Canasta de Cuentos Mexicanos

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Canasta de Cuentos Mexicanos es una obra del autor Bruno Traven; conocido también como: Traven Torsvan, Hal Croves y Ret Marut. Siendo uno de los grandes exponentes literarios; musicales y hasta cinematograficos. Conocido por obras como: Die Baumwollpflücker (1926), Der Wobbly (1926), Land des Frühlings (1928) y Regierung (1931). En el mundo de la literatura: El tesoro de Sierra Madre (1927) y ésta obra presente que es una recopilación de cuentos escritos por el, que tienen un significado especial en cada una de sus temáticas; pasando desde el romance hasta la amistad, nacionalismo y muerte

Citas[editar]

  • «El canastero tenía muy escaso conocimiento del mundo exterior, sí es que tenía alguno, de otro modo hubiera sabido que a lo que a él le ocurría pasaba a todas horas del día con todos los artistas del mundo».
  • «Claro, que si la persona no es ni sensata ni honesta no podrá comprender las cosas en la misma forma en que nosotros aquí las entendemos».
  • «En los últimos tiempos había encontrado la vida tan risueña y agradable, que se negaba a renunciar a ella, pues sabía que aún le restaban muchos años buenos».
  • «Jugaba ajedrez con maestría, pero no admitía una derrota. Sí algún contrincante la superaba, suspendía el partido, aventándole no sólo las piezas del juego sino hasta el tablero».
  • «Tenia ya veinticuatro, una edad en la cual en México las mujeres ya no se sienten en condiciones de escoger, y generalmente toman lo que les llega sin esperar, títulos, posición social, fortuna o al hombre guapo y viril de sus sueños».
  • «Pues déjame decirte una cosa: las gallinas no necesitan de gallo para poner huevos».
  • «Nunca pensó él que un ser humano podía encolerizarse tanto».
  • «¿De qué sirve un buen ejemplo en un libro sino puede uno servirse de él para su propio bien?».
  • «Allí se quedo largo tiempo dibujando con la punta de su zapato figuras imaginarias sobre el piso del corredor mientras por su mente desfilaban quien sabe cuántas reflexiones».
  • «El perro lo tomo con más suavidad que prisa, lanzó una mirada de agradecimiento a su favorecedor, cómo ningún hombre y sólo los animales saben hacerlo».
  • «Los comerciantes hacían sus tratos tan ruidosamente como si se encontraran en una feria, mientras los servicios religiosos se llevaban acabo al mismo tiempo».
  • «Todos tenemos que trabajar en la vida, y también tú tendrás que hacerlo».
  • «A medida que hablaba, lloraba desconsolado, hasta que llego un momento en que sólo pudo balbucear frases incoherentes».
  • «Pronto observe que el pobre no estaba ni ebrio ni adormecido sino que sufría intensamente».
  • «¿El alcalde, señor? Ese es el bruto más grande que hay. Por eso lo eligieron».
  • «Se encontraba desesperado, no pensaba en ninguna de las consecuencias de su crimen; como un niño testarudo, deseaba ver satisfecho su deseo inmediatamente».

Bibliografía[editar]

Bruno T. (1960) "Canasta de Cuentos Mexicanos" Ed. SELECTOR. ISBN 978-970-643-854-6. Pp. 209.