Roberto Bolaño

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Roberto Bolaño Ávalos
Esténcil de Roberto Bolaño en Barcelona en 2012
Esténcil de Roberto Bolaño en Barcelona en 2012
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 11 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Roberto Bolaño Ávalos (n. Santiago de Chile; 28 de abril de 1953 - m. Barcelona; 15 de julio de 2003) fue un escritor y poeta chileno.

Citas[editar]

Infrarrealismo[editar]

  • «tengo el hojaldre caducado».

Los detectives salvajes[editar]

  • «Hay momentos para recitar poesías y hay momentos para boxear».
  • «La situación era incómoda y sin embargo a los pocos segundos noté con espanto que mi naturaleza, divorciada de mi intelecto, de mi alma, incluso de mis peores deseos, endurecía mi verga hasta un límite imposible de disimular».
  • «La miré sin comprender, aunque como un nadador solitario y exhausto la verdad poco a poco se fue abriendo paso en el mar negro de mi ignorancia».
  • «Luego todo se convirtió en una sucesión de hechos concretos o de nombres propios o de verbos o de capítulos de un manual de anatomia deshojado como una flor, interrelacionados caoticamente entre sí».
  • «Ay, las casualidades -dijo Quim respirando a pleno pulmón, como el titán de la calle Revillagigedo-, valen verga las casualidades. A la hora de la verdad todo esta escrito. A eso los pinches griegos lo llamaban destino».
  • «23 de diciembre' Hoy no paso nada. Y si pasó algo es mejor callarlo, pues no lo entendí».
  • «Todo el Realismo Visceral era una carta de amor, el pavoneo demencial de un pájaro idiota a la luz de la luna, algo bastante vulgar y sin importancia».
  • «Viejo puto mamón de las almorranas de su puta madre, le vi la mala fe desde el principio, en sus ojillos de mono pálido y aburrido, y me dije este cabrón no va a dejar pasar la oportunidad de escupirme, hijo de su chingada madre».
  • «Pero yo no le vi la cara, sólo su sombra que atravesaba el local. Una sombra sin metáforas, vacía de imágenes, una sombra que solo era una sombra y que con eso tenía más que suficiente».
  • «Me lo paso por los huevos el tabaco cubano, dijo Labarca, casi sin inmutarse. ¿Cómo dice, compañero?, dijo el inspector. Que me vale madres el tabaco cubano, donde arda un Delicados que se apaguen los demás».
  • «La libertad es como un número primo».
  • «Belano, le dije, el meollo de la cuestión es saber si el mal (o el delito o el crimen o como usted quiera llamarle) es casual o causal. Si es causal, podemos luchar contra él, es difícil de derrotar pero hay una posibilidad, más o menos como dos boxeadores del mismo peso. Si es casual, por el contrario, estamos jodidos. Que Dios, si existe, nos pille confesados. Y a eso se resume todo».
  • «Luego todo se convirtió en una sucesión de hechos concretos o de nombres propios o de verbos, o de capítulos de un manual de anatomía deshojado como una flor,interrelacionados caóticamente entre sí».
  • «Durante un segundo de lucidez tuve la certeza de que nos habíamos vuelto locos. Pero a ese segundo de lucidez se antepuso un supersegundo de superlucidez (si me permiten la expresión) en donde pensé que aquella escena era el resultado lógico de nuestras vidas absurdas».

2666[editar]

  • «Escogía La metamorfosis en lugar de El proceso, escogía Bartleby en lugar de Moby Dick, escogía Un corazón simple en lugar de Bouvard y Pécuchet, y Un cuento de Navidad en lugar de Historia de dos ciudades o de El Club Pickwick. Qué triste paradoja, pensó Amalfitano. Ya ni los farmacéuticos ilustrados se atreven con las grandes obras, imperfectas, torrenciales, las que abren camino en lo desconocido. Escogen los ejercicios perfectos de los grandes maestros. O lo que es lo mismo: quieren ver a los grandes maestros en sesiones de esgrima de entrenamiento, pero no quieren saber nada de los combates de verdad, en donde los grandes maestros luchan contra aquello, ese aquello que nos atemoriza a todos, ese aquello que acoquina y encacha, y hay sangre y heridas mortales y fetidez».
  • «Hasta ese momento Archimboldi nunca había pensado en la fama. Hitler era famoso. Goering era famoso. La gente que él amaba o que recordaba con nostalgia no era famosa, sino que cubría ciertas necesidades. Döblin era su consuelo. Ansky era su fuerza. Ingeborg era su alegría. El desaparecido Hugo Halder era la levedad de su vida. Su hermana, de la que no sabía nada, era su propia inocencia. Por supuesto, también eran otras cosas. Incluso, a veces, eran todas las cosas juntas, pero no la fama, que cuando no se cimentaba en el arribismo, lo hacía en el equívoco y en la mentira. Además, la fama era reductora. Todo lo que iba a parar en la fama y todo lo que procedía de la fama inevitablemente se reducía. Los mensajes de la fama eran primarios. La fama y la literatura eran enemigas irreconciliables».
  • «En este país siempre hemos confundido lucidez con terquedad, ¿no le parece? Creemos ser lúcidos, pero en realidad somos tercos. En este sentido, Kelly era muy mexicana. Era terca y obstinada».
  • «¿Y quién confía usted?- le preguntó Morini. -En la gente que come cuando tiene hambre, supongo -dijo el desconocido».
  • «Y que desde entonces no había hecho otra cosa sino caer, una de esas caídas interminables y mexicanas, es decir una caída pespunteada de tanto en tanto por una risa en sordina, por un disparo en sordina, por un quejido en sordina. ¿Una caída mexicana? En realidad, una caída latinoamericana».
  • Fuente: "2666", pág. 582.

Sobre Isabel Allende[editar]

  • «Me parece una mala escritora, simple y llanamente, y llamarla escritora es darle cancha. Ni siquiera creo que Isabel Allende sea una escritora, es una escribidora».
  • «Es decir la literatura de Allende es mala, pero está viva, es anémica, como muchos latinoamericanos, pero está viva. No va a vivir mucho tiempo, como muchos enfermos, pero ahora está viva».

Misceláneas[editar]

  • «Corolario. Hay que releer a Borges otra vez».
    • Fuente: Derivas de la pesada.
  • «Yo no creo en el exilio, sobre todo no creo en el exilio cuando esta palabra va junto a la palabra literatura».
  • «La soledad sí que es capaz de generar deseos que no se corresponden con el sentido común o con la realidad».
  • «Mi patria es mi hijo y mi biblioteca».
  • «No sé si se entenderá el término caer por su propio peso; imaginen una estatua hecha de mierda que se hunde lentamente en el desierto: bueno, eso es caer por su propio peso».
  • «...algo razonable y visionario, un ejercicio de inteligencia, de aventura y tolerancia. Si la literatura no es esto más placer ¿qué demonios es?».
    • Sobre la literatura el Premio Nacional de Literatura y los raros consuelos del oficio.
  • «¿Cómo reconocer una obra de arte? ¿Cómo separarla, aunque sea sólo sea un momento, de su aparato crítico, de sus exegetas, de sus incansables plagiarios, de sus ninguneadores, de su final destino de soledad? Es fácil. Hay que traducirla. Que el traductor no sea una lumbrera. Hay que arrancarle páginas al azar. Hay que dejarla tirada en un desván. Si después de todo esto aparece un joven y la lee, y tras leerla la hace suya, y le es fiel (o infiel, que más da) y la reinterpreta y la acompaña en su viaje a los límites y ambos se enriquecen y el joven añade un gramo de valor a su valor natural, estamos ante algo, una máquina o un libro, capaz de hablar a todos los seres humanos: no un campo labrado sino una montaña, no la imagen del bosque oscuro sino el bosque oscuro, no una bandada de pájaros sino el Ruiseñor».
    • Fuente: La traducción es un Yunque.
  • Playboy: «¿Por qué le gusta llevar siempre la contraria?».
  • Bolaño: «Yo nunca llevo la contraria».
    • Fuente: Entrevista de Monica Maristain para Playboy México, 2003.
  • «De un escritor como Günter Grass uno puede esperar una obra maestra hasta en el lecho de muerte, aunque por ahora todo parece indicarnos que Mi Siglo (Alfaguara) será el penúltimo de sus grandes libros».
    • Fuente: El Siglo de Grass.
  • «Todos tenemos algún antepasado imbécil. Todos, en algún momento de nuestras vidas, encontramos el rastro, las huellas vacilantes del más pelmazo de nuestros antepasados, y al mirar ese rostro huidizo nos damos cuenta, con estupor, con incredulidad, con horror, de que estamos contemplando nuestra propia cara que nos hace guiños y muecas amistosas desde el fondo de un pozo».
    • Fuente: El Antepasado.
  • «También, como Bukowski, sus novelas son notablemente inferiores a sus cuentos».
  • «De la posibilidad de que cuando la novela despierte de su sueño de hierro, el cuento siga allí».
    • Fuente: Sobre El Dinosaurio Todos los temas con Fresán.
  • «El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia».
    • Fuente: El suicidio de Gabriel Ferrater.
  • «Hay suicidios que son obras maestras».
    • Fuente: El suicidio de Gabriel Ferrater.
  • «Exagerar es una forma de admirar cortésmente».
    • Fuente: 2666, "La parte de los críticos", Barcelona, Anagrama, 2005, p. 181.
  • «Las metáforas son nuestra manera de perdernos en las apariencias o de quedarnos inmóviles en el mar de las apariencias».
    • Fuente: 2666, "La parte de Fate", Barcelona, Anagrama, 2005, p. 322.
  • «(...) por la noche X lo invita a compartir su cama. B en el fondo no tiene ganas de acostarse con X, pero acepta. Por la mañana, al despertar, B está enamorado otra vez. ¿Pero está enamorado de X o está enamorado de la idea de estar enamorado?».
    • Fuente: Llamadas telefónicas, Llamadas telefónicas.
  • - Los muertos son una mierda.
    - ¿Cómo que son una mierda?
    - Lo único que hacen es joderle la paciencia a los vivos.
    • Fuente: Detectives, Llamadas telefónicas.
  • - Y eso que era un cabrón confiado.
    - A los quince años todos somos confiados.
    - Yo no confiaba ni en mi madre.
    - ¿Cómo que no confiabas ni en tu madre? Con la madre no se juega.
    - Precisamente por eso.
    • Fuente: Detectives, Llamadas telefónicas.
  • «Pero yo prefiero callar, decía, no tiene sentido añadir a este dolor más dolor o añadir al dolor tres enigmas diminutos. Como si el dolor no fuera suficiente enigma o como si el dolor no fuera la respuesta (enigmática) de todos los enigmas».
    • Fuente: Vida de Anne Moore, Llamadas telefónicas.
  • «Me subo a la moto y atravieso las calles en donde gente más extraña que tú y que yo se prepara para pasar un sábado divertido, un sábado a la altura de sus expectativas, es decir un sábado triste y que no llegará jamás a encarnarse en lo que fue soñado, planeado con minuciosidad, un sábado como cualquier otro, es decir un sábado peleón y agradecido, bajito de estatura y amable, vicioso y triste».
    • Fuente: Putas asesinas, Putas asesinas.
  • «Las mujeres son putas asesinas, Max, son monos ateridos de frío que contemplan el horizonte desde un árbol enfermo, son princesas que te buscan en la oscuridad, llorando, indagando las palabras que nunca podrán decir. En el equivoco vivimos y planeamos nuestros ciclos de vida».
    • Fuente: Putas asesinas, Putas asesinas.
  • «Dijo que existían serpientes que se mordían la cola. Dijo que incluso había serpientes que se tragaban enteras y que si uno veía a una serpiente en el acto de autotragarse más valía salir corriendo pues al final siempre ocurría algo malo, como una explosión de la realidad».
    • Fuente: El gusano, Llamadas telefónicas
  • «...nuestra larga marcha colectiva en pos de una felicidad que en el fondo sabíamos inexistente, pero que nos servía de pretexto, de escenografía y telón para nuestras heroicidades cotidianas».
    • Fuente: El policía de las ratas, El gaucho insufrible