La mecánica del corazón

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar

Información[editar]

Mathias Malzieu en el salón del libro de París 2012

La mecánica del corazón es un libro escrito por el escritor, cantante y músico francés Mathias Malzieu y publicado el 25 de septiembre de 2009 por la editorial Mondadori. El libro se ha vendido bien en su Francia natal. [1]

La historia se inicia en Edimburgo, en una fría noche del siglo XIX. Allí nacerá Jack, hijo de una chica demasiado joven para tener un hijo, y cuyo corazón está dañado. Para salvarlo, le colocarán un reloj de madera, al que deberá dar cuerda durante toda su vida y que le causará un sinfín de molestias.

Jack sufrirá la burla y el maltrato por parte de los otros chicos, y se sentirá excluido de la sociedad por ser diferente. Sin embargo, conocerá a una pequeña cantante andaluza, Miss Acacia, de ojos enormes y algo miope, y se enamorará de ella inevitablemente. Así, Jack se embarcará en una maravillosa aventura que le llevará a París y a Granada, conociendo a muchos personajes singulares y viviendo las dulzuras y penalidades del amor.

Su autor es el líder de la banda francesa Dionysos, y "La Mecánica del Corazón" también es el sexto trabajo de la banda. Por lo que no se sabe bien si el disco inspiró el libro, fue al contrario, o se gestaron ambos de manera conjunta.

Citas[editar]

  • Primero, no toques las agujas de tu corazón. Segundo, domina tu cólera. Tercero y más importantes, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo.
  • Algún dí­a es posible que tengas que pagar un precio muy alto por todo el placer y la alegría que el amor provoca. Y cuanto más intensamente ames, más intenso será el dolor futuro.
  • Si tienes miedo de hacerte daño, aumentas las probabilidades de que eso mismo suceda.
  • No hay nada más divertido que la imprudencia.
  • Las penas amorosas pueden transformar a la gente en monstruos de tristeza.
  • Me siento invenciblemente feliz.
  • La máquina de los sueños se pone de nuevo en marcha, lentamente.
  • Estoy jugándome mi destino.
  • Muéstrale tu verdadero corazón, es el único truco de magia posible.
  • El tiempo parece haberse detenido y no quiero que retome su curso habitual.
  • La mecánica del corazón no puede funcionar sin emociones.
  • Esta noche me encaramaré a la luna, me instalaré en su cruasán como si estuviera en una hamaca y no tendré ninguna necesidad de dormir para soñar.
  • Por mucho que uno se deleite con la luna también necesita del sol.
  • Continua soldando tus sueños a la realidad.
  • Me gustaría parecer fuerte pero me derrumbo por todas partes.
  • Siempre se produce un momento patético pero agradable en el que pienso que mis sueños pueden hacerse realidad. En ese momento creo en lo imposible.
  • A la gente no le gustan las cosas demasiado diferentes, y menos aún las personas que se creen diferentes. Aunque las aprecien como espectáculo, se trata solo del placer del mirón. [...] Lo mismo te pasará a ti. Disfrutarán, tal vez, contemplando tus males cardíacos, pero nunca te querrán por los que eres.
  • ¿La amaba demasiado?

—¡Nunca se ama demasiado!

—¿La amaba mal?

—No lo sé…

  • Volver al tiempo en que amaba sin estrategias, cuando me arrojaba de cabeza sin miedo a estrellarme contra mis sueños. ¡Volver! La época en la que no tenía miedo a nada, en la que podía subirme al cohete rosa del amor sin abrocharme al cinturón.
  • Esta vez no le daré solo la llave, sino el corazón entero, con la esperanza de que le apetezca de nuevo reparar el amor conmigo. (...) Es un momento precioso. ¡Regalarle un paquete con el verdadero corazón de uno a la mujer amada no es poca cosa!

Referencias[editar]