Juan José Millás

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar



Juan José Millás
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.
Juan José Millás en la Feria del Libro de Madrid (31 de mayo de 2008).

Juan José Millás es un escritor y periodista español.

Citas de Juan José Millás[editar]

  • «Cada uno está en el lugar en el que se ha colocado a sí mismo».
  • «Cualquier día de estos, entro yo mismo en el artículo de Wikipedia donde se da cuenta de mi biografía y pongo que me he retirado a una isla griega para quitarme de en medio. Y sin dejar de estar aquí, en alguna dimensión de la realidad me encontraré frente al mar, retirado del tabaco, de la bebida, del deseo, retirado de mí».
  • «La verdad es que no pasa nada para las desgracias que podrían ocurrir. Lo milagroso es que funcionen los semáforos».[sin fuentes]
  • «Los matemáticos no comprenden la realidad hasta que la encierran en una ecuación, pero los burócratas son incapaces de medir el tamaño de una catástrofe (el hundimiento del Prestige) hasta que la transforman en un expediente».[sin fuentes]
  • «En el baño se me desocurren las ideas».[sin fuentes]
  • «No hay posibilidad alguna de arrancar las uñas a una adolescente embarazada sin sentir placer».
    • Fuente: Faro de Vigo. Miércoles 22 de septiembre de 2010.
  • «Sic transit gloria mundi, o sea, que estamos jodidos».
    • Fuente: «La imagen», El País Semanal, 7/8/2011, p. 11.
  • «Me fascináis los zurdos, de verdad , porque tenéis que aprender a vivir en un mundo hecho por diestros: los interruptores de la luz, las manillas de las puertas, los cajones de las mesas, los grifos de los lavabos...»
    • Fuente: Dos mujeres en Praga.
  • "En cierta ocasión, cerca de la charca, al levantar una piedra, vi un escarabajo y después de observarlo durante mucho tiempo comprendí que teníamos algunas cosas en común. Mis compañeros se parecían más a las hormigas en el sentido de que eran también más gregarios: necesitaban estar juntos continuamente. Yo podía jugar con ellos, y jugaba, pero con frecuencia necesitaba retirarme y permanecer solo, encerrado en mí mismo, como un escarabajo, para producir historias imaginarias en las que me perdía igual que un extranjero curioso por las calles de una ciudad desconocida."(El órden alfabético)


"Los meses me parecieron estaciones de metro o de tren a las que las personas llegaban con la ilusión de que les sucediera algo y de las que se iban sin que les hubiera pasado nada" (El órden alfabético)