Benjamin Tucker

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Benjamin Tucker
«La solución al poder concentrado es otorgarle menos poder al gobierno, no más».
«La solución al poder concentrado es otorgarle menos poder al gobierno, no más».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 75 años.
Copyright maybe.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Benjamin Tucker (17 de abril de 1854 - 22 de junio de 1939) fue un teórico estadounidense del anarcoindividualismo filosófico y de la economía de mercado mutualista en el siglo XIX.

Citas[editar]

  • "La solución al poder concentrado es otorgarle menos poder al gobierno, no más."
  • El anarquismo hará de la ocupación y el uso el único título sobre la tierra, aboliendo, de este modo, la renta sobre la tierra.
  • Los anarquistas son, simplemente, demócratas jeffersonianos hasta las últimas consecuencias y sin miedo de éstas. Ellos creen que 'el mejor gobierno es el que menos gobierna', y el que gobierna mejor es el que no gobierna en absoluto.
  • El anarquismo es una palabra sin sentido, si no incluye la libertad de la persona para controlar su producto o lo que sea que su producto le ha brindado a través del intercambio en un mercado libre, es decir, la propiedad privada. Quien niega la propiedad privada es necesariamente un arquista.
  • La máxima reclamación del socialismo [es] que el trabajo debería estar en posesión de su dueño.
  • [...]la defensa es un servicio como cualquier otro servicio; es un trabajo a la vez útil y deseado, por tanto es una mercancía sujeta a la ley de la oferta y la demanda; que en un libre mercado esta mercancía se ofrecerá a precio de costo; que prevaleciendo la competencia, el patrocinio irá a quien ofrezca el mejor producto al precio más bajo; que la producción y venta de ésta mercancía está ahora monopolizada por el Estado; y el Estado al igual que todo monopolista, carga precios exorbitantes.
  • Si mil hombres que desempeñen diferentes líneas de negocios se unen para formar un banco de emisión; y si este banco de emisión se une con otros bancos similares con propósitos compensatorios; y si dicho banco presta su bien conocido crédito circulante... ¿costarían los préstamos de este banco más que los sueldos del director y asistentes, alquiler del edificio, gastos de papel e impresión, pérdidas por depreciación de valores, y gastos diversos? ¿No están de acuerdo economistas y estadísticos que un descuento del 0,5% cubre los gastos antes referidos?
  • [...] las huelgas, cuandoquiera y dondequiera que surjan, merecen el respaldo de todos los compañeros de trabajo [...] Ellas muestran que la gente está empezando a conocer sus derechos y, conociéndolos, se atreven a mantenerlos.
  • [...] como un agente de toma de conciencia, como una fuerza de agitación, la benéfica influencia de una huelga es inconmensurable [...] con nuestro actual sistema económico casi cada huelga es justa. ¿Qué es la justicia en la producción y la distribución? Que la mano de obra, que crea todo, tenga todo.
  • Agresión, invasión, gobierno, son términos intercambiables. La esencia del gobierno es el control, o el esfuerzo por controlar. Quien intenta controlar a otro es un gobernante, un agresor, un invasor; y la naturaleza de tal invasión no cambia si ésta es realizada por un hombre contra otro hombre, a la manera de un delincuente ordinario; por un hombre contra todos los otros hombres, a la manera de un monarca absoluto; o por todos los otros hombres contra un hombre, a la manera de una democracia moderna.
  • Porque no son en el fondo más que dos clases, los socialistas y los ladrones. El socialismo, en la práctica, es la guerra contra la usura en todas sus formas, el gran movimiento anti-robo del siglo XIX; y socialistas son las únicas personas a las que los predicadores de la moral no tienen el derecho o la oportunidad para citar el octavo mandamiento, "¡no robarás!" Ese mandamiento es la bandera del socialismo. No sólo como un mandamiento, sino como una ley de la naturaleza. El socialismo no ordena; profetiza. No dice: "¡No hurtarás!" Dice: "Cuando todos los hombres tienen libertad, no han de robar".
  • La competencia significa guerra sólo cuando es de alguna manera restringida, ya sea en su alcance o intensidad, esto es, cuando no es perfectamente libre competencia; porque entonces sus beneficios son ganados por una clase a expensas de otra, en vez de [ser ganados] por todos a expensas de las fuerzas de la naturaleza. Cuando [es] universal y sin restricciones, la competencia significa la paz más perfecta y la cooperación más auténtica.
  • Tan pronto como la demanda de trabajo empieza a exceder la oferta, hace un asunto fácil para cada uno obtener trabajo con salarios igual a su producto.
  • Donde predomina la libertad, competencia y cooperación son idénticos.
  • El socialismo es la creencia de que el siguiente paso importante del progreso consiste en un cambio en el entorno del hombre que incluye la abolición de todo privilegio por el cual los poseedores de la riqueza adquieren un poder anti-social de exigir tributos.