El secreto de sus ojos

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar

El secreto de sus ojos, es una película argentina con coproducción española, dirigida por Juan José Campanella, en 2009. Basada en la novela de Eduardo Sacheri La pregunta de sus ojos. Actúan: Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago, Javier Godino y la participación especial de Guillermo Francella. Aclamada y premiada en varios festivales, con más de 14 premios y 10 nominaciones, incluyendo el Oscar a la mejor película extranjera en el año 2010.

Citas[editar]

  • "¿Como hizo para aprender a vivir sin ella?"
    • Espósito
  • "¿Cómo se hace para vivir una vida vacía?, ¿cómo se hace para vivir una vida llena de nada?"
    • Espósito
  • "¡Tengo la boca seca che!...no tenés ehm... algo para..."
    • Sandoval
  • "Mi vida entera ha sido mirar para delante. Atrás no es mi jurisdicción. Me declaro incompetente"
    • Irene
  • "Los ojos hablan... hablan al pedo los ojos, mejor que se callen."
    • Espósito
  • "Y ya no sé si es un recuerdo, o el recuerdo de un recuerdo lo que me va quedando, ¿se da cuenta?"
    • Morales
  • "Por favor... dígale que... dígale que aunque sea me hable."
    • Gómez
  • (Sandoval esta tomando un whisky cuando Espósito entra y se sienta a su lado.) La verdad es que no sé que hacer. Morales cada día que pasa esta peor, el asesino sabe que lo estamos buscando, tengo un juez que es un estúpido, a Irene la quiero matar. Y el único tipo en el que confío en este mundo es un borracho, un pelotudo de mierda. Tengo una ventaja... chiquita, pero es una ventaja... Hoy es 28, ¿No es cierto? El borracho pelotudo todavía no cobro el sueldo, el del mes pasado ya se lo chupó. Así que cuando el barman quiera cobrar el tipo se va a enfrentar a un dilema: O le dice que no tiene plata, va en cana, se agarran a trompadas, se arma flor de quilombo y su mujer definitivamente lo echa de su casa. O se da vuelta hacia el boludo de su jefe, que vengo a ser yo, y le pide que pague. Eso si, como el jefe es boludo pero no es tan boludo va a pagar... una vez más, pero se lo va a cobrar con un favor. Y el borracho pelotudo no le va a poder decir que no, ¿No es cierto?
    • Espósito
  • “El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios… pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión.”
    • Sandoval
  • "No, que viva muchos años. Así se va a dar cuenta que todos esos años van a estar llenos de nada."
    • Morales
  • "El otro día estaba cenando en la esquina de casa y me vi cenando solo y no me gusté."
    • Espósito
  • "No le dé más vueltas. Va a empezar con que: si hubiera estado, si no hubiera estado... Va a tener mil pasados y ningún futuro."
    • Morales
  • "Usted dijo perpetua."
    • Morales
  • "Tienes que ver lo que son los ojos de él, Pablo. Están en estado de amor puro. ¿Usted se imagina lo que debe ser un amor así? Sin el desgaste de lo cotidiano, de lo obligatorio."
    • Irene
    • "No sé. Supongo que cuando no se pueden decir las cosas, las miradas se cargan de palabras".
    • Espósito

Dialogos[editar]

Esposito:¿Qué dice, Baez?
Inspector Baez: ¿Aquí me ando y usted?
Esposito:Cansado de ser feliz.
Inspector Baez:Se lo nota muy contento.
Esposito:Como perro con dos colas. Si hay algo que disfruto en esta vida es que el pelotudo del juez me mande a ver una muerta.



Esposito:Ojo, que hay miles de pelotudos. Está el pelotudo tranquilo, pacífico, que sabe que es un pelotudo, no jode para que no lo jodan. Hace su vida pero no hincha las pelotas.
Policía que pasa:¿Cómo anda, Inspector?
Inspector Baez:Casualmente hablando de vos.
Esposito:Y está el pelotudo que se cree que es un genio. Se manda mil cagadas y uno tiene que andar detrás limpiándoles el culo. Bueno, de esa clase de pelotudos no tengo uno, sino dos: El juez y mi colega de la 18, que todavía no sé si es un pelotudo, un hijo de puta o una combinación de ambas cosas.



Sandoval:No querés que maneje yo?

(Esposito lo mira y sigue manejando)

Sandoval:Seguro que el perrito tenía rabia y te vas a cagar muriendo. Vas a ver.
Esposito:No entiendo porque no te quedaste haciendo de campana. Mira si la vieja se entera que estuvimos adentro
Sandoval:Benjamín, desde el momento en que vinimos a buscar esas cartas, tarde o temprano se iba a avivar.
Esposito:Justamente por eso decidimos no traer las cartas.

(Sandoval se queda serio, sin contestar ni mirar a Esposito.)

Esposito:¿Vos no habrás sido tan pelotudo de traerlas, no?
Sandoval:Nah, Que Hablas
Esposito:Ah
Sandoval:¿Y si las traje, qué?
Esposito:Ay, la pu...! ¿Cómo qué? ¿Cómo qué? Si la vieja se entera que estuvimos adentro se lo cuenta a Gómez y el tipo desaparece y no lo encontramos en la reputísima vida! ¿No entendés eso?
Sandoval:Yo no lo veo así...
Esposito:¿Qué es lo que no ves? Si vos no ves un carajo!



(El Juez habla con Esposito y Sandoval, diciendoles que sabe que estuvieron en Chivilcoy)

Juez Fortuna:Y mi colega de Chivilcoy me pide que le averigüe los datos del auto. ¿Y a que no adivina a nombre de quién esta? Dígame, ¿De quién?

(Esposito lo mira, haciendo que no entiende nada)

Juez Fortuna:De un tal Es...Espo...Esposi...
Esposito:To?



Esposito:Discúlpeme Doctor, pero me parece que acá esta pasando algo extraño no?
Juez Fortuna:Exactamente. Espere, espere, espere. No se vaya que ahora viene lo mejor, después me puede seguir tomando de boludo todo el tiempo que quiera, pero ahora escúcheme. Porque lo que llamo la atención no fueron dos tipos con pinta de porteños, no... ¡O que uno de ellos aparentemente se atara los cordones de un par de mocasines! ¡No! No, no, no. Lo que llamó la atención, (mirando fijamente a Sandoval) fue que uno de ellos entró al almacén del pueblo, saludó muy amablemente, pidió una botella de Old Smuggler ¡y se la fue tomando del pico por la vereda! ¿Le doy la descripción del sujeto?

(Ya afuera de la oficina del Juez Fortuna)

Sandoval:Hay que negarlo Benjamin eh, yo no fuí, yo no estuve, yo no sé.
Esposito:Vos no hables más, nunca más en tu vida ¡No hables más!

Esposito: -¿Vos te creés que no sé que lo liberaste para joderme? ¿Te creés que soy un pelotudo?
Romano: -Esas son dos preguntas, ¿cuál querés que te responda primero?



Irene:Buen día ¿Que tal, muchachos?
Esposito:Buen día, Doctora
Sandoval:Señorita Secretaria, ¿Se ha muerto un santo en el día de hoy?
Irene:¿Por?
Sandoval:Porqué veo un ángel vestido de luto.
Irene:Ah...no. Es un método (Dice mientras se señala la ropa negra que lleva puesta) que tenemos los ángeles para bajar tres kilitos.(Ríe y se va)
Esposito:Que guachito tierno que sos.
Sandoval:¿Por qué? (Pregunta haciéndose el desentendido)
Esposito:(Se acerca a Sandoval) ¿Por qué? Aparece la tipa por la puerta y vos ya tenés preparado un piropo para que ella se derrita ¿Cómo hacés?
Sandoval:Lo que pasa, Benjamín, es que vos me ves acá vestido de sapo pero en realidad soy un príncipe encantado.



Irene: Hable con Fortuna. Le explique que usted era un imbécil. Le sonreí con mi sonrisa irresistible y lo convencí que llamara al Juez de Chivilcoy para archivar el asunto ese.
Esposito: No sabe como se lo agradezco, doctora.
Irene: Le ruego de que ahora en adelante se abstenga de iniciativas como esa. Puede ir, nomás
Esposito: Una duda, si me permite, ¿Cuál es su sonrisa irresistible, porque me parece que no la conozco?
Irene: Es lógico. La uso con mi novio, como corresponde.


Juez Fortuna: Porque yo les digo que hagan A y hacen Z, ¡como esta máquina de m$#%& que me metieron!

Enlaces externos[editar]