Gran Torino

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Gran Torino
Título original Gran Torino
País Estados Unidos
Año de estreno 2008 (hace 6 años)
Dirección Clint Eastwood
Guion Nick Schenk
Reparto
Clint Eastwood

Bee Vang

Gran Torino es una película estadounidense de género dramático del año 2008, dirigida, producida, y protagonizada por Clint Eastwood. La película marca el regreso de Eastwood a un papel estelar después de cuatro años, su último papel estelar fue en la película Million Dollar Baby en el año 2004. Cuenta con un elenco predominantemente Hmong, así como la actuación del hijo menor de Eastwood, Scott Eastwood, y del hijo mayor, Kyle Eastwood. Se estrenó en algunos cines de Estados Unidos el 12 de diciembre de 2008, y más tarde en el resto del país el 9 de enero de 2009.

Frases célebres[editar]

  • " Cállate de una puta vez. ¿Quieres saber que se siente al matar un hombre? Pues algo horrible, maldita sea. Lo único peor es que te den una medalla de valor para matar a un pobre crío que lo único que quería era rendirse. Sí, un amarillo joven y asustado como tú. Le disparé en toda la cara con esa arma que tenías en las manos hace un segundo. No hay un solo día que no lo recuerde y no querrás vivir con eso. Yo ya me he manchado las manos de sangre, las tengo sucias, por eso voy a ir solo esta noche. "
  • " Y llegamos al último punto. Y una vez más, disculpen el lenguaje del testamento del señor Kowalski, simplemente leo lo que él ha dejado escrito:
Y me gustaría dejar mi Gran Torino de 1972 a alguien muy especial, Tao, siempre que no le arranques el techo como uno de esos chicanos, ni le pintes ridículas llamas como un blanco paleto, ni le pongas un enorme alerón de marica atrás como hacen todos los rollitos de primavera, es horrible. Si puedes evitar hacer todo eso, es tuyo".
  • " ¿Qué tramais...morenos? "
  • " Con los cabrones como tú en Corea hacíamos parapetos de metro y medio. "
  • " ¿Nunca os habéis cruzado con alguien a quien no deberíais haber puteado? Ese soy yo. "
  • " Lo que haya que hacer se hará. "
  • " Cuando las cosas se tuercen hay que actuar rápido. "

Diálogos[editar]

  • Muy bien, tío!
  • Calla, marica. ¿Qué es eso de hermano, capullo? ¿Vas de negrata, imbecil? Estos no quieren ser tus hermanos, y no me extraña. Vete ya con esa cara de irlandes lechoso a otra parte.


  • Hola, me llamo Walt
  • Hola Walt, yo soy Youa.
  • Yogurt, un placer.
  • No... Youa.
  • Ah, Youa.. vale, vale.
  • Bueno, ¿a qué se dedica?
  • Arreglo cosas y poco más.
  • ¿Como qué?
  • Bueno, acabo de arreglar esa secadora de ahí, le arreglé el fregadero a la amiga de mi mujer y llevé a la tía Mary al médico a por unas recetas...y arreglado. Y hasta arreglé una puerta antes de que se rompiera.
  • Jaja, es gracioso.
  • Me han llamado de todo, pero gracioso nunca.
  • Bueno, me voy, que se divierta.
  • Vale, Yogurt, un placer.


  • Tranquilo, rollito de primavera, no voy a matarte. Yo también agacharía la cabeza si fuera tú. Me di cuenta que eras un mierda nada más verte, pero nunca pensé que se te dieran peor las mujeres que robar coches, Atontao.
  • Es Tao.
  • ¿Qué?
  • No es Atontao, es Tao. Me llamo Tao.
  • Si, bueno. La has cagado con esa chica que estaba ahí. No es que me importe una mierda un atontao como tú.
  • No sabe lo que está diciendo.
  • Te equivocas, pato laqueado. Sé perfectamente lo que estoy diciendo. Puede que no sea la persona más agradable del mundo, pero me casé con la mejor mujer que ha pisado la faz de la tierra. Y me esforcé, es lo mejor que me ha pasado con diferencia. Pero tú vas y dejas que Bruce Lee, Fu Manchú y Jackie Chan se larguen con como se llame. Le gustas, cosa que no entiendo, la verdad.
  • ¿A quién?
  • ¡A Yogurt! La chica que llevaba una camiseta morada. No ha dejado de mirarte, estúpido.
  • ¿Se refiere a Youa?
  • Sí, a Yogurt, es simpática, una chica encantadora, he hablado con ella. Si, y tu dejas que se largue con los tres tontos muy tontos. Y ¿sabes por qué? Porque no eres más que un marica.


  • Conversación entre Walt Kowalski y el Padre Janovich
- Bueno, ¿qué es lo que quiere?
- Le prometí a tu mujer que te confesarías.
- ¿Y por qué hizo tal cosa?
- Insistió mucho. Me obligó.
- ¡Qué manía con prometer cosas no pueden cumplirse! ¿No, Padre?
- Hablemos de otra cosa.
- ¿De qué?
- De la vida y la muerte.
- ¿De la vida y la muerte? ¿Y qué narices sabe usted de la vida y la muerte?
- Quisiera pensar que mucho. Soy sacerdote.
- Ya. Se sube a predicar sobre la vida y la muerte pero lo único que sabe es lo que ha aprendido con cuatro curas y el manual del predicador principiante.
- No sé, la verdad...
- La muerte es agridulce, agria por el dolor y dulce por la salvación. Eso es lo que sabe sobre la vida y la muerte y es patético.
- ¿Y usted señor Kowalski?
- Sé mucho. Estuve casi tres años en Corea. Pegábamos tiros, apuñalábamos con bayonetas, matábamos a críos de 17 años a palazos. Cosas que recordaré hasta el día que me muera, cosas horribles, pero con las que tengo que vivir.
- ¿Y qué sabe de la vida?
- Bueno, he sobrevivido a la guerra, me he casado, he tenido hijos.
- Parece saber mucho más de la muerte que de la vida.
- Tal vez Padre, tal vez.