André Breton

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
André Breton
«Prohibido prohibir».
«Prohibido prohibir».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 49 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

André Breton (n. Tinchebray; 19 de febrero de 1896 - m. París; 28 de septiembre de 1966) fue un escritor francés, conocido como el principal impulsor del movimiento surrealista.

Citas[editar]

  • "No hay que cargar nuestros pensamientos con el peso de nuestros zapatos."
  • "Prohibido prohibir."
  • "¿Qué es la riqueza? Nada, si no se gasta; nada, si se malgasta."
  • "La imaginación al poder."
  • "El pensamiento y la palabra son sinónimos."
  • "Querida imaginación, lo que amo sobre todo en ti es que no perdonas."
  • "Toda idea que triunfa marcha hasta su perdición."
  • "De nada vale estar vivo si hay que trabajar."
  • "Cuando dos personas que se quieren, chocan, no se mezclan, se rompen."
  • "Al principio no se trata de entender sino de amar."
  • "Los locos son, en cierta medida, víctimas de su imaginación, en el sentido que ésta les induce a quebrantar ciertas reglas, reglas cuya transgresión define la calidad de loco."
    • Fuente: Manifiesto del surrealismo (1924)
  • "Anarquía! Oh, portadora de luz! ¡Expulsa la noche! ¡Aniquila los gusanos!."
  • "Habrá aún asambleas en las plazas públicas y movimientos en los que no teníais pensado intervenir."
    • en Primer Manifiesto Surrealista
  • "La rebelión y sólo la rebelión es creadora de luz, y esa luz no puede tomar más que tres caminos: la poesía, la libertad y el amor."
  • "Para gran escándalo de los unos, bajo el ojo apenas menos severo de los otros, levantando su peso de alas, tu libertad."
  • "Toda idea que triunfa marcha hacia su perdición".
  • «Durante mi paso por las Antillas, fui conducido múltiples veces a meditar sobre el destino de esas bellas islas, las aspiraciones tan conmovedoras de sus pueblos, los medios de abrir de una vez por todas las garras seculares que han estado posadas sobre ellas. No he dudado, desde el primer instante –y me han dado las más seguras razones para creerlo–, que Fidel Castro era el hombre de esa situación, de la misma manera que Zapata hubiera podido serlo hace 40 años para México; que de su inteligencia y su voluntad probada dependía que la promesa, que se enfrentaba con una casi imposibilidad aparente, fuera mantenida.»
    • 1960. En Báez, L.: Absuelto por la Historia, La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, 2006, pp. 29-30.