Capitanes de abril

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Capitanes de Abril
Título original Capitães de Abril
País Portugal
Año de estreno 2000 (hace 17 años)
Dirección Maria de Medeiros
Guion Maria de Medeiros
Ève Deboise
Reparto
Stefano Accorsi - Maia
Maria de Medeiros - Antonia
Joaquim Almeida - Gervasio
Frédéric Pierrot - Manuel
Fele Martínez - Lobao

Capitanes de Abril es una coproducción europea de 1997 escrita y dirigida por Maria de Medeiros, inspirada en los hechos acaecidos el 25 de abril de 1974 en Portugal, conocidos como La Revolución de los Claveles. La película se centra en los hechos que ocurrieron desde el 24 de abril al 26 de abril, centrándose sobre todo en el Capitán Salgueiro Maia.


Citas[editar]

  • Lobao: "¿Qué? ¿Otro golpe de estado? ¿Ahora son cada 15 días? La guerra os ha destrozado el cerebro... ¿Creeis que todo se arregla disparando...?"
-Maia: "¿Estás con nosotros?"
-Lobao: "No sé... No lo sé... Las cosas no se hacen así... Los cambios tienen que venir del pueblo, ¡de los civiles, no de los militares!" [...]
  • Maia: "Mi Comandante, está arrestado; cumplo ordenes del Movimiento de los Capitanes."
-Comandante: "¿Qué? ¿Qué está diciendo? ¿En qué lio se está metiendo? Acuerdese capitán que prestó el juramento de fidelidad."
-Maia: "Lo sé mi Comandante, pero es al pueblo al que debemos fidelidad."
-Comandante: "Su carrera está acabada Maia, su ambición..."
-Maia: "¡Mi ambición es llevar este uniforme con dignidad. Soy un militar de carrera mi Comandante, he sido entrenado para obedecer. En Guinea he hecho cosas por la patria que mi conciencia condenaba, pero ahora sé que hay momentos en que la única solución es desobedecer." [...]
  • -Gervasio: "La verdad, no sé que hago aquí; mi problema es que soy lúcido ¿sabes?, esto va a acabar mal, lo sé, pero tú eres más tozudo que una mula... Si fueras menos ignorante sabrías que todos los revolucionarios, tarde o temprano, son siempre atrapados por intereses que los sobrepasan... por valorismo geopolíticos, por multinacionales..."
-Maia: ¡Déjalo ya! Me importan un rábano las multinacionales... lo que me interesan son las personas, ¡quiero que ellas puedan decidir!, quiero... ¡quiero la democracia!"
  • -Gervasio: "¡Ah, la democracia! La ambición humana en todo su esplendor... vanidades, venganzas y privilegios a las órdenes de las grandes finanzas... El turno de los jefecillos..."
-Maia: "Eso no es la democracia Gervasio, es la dictadura... Y además, ¿qué haces aquí? ¡Venías a guiarnos, no a decir gilipolleces!" [...]
  • -Gervasio: "Crees que alguien logrará una sociedad más justa y que los hombres serán más felices... Sólo los soñadores como tú pueden creerlo. Ahora los nuevos políticos le cantarán su canción al pueblo: ¡Oh, que pueblo más bueno, tan valiente, tan humillado, tan oprimido! Después subirñan a las tribunas dándose aires de importancia, se organizarán, se venderán, proclamarán ideas que no tienen, y ya está jodida tu bella libertad. ¿El pueblo? A esa gente el pueblo no les importa; el pueblo no son las personas, son las masas, y las masas sólo sirven para ser manipuladas.
-Maia: Es difícil pensar en libertad cuando se tiene hambre...
-Gervasio: ¡Ah, que me dices! No hay nada más supresivo que pensar en la libertad, ¿eh? Aún nos quedan muchos siglos de hambre por delante..." [...]
  • -Maia: "Disparar es fácil, no hay nada más fácil... pero está no será una guerra de cañones." [...]
  • -Maia (a Gervasio): ¿Pero qué farsa? ¿Qué farsa, eh? El pueblo está en la calle, con nosotros. Tenemos la dictadura en nuestras manos. ¡Es el día más féliz de mi vida, y posiblemente de la tuya, y me vienes a hablar de farsa! Entonces, ¿qué propones hacer, eh? ¿Entrar en el sistema y lamerle el culo a cualquiera que tenga poder? ¿Ahogar tu inteligencia con la mala fe? La farsa eres tú, con tu desesperación y tu cobardía. ¿De qué te sirve tu famosa lucided?" [...]
  • -Marcelo Caetano: "Ya me he rendido al General Spinola por telefono. A él le transmitiré el poder... para que no caiga en la calle..."
. Maia: "El poder ya está en la calle." [...]