First Blood

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Acorralado»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rambo (América Latina)
Acorralado (España)
Título original First Blood
País Estados Unidos
Año de estreno 1982 (hace 36 años)
Dirección Ted Kotcheff
Guion David Morrell, sobre su novela
Michael Kozoll
William Sackheim
Sylvester Stallone
Reparto
Sylvester Stallone - John J. Rambo
Richard Crenna - Samuel Trautman
Brian Dennehy - Sheriff Will Teasle
David Caruso - Mitch
Jack Starrett - Arthur Galt

Acorralado, película estadounidense de 1982 dirigida por Ted Kotcheff y protagonizada por Sylvester Stallone, basada en la novela First Blood de David Morrell.

Citas[editar]

  • Sheriff Will Teasle: ...cómo se le ocurriría a Dios crear un animal como Rambo.
  • Coronel Sam Trautman: Dios no se tomó la molestia de hacerlo, fui yo.
  • Teasle: ¿Quién demonios es usted?
  • Trautman: Sam Trautman... Coronel Sam Trautman.
  • Teasle: Esta mañana tenemos un poco de jaleo señor ¿En qué puedo ayudarle?
  • Trautman: He venido a llevarme a mi chico.
  • Capitán Dave Kern: ¿Su chico?.
  • Trautman: ...yo le elegí, yo le entrené, fui su jefe en el Vietnam durante tres años. Me siento un poco responsable...
  • Teasle: No comprendo porqué el Pentágono... envía a todo un coronel para ocuparse de esto.
  • Trautman: Porque creen que puedo servirles de ayuda.
  • Teasle: ¿Cree que no nos bastamos solos? Ahora Rambo es civil, por tanto cosa mía
  • Trautman: Me parece que no lo ha entendido... no he venido aquí para salvar a Rambo de ustedes... sino a ustedes de él.
  • Teasle: Vaya... le agradecemos mucho su interés Coronel... tendremos un cuidado muy especial.
  • Trautman: Lo que me sorprende es que sigan ustedes con vida.
  • Teasle: Muy gracioso.
  • Trautman: Técnicamente hablando el ha tenido un fallo... y ustedes mucha suerte...
  • Teasle: ¡Esto ya es demasiado! ¡Usted ha venido aquí para comprobar por qué a una de sus maquinas le ha fallado un fusible!
  • Trautman: No quiere aceptar el hecho de que están enfrentándose a un hombre que es un experto en la lucha de guerrillas. Ese hombre es excepcional... con armas de fuego, con el cuchillo, ¡con sus propias manos! Un hombre que está entrenado para ignorar el dolor, las condiciones climatológicas... vivir de lo que da la tierra... comer cosas que harían vomitar a una cabra. En Vietnam la misión de mis hombres era eliminar a ciertos enemigos. ¡Matar! ¡PUNTO! Matar o morir... y Rambo era el mejor.


  • Teasle: Muy bien, Coronel, ya nos tiene a todos muertos de miedo... ¿quiere decirme qué me sugiere que hagamos con esta especie de... bestia humana?
  • Trautman: Dejadle marchar.
  • Kern: ¿Qué?
  • Trautman: De momento. Desmonten el tinglado, que él lo vea, dejen un hueco por el que pueda escapar y luego, de una orden de arresto a nivel nacional. A las dos semanas le cogerán en Seattle o en cualquier otra ciudad lavando coches... y no habrá más víctimas.
  • Teasle: ¡Yo tengo mi opinión!... y no creo que lo mejor sea cerrar los ojos y confiar en que alguien lo coja por ahí dentro de dos semanas.
  • Trautman: Si envía sus hombres por él, los matará a todos.
  • Teasle: Ya se que sólo somos policías de un pueblo pequeño Coronel, pero se espera que cumplamos con nuestro deber al igual que los héroes de las Fuerzas Especiales!!
  • Trautman: En las Fuerzas Especiales enseñamos a nuestros hombres a seguir con vida cumpliendo con su deber.
  • Teasle: ¿No me diga? No se me había ocurrido.
  • Trautman: ¿Quiere una guerra que no puede ganar?
  • Teasle: ¿Cree que doscientos hombres contra su soldado es una guerra que no vamos a ganar?
  • Trautman: Pues siga esa guerra pero no se olvide de una cosa.
  • Teasle: ¿De qué?
  • Trautman: De tener una buena provisión de ataudes.
  • Teasle: ¡Trautman¡ No sé de qué lado está Trautman. Sigo pensando que ha venido aquí para cubrirse las espaldas, pero si dice en serio lo de llevarse a Rambo vivo... sígame.



  • Trautman -Se acabó Johnny. ¡Se acabó!
  • Rambo -No se acabó. ¡No señor!. Yo también tengo algo que decir. No era mi guerra. Me llamaron ustedes a mi, no yo a ustedes. Yo hice lo que tenía que hacer para ganar, pero no nos dejaron ganar. Y cuando regreso a mi país me encuentro a esos gusanos en el aeropuerto gritándome y llamándome asesino de niños y otros horribles insultos. ¿Quiénes son ellos para insultarme, eh? No estuvieron allí luchando como yo, no saben lo que dicen.
  • Trautman -Estos son malos tiempos para todos Rambo. Aquello pertenece al pasado.
  • Rambo -¡Para usted! Para mí la vida civil no es nada. En el frente tenemos un código de honor: Tu me cubres la espalda yo cubro la tuya, pero aquí no.
  • Trautman -Eres el último de una élite. No lo termines así.
  • Rambo -Allí manejaba aviones, conducía tanques, tenía a mi cargo millones de dólares en equipo. ¡Aquí ni siquiera me dan trabajo de lavacoches!. Ni eso.... Dios mío ¿Dónde están todos? ¿Dónde?... Tenía amigos en las fuerzas aéreas. Todos aquellos muchachos eran amigos míos. ...¿Dónde están?. Aquí no tengo a nadie. ¿Se acuerda usted de ellos?. Lloyd y yo solíamos ir a tomar unas cervezas en nuestro ratos libres. Él siempre me hablaba de ir a Las Vegas con un Chevrolet. Le gustaba mucho el descapotable rojo del ’58. Decía que iríamos por las carreteras hasta que se le cayeran las ruedas. Estábamos en un bar de Saigón, aparece un niño que lleva una caja de limpiar zapatos y dice: “Limpia señor, limpia”, y yo le digo no, y él insiste y Lloyd dice si. Entonces voy por un par de cervezas y la caja es una bomba, abre la caja y su cuerpo salta por los aires hecho pedazos. Le veo ahí caído gritando como un loco, ¡Tuve que quitármelo de encima, estaba cubierto de pedazos de su cuerpo! Mi amigo hecho pedazos encima de mí. ¡Sangre por todas partes! ¡Intento mantenerlo entero y siguen saliéndose los intestinos! Nadie me ayuda. Me dice: “Quiero irme a casa, quiero irme a casa”. Lo repite una y otra vez. “Quiero conducir mi Chevrolet” Y no consigo encontrar sus piernas. No encuentro las piernas. No consigo quitármelo de la cabeza. Así durante siete años, día tras día. A veces me despierto y no se donde estoy.