El Libro de los Reyes

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
El Libro de los Reyes
Título original The Book of Kings
Autor James Thackara
Publicación 1999 (hace 15 años)
Idioma inglés

El Libro de los Reyes es una novela del escritor estadounidense James Thackara. Cuenta la historia de cuatro amigos que se conocen en el París vanguardista de los años 30. Estos cuatro amigos son: David Sunda, un aristócrata alemán; Justin Lothaire, un argelino comunista; Johan Godard, un filósofo bávaro; y Duncan Penn, el hijo de un magnate industrial norteamericano.

Sus historias se entrelazan en el periodo anterior a la Segunda Guerra Mundial y sus vidas cambian durante el conflicto. La novela trata la amistad, la responsabilidad, cómo el tiempo destroza las expectativas, el ideal de grandeza, la civilización europea y la hecatombe de la guerra.

Citas[editar]

  • «-¿El bosque de Argonne?
    -Sí, el de la Gran Guerra… el de las trincheras.
    -La de Hitler fue la Gran Guerra».
    • Parte primera. La bruma 1. Pág. 16. Conversación entre Jim Penn y Albert Sunda.
  • «Si todos esos pobres diablos están bajo tierra y todo ha sido olvidado, si nada nunca cambia y el destino se rige por leyes materiales, y si el amor no es más que un decorado para ordenar la conciencia, ¿qué?».
    • Parte primera. La bruma 3. Pág 18. Idea de Jim Penn
  • «Se sentían como flamantes soldados de un ejército de sabios con un horizonte de posibilidades ilimitado».
    • Parte primera. Los amigos 2. Pág. 40. Cuando los cuatro amigos firman el contrato del piso.
  • “Hay que construir y construir, sin descanso. Si uno se detiene lo pierde todo.”
    • Parte primera. Los amigos 6. Pág. 50. Dicho por Marcel Doré, el escritor comunista.
  • “Me pregunto que será lo que quieren las mujeres.”
    • Parte primera. Los amigos 9. Pág. 62. Justin Lothaire a su amigo Duncan Penn.
  • “Justín flotó en un éter del más puro idealismo, visualizándole día en que las multitudes –una aristocracia de genios harapientos, sabios e incorruptibles- confiadas y libres de la esclavitud, tomarían el poder. Justin no temía un estado totalitario, pues solo el estado podría llevar a cabo lo que milenios de profecías y emperadores endiosados no habían podido lograr. ¿Qué importaba si nunca llegaba a publicar su obra maestra? ¿Qué importancia tenía no volver a ver a Doré o a Hélène? Su fe era digna, se podía morir por ella, matar por ella.”
    • Parte primera. Los amigos 10. Pág. 66. Pensamiento de Justin Lothaire
  • “-El héroe en el que yo creo está por encima de la política. No le asustan ni la crítica ni las malas costumbres de su época. Dios le ha dado el poder absoluto de la imaginación y de la pasión. Pero su mente domina a su naturaleza animal. Es un ser hermoso que con armonía somete a las fuerzas más poderosas de la naturaleza y cuya presencia es más embriagadora que la de cualquier emperador. Basta con pensar, amigos míos, en alguien como Eurípides o Beethoven o Goethe.
    -Pero Hans- dijo Penn- estás hablando de una serie de feudalismo.
    -¡Ya están de nuevo estos yanquis con su bendita igualdad! ¿Cómo sería un mundo con tres billones de reyes? ¿Quién araría los campso y conduciría los trenes?”
    • Parte primera. Los amigos 17. Pág. 82. Conversación entre Johannes Goddard y Duncan Penn.
  • “Por lo tanto lo más hermoso de la vida reside en celebrar, con el mayor número de posible de personas, todo lo que es contemplativo y libre, dicho de otro modo, en celebrar la ociosidad en sus múltiples formas; la honorable ociosidad del arte que sustituye la juventud por otra simpleza, la ociosidad del amor y la casta ociosidad de las amistades de Platón; la ociosidad de la maternidad, la de los agricultores entre una cosecha y otra, la de los días de escuela”
    • Parte primera. Los amigos 19. Pág. 86. Artículo de David Sunda.
  • “Era un crimen que cada gota de su conocimiento se derramase en la tierra reseca para ser olvidada de inmediato. Era una sucesión de crímenes contra sus días.”
    • Parte primera. Justin 5, Pág. 109. Hablando sobre Justin y su conocimiento perdido en Argelia.
  • “Vivimos días de ideas contagiosas. Las ciudades europeas están plagadas de estas ideas”.
    • Parte primera. Oberlinden 3, Pág. 122.
  • “El carácter no se aprende. La sabiduría y el buen juicio son innatos, no pueden imponerse.”
    • Parte primera. Oberlinden 5, Pág. 127.
  • “La vejez, una edad en la que el sueño es tan ligero y la vida tan pesada que no se los puede distinguir.”
    • Parte primera. Oberlinden 5, Pág. 127.
  • “Polvo eres y víctima de robo serás… nunca más volveré a poseer nada, pensó”.
    • Parte primera. El salvaje 4, Pág. 135. Pensamiento de Justin Lothaire.
  • “Los ingenuos solo mueren de emoción al asistir a una ópera italiana.”
    • Parte primera. El Vár 2, Pág. 156. Dicho por David Sunda.
  • “Utilizando el poder de la naturaleza se conseguiría una capacidad de destrucción superior a cualquier profecía del libro de las revelaciones.”
    • Parte primera. El Vár 3, Pág. 160.
  • “Justin miró a su alrededor. Al pensar en el día que iban a pasar juntos le entró pánico. ¿Qué harían durante tantas horas? Por un instante se vio a sí mismo solo, con sus libros en la Biblioteca Pública, y sintió un profundo remordimiento. La vida se le había presentado y ahora tenía que vivirla.”
    • Parte primera. La torre del agua 2, Pág. 175.
  • “Habrá que encontrar un nuevo tipo de poeta, un individualista al que no le importe ser como los demás.”
    • Parte primera. La torre del agua 9, Pág. 192.
  • “¡La belleza! La belleza cantada por los poetas clásicos. La belleza individual, exagerada, triunfando sobre todas las cosas; la que esclaviza a aquellos que no la poseen. La belleza fotografiada, esculpida… la belleza aclamada, atacada y mancillada. Esa heroína llamada belleza, siempre venerada.”
    • Parte primera. Lazos 8, Pág. 212. Reflexión de Hélène Le Trève.
  • “-Los comunistas parecen no querer comprender que hay gente a la que le gusta poseer cosas, trabajar duro y vivir mejor.
    -¿Realmente cree usted que es tan simple? Se dice que en España los pobres se mueren de hambre y los ricos de miedo.
    -Entonces ¿cuál es la civilización ideal?”
    • Parte primera. Lazos 8, Pág. 212. Conversación entre David Sunda y el señor Le Trève.
  • “La política es ante todo economía.”
    • Parte primera. Lazos 11, Pág. 218.
  • “No debe haber vacilación. Todo asunto debe de ser tratado con firmeza. La mínima vacilación hace que los hechos vayan progresivamente desviándose del camino recto”
    • Parte primera. El piloto 2, Pág. 233.
  • “Los individuos pueden estar locos y el Estado cuerdo; en otros momentos, el Estado enloquece y son los individuos los que permanecen cuerdos. Cuando un hombre ha perdido la razón, es decir, cuando un individuo se está volviendo loco, intenta por todos los medios convencer a los demás de que todo va bien. Es entonces cuando se hace evidente su locura. Lamentablemente, lo mismo ocurre cuando un Estado pierde la cordura.”
    • Parte primera. Los Tebanos 4, Pág. 274.
  • “Dios no es la fuerza del progreso. El progreso es el juguete de las masas.”
    • Parte primera. Los Tebanos 8, Pág. 282.
  • “¿Cómo puede el más ilustrado de los pueblos mostrar tanta mediocridad?”
    • Parte primera. Los Tebanos 12, Pág. 290. Lo piensa Johannes Godard, el filósofo alemán.
  • “Para mi padre, mi abuelo y el abuelo de mi abuelo, Francia siempre ha sido un tirano, como Inglaterra para África e India. Y toda Europa para China, Rusia y América. La cultura europea es fascista. Es una religión; no creas en ella.”
    • Parte primera. Los Tebanos 19, Pág. 302.
  • “Desde su descapotable, el general oyó vítores y gritos de los campesinos, continuados y persistentes, a pesar del viento. Sintió un asco profundo por aquellos ciudadanos insignificantes que nada sabían de una invasión que cruzaría sus campos, y comprendían aún menos cuánta organización era necesaria para llevarla a cabo. Ciudadanos que en vez de quedarse atónitos ante aquella horda de dementes en sus botes de hojalata, les sonreían y saludaban, deseando aparentemente formar parte de todo aquello.”
    • Parte primera. Sedán 2, Pág. 311. Pensamiento del general Gudarian ante la invasión de Francia.
  • “Doctor Godard se propuso estudiarse a sí mismo –el Dasein- y cultivar su particular aureola en pro del progreso de la humanidad. Llevaba una vida llena de gloria pero pobre en acontecimientos exteriores; después de cuatro años en Berlín todavía no tenía ningún amigo íntimo.”
    • Parte primera. El pedagogo 1, Pág. 343.
  • “Mientras tú exploras las pasiones universales, los frutos de la tierra continúan en las ramas. Me temo que tu filosofía es un árbol de hojas mustias.”
    • Parte primera. El pedagogo 4, Pág. 350.
  • “Johann se detuvo sin mezclarse con el gentío mientras su mente bullía con ideas románticas. En un año podrían casarse, y él podría continuar sus estudios en Friburgo, para que ella siguiese con su trabajo en el Conservatorio. “Un momento”, pensó. ¡Ni siquiera habían cruzado una palabra!”
    • Parte primera. La pasión según san Juan 3, Pág. 363.
  • “Cuanto más sabía Johann del momento histórico que le había tocado vivir, más indigno se volvía para su propia luz interior: los circos de los políticos eran absolutamente transitorios”
    • Parte primera. Clavícula Salomonis 2, Pág. 381.
  • “La amistad es una institución sobrevalorada. Pero cuando me necesites, podrás encontrarme como siempre en la cantina de la Ópera”.
    • Parte primera. Clavicula Salomonis 6, Pág. 388. Lo dice le nazi Joachim Herder a su amigo Johann el filósofo.
  • “Lo único universal es la realidad del poder. El Estado moderno es una catedral de apariencias. La masa es el cuerpo y debe seguir a ciegas a la cabeza… incluso cuando se trata de asuntos que no la conciernen ciegamente.”
    • Parte primera. Clavicula Salomonis 9, Pág. 393. “Dicho” por Goebbels.
  • “Mi pobre Sunda, ser tan civilizado acabará contigo.”
    • Parte segunda. El claustro 2, Pág. 418. Dicho por Hélène LeTreve.
  • “A ustedes los occidentales les deprime nuestro país, pero para nosotros los rusos no existe nada más… sólo esto.”
    • Parte segunda. El claustro 4, Pág. 423. Dicho por el médico ruso Ilyushin.
  • “La visión de un globo terráqueo cubierto de gotas que se expanden y contraen sin cesar, cada cultura separada de sus vecinas por una fina membrana. Cada vez que este globo sufriese una sacudida las gotas se romperían y formarían otras gotas más grandes. Finalmente, todas las gotas estallarían y la humanidad sería como una sola gota, empañada con la presencia de todas las almas, de todas las leyendas y de todos los principios morales. Esta gran gota sería purificada a su vez hasta volverse tan rica y transparente que cualquier alma en cualquier lugar podría nutrirse de ella y sentirse plenamente realizada.”
    • Parte segunda. El claustro 7, Pág. 430. La globalización.
  • “El valor que él daba a su vida, el mismo que a todas las vidas humanas, experimentó una sutil desvalorización. Su voluntad había sido minada con facilidad por las voces amplificadas de sus compatriotas, que le dictaban lo que tenía que pensar.”
    • Parte segunda. La idea absoluta 4. Pág. 444. Pensamiento de David Sunda.
  • “Por amor de Dios, mira a tu alrededor, son hombres felices en un invierno de mentiras. Al granizo lo confunden con lluvia y los rayos son ignorados.”
    • Parte segunda. La idea absoluta 4. Pág. 446.
  • “Imagine usted la capacidad que poseemos hoy de controlar poblaciones enteras al conocer lo que motiva al inconsciente colectivo. La muerte de mil cristos es insignificante si la comparamos con el instinto de billones de personas. Podemos hacer cribas y borrar naciones enteras de indeseables, electrificar los cielos con sólo dar la orden.
    • Parte segunda. La idea absoluta 7, Pág. 453.
  • “Aunque los blindados rusos triplicaban en número a los alemanes, aquellas tropas sufrieron absoluta confusión y parálisis: la sumisión que sufre la mente cuando ésta se ve forzada a aceptar su propia extinción.”
    • Parte segunda. El imperio 1, Pág. 461. Hablando del asalto de Hitler a Rusia.
  • “Debe aprender a esperar, amigo mío”.
    • Parte segunda. El imperio 6, Pág. 472.
  • “Mataste a un ruso… y ni siquiera lo torturaste. Un maldito soldado, eres un hipócrita. ¿Tienes la más mínima idea de cómo ha sido en Yelnya, durante cincuenta horas? Si me despisto, tres hombres mueren en su mugre. Si estornudo, una arteria se rompe. Dios mío, cuerpos hechos pedazos como leña apilada, agonía como serrín. ¡Hipócrita! Yo he matado a un centenar de hombres y ni siquiera me fijé en el color de sus uniformes. Y muchos de los que salvo son los mismos que delante de mí les cortan los pechos a mujeres y estrangulan a los niños.”
    • Parte segunda. El imperio 9, Pág. 477. Palabras de Egi, el médico militar, a David Sunda.
  • “A diferencia de Napoleón, que dependía en el terreno de mensajeros a caballo para contactar con sus ejércitos, el general Guderian podía enviarles las órdenes a sus comandantes por radio y observar sus posiciones desde el aire. Aquel sistema táctico era tan completo que ni siquiera le dejaba imaginar a Guderian lo que pasaba por la mente de sus hombres cuando mataban o cuando morían delante de él. El terror a la muerte, nos recuerda Platón, es invisible a los ojos.”
    • Parte segunda. El imperio 12, Pág. 482.
  • “El terror se extiende tan deprisa como el hielo al deshacerse. He visto ese miedo paralizar el amor de las madres.”
    • Parte segunda. Carbonne 2, Pág. 497.
  • “Se habla de razas, clases sociales, dioses, patriotismo y de la voluntad humana, pero quienes hablan así están medio locos o al menos lo parecen.”
    “¿Cómo puede haber tantos libros cuando la inmensa mayoría ni son profundos ni desean redimirnos?”
    • Parte segunda. Carbonne 8, Pág. 511.
  • “Poseído por la monstruosa grandeza de aquel entramado, su vida moral, sus amores, su familia, sus amigos y su destino personal le parecieron a David triviales y sin sentido. Y se sintió impulsado por una añoranza urgente –distinta del honor o la virtud, incluso del miedo a la muerte, algo equiparable únicamente al mayor de los amores-, el deseo de estar tan cerca como le fuera posible del espectáculo, los sonidos, las sensaciones y la esencia misma de aquellos momentos inmortales que se avecinaban. Que pronto habrían llegado. Que llegarían… quizá mañana.”
    • Parte segunda. Vorágine 2, Pág. 536.
  • “No me cabe ninguna duda de que el mundo entero estaría mejor lejos de los ejércitos.”
    • Parte segunda. Vorágine 6, Pág. 552. Dicho por David Sunda.
  • “¿Qué puede uno enseñar que no deba ser primero aprendido?”
    • Parte segunda. El templo de la fama 3, Pág. 559. Dicho por Marcel Doré.
  • “Hay que ser consecuente con el pasado”.
    • Parte segunda. El templo de la fama 9, Pág. 575.
  • “El hombre que pierde su patria pierde el suelo sobre el que camina.”
    • Parte segunda. Silesia 1, Pág. 578.
  • “Si me hace perder el tiempo le haré pedazos con mis propias manos. Si me dice todo lo que sabe, todo, entonces le garantizo que, como buen caballero que soy, sabré expresarle mi agradecimiento.”
    • Parte segunda. Silesia 10, Pág. 602. Un oficial nazi antes de un interrogatorio.
  • “El deseo es un latido… un latido hermoso, como sangre que fluye. Sí, sangre precipitándose en ríos subterráneos, empujando hacia arriba para escapar.”
    • Parte segunda. Walpurgisnacht 2, Pág. 610.
  • “Bebemos contra la realidad. Ese precioso juguete está hecho para evadirse.”
    • Parte segunda. Walpurgisnacht 5, Pág. 617.
  • “Después de haberse preguntado en varias ocasiones por qué tan sólo unos pocos se habían levantado contra Hitler, Justin llegó a una conclusión poco halagüeña. Sólo merecía la pena morir por una causa moral cuando no se poseía nada.”
    • Parte segunda. El abismo 1, Pág. 627.
  • “Con el terror, uno puede apagar la luz en la vida de alguien.”
    • Parte segunda. El abismo 4, Pág. 630.
  • “Padre celestial, ¿Para qué me has dado una vida que no atino a comprender?”
    • Parte segunda. El abismo 7, Pág. 636. Pensamiento de Justin Lothaire antes de ser capturado.
  • “¿De qué nos sirven héroes que siempre acaban tiroteados?”
    • Parte segunda. El águila 7, Pág. 654.
  • “El amor es ciego y entre los afectos humanos el más ciego de todos es el amor por la paz.”
    • Parte segunda. El águila 9, Pág. 656.
  • “Advierte de que cualquier nación que se endiose será puesta de rodillas.”
    • Parte segunda. El éxodo de los refugiados 3, Pág. 666.
  • “El hecho de poder manifestarse libremente ante aquella persona aun a riesgo de no recibir por respuesta más que desdén, le dio a Hélène más paz que nada de lo que había hecho hasta entonces.”
    • Parte segunda. El éxodo de los refugiados 4, Pág. 669.
  • “El hombre anhela acercarse a sí mismo, por eso busca el dolor. Anhela acercarse a los demás, y por lo tanto, necesita la conquista. Por cada monasterio que se construye, surge un matadero.”
    • Parte segunda. El éxodo de los refugiados 9, Pág. 682. Dicho por el policía nazi Friedland.
  • “Duncan Penn odiaba a los héroes y su arrojo, mas a su pesar él también era uno de ellos. Eso fue lo último que pensó antes de que su cráneo se partiera.”
    • Parte segunda. Smith 3, Pág. 707.
  • “El grito de la ciencia nunca deberá significar que no existe diferencia entre el bien y el mal, ¡y aunque debamos ser tolerantes, no se puede tolerar sin que haya arrepentimiento!”
    • Parte segunda. Un mundo nuevo 4, Pág. 718. Dicho por Justin Lothaire al acabar la IIGM.
  • “Eres muy impaciente. El desierto lleva esperando un millón de años.”
    • Parte tercera. Eurídice 4, Pág. 757.
  • “Acerca de Dios: no creo que el hombre sea lo suficientemente virtuoso como para crearlo ni tan inteligente como para afirmar que no existe”
    • Parte tercera. Eurídice 5, Pág. 760.
  • “La libertad no es un torrente tranquilo, sino una marea que sube y baja.”
    • Parte tercera. Eurídice 9, Pág. 770.
  • “Era el otoño de 1958. Aunque Stalin había muerto en su cama, se hablaba de que su festín humano había pasado en cinco años de miles a cientos de miles de víctimas. Pronto se hablaría de millones.”
    • Parte tercera. El tributo 1, Pág. 806.
  • “¿Crees que ayudo a la gente a amar más la vida”.
    • Parte tercera. El tributo 2, Pág. 809. Dicho por Justin Lothaire.
  • “El cine es el arte más importante de este siglo”.
    • Parte tercera. El tributo 6, Pág 820. Dicho por Justin Lothaire.
  • “A las federaciones de gran tamaño únicamente las mantiene unidas un gran ejército: todas las guerras son guerras civiles. ¿Por qué no mejor reunir un ejército mundial para defender la paz?”.
    • Parte tercera. Los mansos 2, Pág. 825. Dicho por David Sunda hablando de la ONU del futuro.
  • “La vida es al mismo tiempo demasiado corta y demasiado larga.”
    • Parte tercera. La muerte de Doré 3, Pág. 866. De las últimas palabras de Marcel Doré.
  • “Soy la evidencia de una vida echada a perder. Si hubiese sabido que iba a ser tan inútil, que no iba a servir para nada…”
    • Parte tercera. La bahía 2, Pág. 903. El viejo David Sunda.

Sobre el libro[editar]

  • "El libro cobra vida en una serie continuada de escenas brillantes... Una novela excelente".
    • The Wasinghton Post Book World.

Bibliografía[editar]