Charles Taze Russell

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
“Poco a poco me fui dando cuenta de que aunque todos los credos contenían elementos de la verdad, en general eran engañosos y contradecían la Palabra de Dios”.

Charles Taze Russell, Fundador de la Sociedad Watch Tower y de la revista hoy conocida como La Atalaya, así como originador y primer representante de los estudiantes de la Biblia, grupo que posteriormente pasaría a conocerse como los Testigos de Jehová.

Citas[editar]

  • “Al parecer por accidente, una noche entré en un sucio y polvoriento salón donde sabía que se celebraban servicios religiosos, para ver si el puñado de personas que se reunía allí ofrecía algo más sensato que los credos de las principales iglesias. Allí escuché por primera vez algunas de las creencias de los segundoadventistas [Iglesia del Advenimiento de Cristo]; el predicador era el Sr. Jonas Wendell [...] Por lo tanto, me reconozco endeudado con los adventistas, así como con otras confesiones. Aunque la presentación bíblica que él hizo no fue muy clara, [...] me bastó, con la guía de Dios, para recuperar la fe, vacilante entonces, en la inspiración divina de la Biblia y para mostrarme que los escritos de los apóstoles y los profetas eran inseparables. Lo que oí me envió a la Biblia a estudiar con más celo y detenimiento que nunca antes, y siempre le agradeceré al Señor esa guía; pues aunque el adventismo no me llevó a ninguna verdad particular, me ayudó mucho a deshacerme de errores y así me preparó para la Verdad”.
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.
  • “Al investigar las páginas de la historia descubrimos que, aunque la doctrina de la inmortalidad humana no es enseñada por los testigos inspirados de Dios, es la esencia misma de toda religión pagana. [...] Por eso, no es cierto que Sócrates y Platón fueran los primeros que enseñaron esa doctrina: tuvo un maestro que precedió a esos dos, y que era mucho más hábil. Ellos, sin embargo, pulieron la doctrina [...] e hicieron de ella una filosofía, y así la hicieron más seductiva y aceptable para la clase culta de su tiempo y después. El primer registro de esta enseñanza falsa se halla en la historia más antigua que conocemos... la Biblia. El maestro falso fue Satanás”.
  • “Creemos que es un error común de este tiempo, lo mismo que de tiempos anteriores, el aceptar ciertas doctrinas porque las adoptaron otros en quienes tenemos confianza. [...] Los que se hallan en busca de la verdad deben por completo vaciar de sus vasos las aguas turbias de la tradición para llenarlos en la fuente de la verdad: la Palabra de Dios”.
    • Fuente: volumen I de Millennial Dawn.
  • “Descubrimos que por siglos diferentes sectas y personas se habían repartido las doctrinas bíblicas entre sí, mezclándolas en diversos grados con suposiciones y errores humanos. [...] Hallamos que la importante doctrina de la justificación por fe y no por obras había sido expuesta con claridad por Lutero y más recientemente por muchos cristianos; que los presbiterianos defendían cuidadosamente las cualidades divinas de justicia, poder y sabiduría, aunque sin entenderlas claramente; que los metodistas reconocían y ensalzaban el amor y la compasión de Dios; que los adventistas poseían la preciosa doctrina de la vuelta del Señor; que los bautistas sostenían correctamente, entre otros puntos, la doctrina del bautismo simbólico, aunque habían perdido de vista el bautismo verdadero, y que algunos universalistas habían sostenido sin mucha claridad algunas ideas referentes a la ‘restitución’. De modo que en casi toda organización religiosa se veía que sus fundadores habían buscado a tientas la verdad, pero obviamente el gran Adversario había luchado contra ellos y había conseguido dividir la Palabra de Dios, por no poder acabar totalmente con ella”.
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.
  • "El estudio de la Palabra de Dios con estos estimados hermanos me llevó, paso a paso, a pastos más verdes".
    • Nota: En referencia a George Storrs y George W. Stetson.
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.
  • “La obra en que el Señor se ha complacido en utilizar nuestras humildes aptitudes ha consistido en reconstruir, ajustar y armonizar, más bien que en originar”.
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.
  • “Nuestro hermano era un hombre muy capaz, y renunció a excelentes oportunidades de recibir honra mundana y política para poder predicar a Cristo.”
    • En referencia a George W. Stetson
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.
  • “Nuestra labor [...] ha sido juntar estos fragmentos de la verdad que han estado esparcidos por largo tiempo y presentarlos al pueblo del Señor, no como nuevos, ni como nuestros, sino como del Señor. [...] No debemos atribuirnos siquiera el haber hallado y puesto en orden nuevo estas gemas de la verdad”.
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.
  • “Poco a poco me fui dando cuenta de que aunque todos los credos contenían elementos de la verdad, en general eran engañosos y contradecían la Palabra de Dios”.
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.

Citas sobre Russell[editar]

  • "Charles Taze Russell fue leal a Dios, leal a Cristo Jesús, leal a la causa del Reino del Mesías. Fue leal hasta la médula, sí, leal incluso hasta la muerte".
  • “En la plataforma, frente al auditorio, siempre vestía levita negra y corbata blanca. No gritaba, y nunca usó micrófono ni altavoces, pues aún no se habían inventado; con todo, su voz de alguna manera llegaba a todo rincón del auditorio. Podía mantener atenta a la concurrencia no solo por una hora, sino a veces hasta por dos o tres horas. Comenzaba sus discursos saludando al auditorio con una leve inclinación. No se quedaba inmóvil como una estatua mientras hablaba; más bien, estaba en constante movimiento, haciendo ademanes y caminando de un lado a otro de la plataforma. Nunca vi que llevara consigo notas o un manuscrito, sino solo la Biblia, que empleaba muy a menudo. Hablaba desde el corazón y con mucha convicción. En aquellos días lo único que había en la plataforma era una mesita con una Biblia, una jarra de agua y un vaso del cual el orador bebía un sorbo de vez en cuando”.
    • Ralph Leffler
    • Fuente: Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios. Cap. 5.