Clara de Asís

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Clara de Asís
«Gracias, Señor, por haberme creado».
«Gracias, Señor, por haberme creado».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 766 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Clara de Asís (1194-1253), santa italiana contemporánea de Francisco de Asís. Fundadora junto con él de la Orden de las Damas Pobres, conocida como Clarisas.

Citas[editar]

Al Altísimo[editar]

  • «Gracias, Señor, por haberme creado».

Realidad humama[editar]

  • «Mírate cada día en el espejo de la
pobreza, la humildad y la caridad de
Cristo, y observa en Él tu rostro».

La pobreza[editar]

  • «Creo firmemente que el Reino de Dios, el Señor lo da solamente a los pobres».
  • «Atiende a la pobreza, la humildad y la caridad de Cristo».
  • «¡Oh pobreza bienaventurada que da riquezas a quienes la aman y abrazan!».
  • «Si sufres con Cristo, reinarás con él;
si con él lloras, con él gozarás;
si mueres con él en la cruz de la tribulación,
poseerás las moradas eternas
en el esplendor de los santos
y tu nombre, inscrito en el libro de la vida,
será glorioso entre los hombres».

Bendición[editar]

  • «En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
El Señor os bendiga y os guarde.
Os muestre su faz y tenga misericordia
de vosotras. Vuelva su rostro a vosotras y os dé la paz,
a vosotras, hermanas e hijas mías, y a todas las
otras que han de venir y permanecer
en vuestra comunidad, y a todas las
demás, tanto presentes como
futuras, que perseveren hasta el fin
en todos los otros monasterios de
damas Pobres.
Yo, Clara, sierva de Cristo, plantita de
nuestro muy bienaventurado padre
san Francisco, hermana y madre
vuestra y de las demás hermanas
pobres, aunque indigna, ruego a
nuestro Señor Jesucristo, por su
misericordia y por la intercesión de
su santísima Madre santa María, y del
bienaventurado Miguel arcángel y
de todos los santos ángeles de Dios,
de nuestro bienaventurado padre
Francisco y de todos los santos y
santas, que el mismo Padre celestial
os dé y os confirme ésta su santísima
bendición en el cielo y en la tierra:
en la tierra, multiplicándoos en su
gracia y en sus virtudes entre sus
siervos y siervas en su Iglesia
militante; y en el cielo, exaltándoos
y glorificándoos en la Iglesia
triunfante entre sus santos y santas.
Os bendigo en vida mía y después de
mi muerte, como puedo y más de lo
que puedo, con todas las
bendiciones con las que el Padre de
las misericordias ha bendecido y
bendecirá a sus hijos e hijas en el
cielo y en la tierra, y con las que el
padre y la madre espiritual ha
bendecido y bendecirá a sus hijos e
hijas espirituales.
Amén.
Sed siempre amantes de Dios y de
vuestras almas y de todas vuestras
hermanas, y sed siempre solícitas en
observar lo que habéis prometido al Señor.
El Señor esté siempre con vosotras, y
ojalá que vosotras estéis siempre con Él.
Amén».

Frases sobre Clara de Asís[editar]

  • «Me agrada ahora contar los
prodigios de su oración, con verdad
fidelísima a la vez que con
merecidísima veneración. Durante el
infortunio que, bajo el dominio del
emperador Federico II, en diversas
partes del mundo sufría la Iglesia, el
valle de Espoleto bebía con mayor
frecuencia del cáliz de la ira. A modo
de enjambre de abejas, así estaban
estacionados en el valle, por
mandato imperial, escuadrones de a
caballo y arqueros sarracenos con el
propósito de destruir los
campamentos y expugnar las
ciudades fortificadas. En esta
situación, una vez, lanzándose el
furor enemigo contra Asís, ciudad
particular del Señor, y avecinándose
ya el ejército a las puertas, los
sarracenos, gente pésima que tiene
sed de sangre cristiana y osa los más
descarados crímenes, cayeron sobre
San Damián, dentro de los límites
del lugar; mejor dicho, dentro del
claustro de las vírgenes...».
  • «Ya que por divina inspiración os
habéis hecho hijas y siervas del
altísimo y sumo Rey, el Padre
celestial, y os habéis desposado con
el Espíritu Santo, eligiendo vivir
según la perfección del santo
Evangelio, quiero y prometo tener
siempre, por mí mismo y por mis
hermanos, un cuidado amoroso y
una solicitud especial de vosotras
como de ellos».

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]