Alejandro Magno

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Μέγας Αλέξανδρος
Alejandro Magno
«...no hay arma, que se use de cerca, o que se lance desde lejos, de la cual no lleve la marca».
«...no hay arma, que se use de cerca, o que se lance desde lejos, de la cual no lleve la marca».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2337 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Alejandro Magno; Alejandro III de Macedonia, llamado el Grande (Alejandro Magno; en griego Μέγας Αλέξανδρος, transliterado como Megas Alexandros; Pella, 21 de julio de 356 a. C. - Babilonia, 13 de junio de 323 a. C.), rey de Macedonia desde 336 adC hasta su muerte. Es considerado uno de los líderes militares más importantes de la Historia, por su conquista del Imperio Persa.

Citas[editar]

  • «Amigos, ahí tenéis al hombre que se disponía a pasar de Europa al Asia: pasando de un lecho a otro ha acabado por los suelos»
    • Nota: Aludiendo a su padre Filipo, que borracho en su propia boda, se dirigía espada en mano contra Alejandro, furioso por una frase de su hijo.
    • Fuente: Plutarco, Vidas paralelas, Alejandro
  • «Para mí he dejado lo mejor ¨La esperanza¨»
    • Nota: Fue su respuesta a Perdicas cuando éste le preguntó. ¿Para ti que has dejado? Pues de los bienes ganados en batalla todo lo había repartido a sus soldados.
    • Fuente: Plutarco y su escrito Alex. 15, 3-4
  • «Si espero perderé la energía de la juventud»
    • Nota: Fue su respuesta a su maestro Aristóteles cuando éste le sugirió que esperase a tener más edad, pues con sólo 16 años no era edad para comandar su primera batalla.
  • «¡Qué excelente caballo pierden por falta de destreza y denuedo para manejarlo!»
    • Nota: Cuando se llevaban al caballo Bucéfalo por ser completamente inútil e indomable.
  • «No robaré mi victoria»
    • Nota: Respuesta de sus tropas cuando le aconsejaban atacar en la noche a las inmensas tropas de Darío en la Batalla de Gaugamela.
  • «Si yo no fuese Alejandro, quisiera ser Diógenes».
    • Nota: Exclamó eso después de decirle a Diógenes el cínico que pidiera lo que quisiera, y este pidió que Alejandro se moviese a un lado pues le tapaba el baño de sol matutino al que estaba acostumbrado.
  • « Ya me imagino cuán ostentosos serán mis honores fúnebres ».
    • Nota: Exclamó esto el último día que agonizaba.
  • « Cuando esteis más alegres... ».
    • Nota: fue su respuesta a sus generales cuando éstos le preguntaron cuándo quería que se dieran inicio (sus honores fúnebres)
  • «Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos.»
  • «Le preguntaron - Alejandro, ¿Dónde tenéis vuestros tesoros-, y él respondió - En el bolsillo de mis amigos -.»
  • «Muero debido a la ayuda de demasiados médicos.»
  • «El amor depara dos máximas adversidades de opuesto signo: amar a quien no nos ama y ser amados por quien no podemos amar.»
  • «Ninguna fortaleza es tan inexpugnable que no puede entrar en ella un mulo cargado de oro.»
  • «¿Será posible, amigos, que mi padre se anticipe a tomarlo todo y no nos deje a nosotros nada brillante y glorioso en que podamos acreditarnos?.»
  • «En el universo hay mundos innumerables y yo aún, no he conquistado uno solo.»
  • «Todos juran que soy hijo de Júpiter, pero esta herida está proclamando que soy hombre».
  • «Yo he venido a Asia, no con el propósito de recibir lo que vosotros me deis, sino con el de que tengáis lo que yo deje».

Últimas palabras[editar]

  • «Al más fuerte...»
    • Nota: Fue su última frase en agonía de muerte mientras sus generales le suplicaban dijese a quién dejaría administrando su vasto imperio. Se debate mucho lo que Alejandro respondió: algunos creen que dijo Krat'eroi (‘al más fuerte’) y otros que dijo Krater'oi (‘a Crátero’). Esta controversia se debe a que la pronunciación griega de ‘el más fuerte’ y ‘Crátero’ difieren sólo por la posición de la sílaba acentuada.

Sobre Alejandro[editar]

  • “Alejandro, César, Carlomagno y yo fundamos imperios, pero ¿sobre qué cimentamos las creaciones de nuestro genio? Sobre la fuerza. Solo Jesucristo fundó su reino sobre el amor, y hoy día millones de hombres morirían por él”.

Concerniente al matrimonio de Alejandro con Roxana:

  • «De veras fue un amorío, sin embargo pareció al mismo tiempo ser conducente al objetivo que tenía entre manos. Pues complacía al pueblo vencido verlo escoger una esposa de entre ellos, y les hizo sentir el más cálido afecto por él, el descubrir que la única pasión que lo había vencido a él, el más sobrio de los hombres, fue reprimida hasta que pudo obtenerla de manera lícita y honorable».

Se dice que Anaxarco el sofista consoló a Alejandro diciéndole que “lo que hace un gran rey debe considerarse justo.” En relación a esto Arriano declara:

  • «Digo que [Anaxarco] le hizo a Alejandro un mal más atroz que la dificultad que le acosaba; . . . Pues dice la leyenda que Alejandro hasta deseaba que la gente se inclinara a tierra delante de él, por la idea de que Amón era su padre más bien que Filipo, y puesto que ahora emulaba las costumbres de los persas y los medos, tanto por el cambio de su indumentaria como por los arreglos alterados de su modo de vivir general. Se dice que no carecía de lisonjeadores celosos que cedían a él en esto».
  • «Mediante ello [Alejandro] se mostró esclavo de dos vicios, por ninguno de los cuales ningún hombre digno debe ser vencido, a saber, la pasión y la borrachera».
    • Arriano
    • Nota: Sobre el asesinato de su amigo Clito en un arranque de ira mientras estaba borracho. Sin embargo, Alejandro llegó a reconocer la bajeza de su acto.
  • “Napoleón envidiaba a César, César envidiaba a Alejandro y Alejandro, me atrevería a decir, envidiaba a Hércules, que nunca existió.”

Ciertos sabios indios habían observado lo que sigue:


  • «Una vez que Alejandro cedió a los temores de la influencia sobrenatural, su mente se perturbó tanto y se alarmabe tan fácilmente que, si sucedía la menor cosa insólita o extraordinaria, pensaba que era un prodigio o un presagio, y su corte estaba atestada de adivinadores y sacerdotes cuyo negocio era sacrificar y purificar y predecir el futuro».
  • «Tiro será tuya». (isla fenicia de tiro)
    • Fue la interpretación de la palabra "sátiro" cuando Alejandro contó un sueño a sus sabios de que mataba a un sátiro que se burlaba de él.