de actuar no deja de tener cierto atractivo:este es el eje de una filosofía muy ingeniosa, expresada por mi en sendas paradojas y obras de teatro; pero frecuentemente, me fastidiaban la apatía y necedad de nuestra existencia»
  • «Sin embargo, los que vivimos detrás de las rejas, cuyas existencias se ven marcadas no por los sucesos sino por el dolor, necesitamos medir el tiempo por los latidos del dolor y el índice de nuestras amarguras. No tenemos otra cosa en que pensar. La pesadumbre —por raro que esto puede sonar en tus oídos— es nuestro único medio de vida, pues nos permite tomar conciencia de que existimos; y el recuerdo de nuestras angustias nos es indispensable como garantía y demostración de nuestra permanente identidad»
  • «El amor se nutre de la imaginacion, gracias a la cual nuestra razon sobrepasa nuestra sabiduria, nuestra generosidad, nuestro sentimiento, nuestra magnanimidad, nuestra propia existencia; la imaginacion gracias a la cual nos es dado abarcar la vida en su conjunto, la imaginacion que nos permite comprender a los demas en sus relaciones reales e ideales»
  • «Quien ama es capaz de leer lo que hay escrito en la estrella mas apartada; sin embargo, el que odia como tu se vuelve tan ciego que no ve mas alla de ese jardin estrecho, cercado y atestado de flores de apetitos marchitos que encierra en sus entrañas los deseos mas triviales»
  • «No merece la pena advertir de algo a una persona si ella no tiene ya por lo menos la sensación de que hay algo de verdad en nuestras palabras»
  • «Aun no habías aprendido que el odio es, desde un punto de vista intelectual, la eterna negación»
  • «Tengo que conservar hoy también el amor en mi corazón, de lo contrario ¿como soportar el día?»
  • «Entonces, ni siquiera se me ocurrió pensar que pudiese embargarte el peor de los vicios: la superficialidad»
  • «A tus ojos seguías siendo el príncipe gentil de una comedia trivial, no la figura sombría de un espectáculo trágico»
  • «Los grandes sucesos de la existencia son los que aparentan, y por esto frecuentemente —aunque mis palabras te suenen de un modo extraño— difíciles de explicar, empero los pequeños son siempre un símbolo. A través de esos simbolos recibimos las lecciones mas amargas. La elección aparentemente casual de un nombre supuesto era, y sigue siendo, simbólica. Te revela»
  • «...Creo que no aman el arte, quienes rompen el cristal del corazón de un poeta, para que ojos pequeños y enfermizos brillen deleitados...»
  • «Esa versión ha pasado ya a la historia seria: cita, se cree y se relata; el predicador ha hecho de ella su texto, y el moralista su tema recurrente; y yo he tenido que he aceptar mi veredicto de un monicaco y bufón»
  • «De tales acciones es mejor lo que Virgilio le dice a Dante de aquellos cuyas vidas han sido baldías en impulsos nobles y hueras de intención: Non ragioniam di lor, ma guarda, e passa»
  • «La vida actual es compleja y relativa; ésas son sus dos características más destacadas; para reflejar la primera se requiere una atmósfera con sutileza de matices, poder de sugestión, extrañas perspectivas; en cuanto a la segunda exige lejanía»
  • «Si te hubieses negado a recibir mis cartas, aún así habría escrito, para que supieras que en cualquier caso siempre habría cartas esperándote»
  • «Otros hombres que tienen la desdicha de ser encarcelados, aunque les sea robada la belleza de la tierra, por lo menos quedan a salvo en cierta medida de las más agudas perfidias y de las flechas más penetrantes. Pueden esconderse en lo oscuro de sus celdas, y de su propia desdicha hacer como un santuario»
  • «El deseo se convirtió al final en una terrible enfermedad, en locura, o en ambas cosas. Cada vez me importaban menos las vidas ajenas. Disfrutaba del placer allí donde lo encontraba y continuaba mi camino. Olvidé por completo que son las acciones insignificantes de la vida cotidiana las que configuran o destruyen el carácter y que por lo tanto lo que hoy hacemos en secreto en la alcoba mañana tendremos que confesarlo a grandes voces desde el tejado»
  • «[...] y a veces me parece como si yo hubiese probado —si es que ello en realidad necesitaba tal demostración— que entre la gloria y la infamia sólo media un paso, y tal vez todavía menos»
  • «Y si la vida es, como sin duda lo es, un problema para mí, yo seré un problema para ella. Los demás tienen que adoptar conmigo una postura u otra, así que han de juzgarse tanto a sí mismos, como a mí»
  • «Who never ate his bread in sorrow. Who never spent the midnight hours. Weeping and waiting for the morrow. He knows you not, ye heavenly powers»
  • «Lo que en el arte se había presentido lóbregamente por instinto, se comprende intelectual y emocionalmente con perfecta claridad y absoluta intensidad de aprehensión»
  • «Hay momentos en que el dolor me da la impresión de ser la única verdad. Otras cosas podrán ser espejismos de la vista o del apetito, hechos para deslumbrar lo uno e indigestar lo otro, pero con el dolor se han construido mundos, y en el nacimiento de un niño o de una estrella hay dolor»
  • «[...] escribe en la pared de tu casa con letras que el sol dore y la luna platee: 'Lo que le sucede a otro me sucede a mi' y si alguien te preguntase qué significa esa inscripción, respóndele que quiere decir 'El corazón del Señor Jesucristo y el cerebro de shakespeare»
  • «Cuando decía aquello de 'Perdonand a vuestros enemigos' no pretendía que actúasemos por el bien de dichos enemigos, sino por el nuestro propio, porque el perdón es más hermoso que el rencor. Cuando implora al joven al que amó con verle: 'Vende todo lo que posees y dáselo a los pobres', no es en el estado de los pobres en lo que está pensando, sino en el alma del joven, el alma noble de la riqueza estaba destruyendo»
  • «O Seigneur, donnez-moi la force et le courage. De contempler mon corps et mon coeur sans dégout»
  • «En una carpintería de Nazaret vino al mundo, un ser dotado con una personalidad mucho más sorprendente que la de los dioses de los mitos y las leyendas clásicas, destinado a revelarle al mundo, por extraño que parezca, el significado místico del vino y las auténticas bellezas de los lirios del valle como nadie lo habia hecho ni el Citerón ni en Enna»
  • «La frecuente obstinación con que nos los han leído, en el momento no preciso, y en el menos conveniente, ha destruido la frescura, la inocencia, el encanto sencillo y romántico de los Evangelios. Los escuchamos leer demasiadas veces y demasiado mal y toda repetición es antiespiritual. Volver a los textos griegos es como salir a un jardín de lirios después de permanecer en una casa oscura y pequeña»
  • «Ha pasado un año más de prisión, sin embargo, la humanidad ha estado en la cárcel con todos nosotros, y ahora cuando salga siempre recordaré grandes bondades que aquí he recibido de casi todo el mundo»
  • «Voilá oú menent les mauvais chemins»
  • «Y es que la verdad es siempre dolorosa, tanto para quien la oye como para quien la dice»
  • «Así como se toman prestadas las ideas de una especie de biblioteca circulante del pensamiento —El Zeitgeist de una época que no tiene alma— y las devuelven manchadas al final de la semana, así intentan siempre obtener las emociones a crédito, y se niegan a pagar la factura cuando llega»
  • «Me parece que todos miramos a la naturaleza demasiado y vivimos con ella demasiado poco»
  • «El mar, como dice Eurípides en una de sus Ifigenias, lava todas las manchas y heridas del mundo»
  • «Como dice Blake: 'Donde otros no ven más que el alba alzándose detrás de la colina, yo veo a los hijos de Dios llamando a voces a la alegría»

Fuente[editar]

  • Wilde O. «1909» De Profundis. Ed. LEYENDA, S. A. pp. 107

Enlaces externos[editar]