Alejandra Pizarnik

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Alejandra Pizarnik
Foto realizada por Sara Facio, Buenos Aires, 1967.
Foto realizada por Sara Facio, Buenos Aires, 1967.
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 43 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Alejandra Pizarnik (Argentina, 29 de abril de 1936 - Buenos Aires, 25 de setiembre de 1972) fue una escritora argentina.

Citas[editar]

  • Aunque ser mujer no me impide escribir, creo que vale la pena partir de una lucidez exasperada. De este modo, afirmo que haber nacido mujer es una desgracia, como lo es ser judío, ser pobre, ser negro, ser homosexual, ser poeta, ser argentino, etc. Claro es que lo importante es aquello que hacemos con nuestras desgracias.
    • Fuente: Reportaje a mujeres trabajadoras e intelectuales argentinas", revista Sur, número 326, septiembre de 1970- junio de 1971.
  • La poesía no es una carrera; es un destino.
    • Fuente: Reportaje a mujeres trabajadoras e intelectuales argentinas, revista Sur, número 326, septiembre de 1970- junio de 1971.

Poesía[editar]

  • La muerte ha restituido al silencio su prestigio hechizante.
    • Fuente: Extracción de la piedra de la locura, Fragmentos para dominar el silencio, 1968.
  • La soledad es no poder decirla.
    • Fuente: Extracción de la piedra de la locura, Inminencia, 1968.
  • Cúrame del vacío.
    • Fuente: Extracción de la piedra de la locura, Continuidad, 1968.
  • La realidad nos ha olvidado y lo malo es que uno no se muere de eso.
    • Fuente: Los poseídos entre lilas, 1969.
  • Lo malo de la vida es que no es lo que creemos pero tampoco lo contrario.
    • Fuente: El infierno musical, Los poseídos entre lilas, II, 1971.
  • Pero hace tanta soledad que las palabras se suicidan.
    • Fuente: Las aventuras perdidas, Hija del viento, 1958.
  • La jaula se ha vuelto pájaro y ha devorado mis esperanzas.
    • Fuente: Las aventuras perdidas, El despertar, 1958.
  • Lo que pasa con el alma es que no se ve/ lo que pasa con la mente es que no se ve/ lo que pasa con el espíritu es que no se ve/ ¿de dónde viene esta conspiración de invisibilidades?/ ninguna palabra es visible
    • Fuente: Textos de sombra y últimos poemas, En esta noche, en este mundo, 1971-1972.
  • ¡Tanta vida Señor!/ ¿Para qué tanta vida?
    • Fuente: La última inocencia, Noche, 1956.
  • ¿Cómo no me suicido frente a un espejo/ y desaparezco para reaparecer en el mar/ donde un gran barco esperaría/ con las luces encendidas?
    • Fuente: Las aventuras perdidas, El despertar, 1958.
  • mi persona está herida/ mi primera persona del singular.
    • Fuente: Textos de sombra y últimos poemas, En esta noche, en este mundo, 1971-1972.
  • las palabras/ no hacen el amor/ hacen la ausencia/ si digo agua ¿beberé?/ si digo pan ¿comeré?
    • Fuente: Textos de sombra y últimos poemas, En esta noche, en este mundo, 1971-1972.
  • Freud: poeta trágico. Demasiado enamorado de la poesía clásica.
    • Fuente: Poesía completa, Sala de psicopatología.
  • una es de otra parte,/ ellos se casan,/ procrean,/ veranean,/ tienen horarios,/ no se asustan por la tenebrosa/ ambigüedad del lenguaje/ (No es lo mismo decir Buenas noches que decir Buenas noches)
    • Fuente: Poesía completa, Sala de psicopatología.
  • Tal vez la noche sea la vida y el sol la muerte.
    • Fuente: Las aventuras perdidas, La noche, 1958.
  • ¿Y quién no posee un fuego, una muerte,/ un miedo, algo horrible,/ aunque fuere con plumas,/ aunque fuere con sonrisas?
    • Fuente: Las aventuras perdidas, Exilio, 1958.
  • Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo.
    • Fuente: Extracción de la piedra de locura, Fragmentos para dominar el silencio, 1968.
  • Toda la noche espero que mi lenguaje logre configurarme.
    • Fuente: El infierno musical, L’obscurité des eaux, 1971.
  • Nada más intenso que el terror de perder la identidad.
    • Fuente: Alejandra Pizarnik. Poesía Completa, La noche, el poema, 1969.
  • No [poder] querer más vivir sin saber qué vive en lugar mío ni escribir si para herirme la vida toma formas tan extrañas.
    • Fuente: Alejandra Pizarnik. Poesía Completa, poemas 1962-1972.
  • Buscar. No es un verbo sino un vértigo. No indica acción. No quiere decir ir al encuentro de alguien sino yacer porque alguien no viene.
    • Fuente: Alejandra Pizarnik. Poesía Completa, poemas 1962-1972.
  • El amor es este viaje inútil, pero muy suave,

al otro lado del espejo.

    • Fuente: Poesía completa, Aproximaciones, Buenos Aires 1956-1958.
  • Nunca encontré un alma gemela. Nadie fue un sueño. Me dejaron con los sueños abiertos, con mi herida central abierta, con mi desgarradura.
    • Fuente: Poesía completa, Recuerdos de la pequeña casa del canto.
  • He sentido amor y lo maltrataron, sí, a mí que nunca había querido.
    • Fuente: Poesía completa, Recuerdos de la pequeña casa del canto.
  • Nadie se parece a mi sueño.
    • Fuente: Poesía completa, Recuerdos de la pequeña casa del canto.
  • El amor más profundo desaparecerá para siempre.
    • Fuente: Poesía completa, Recuerdos de la pequeña casa del canto.
  • ¿Qué podemos amar que no sea una sombra?
    • Fuente: Poesía completa, Recuerdos de la pequeña casa del canto.
  • Por qué viniste como el relámpago y me dejaste sola en lo devastado...
    • Fuente: Poesía completa, ¿Por qué escribo?
  • Las verdaderas fiestas tienen lugar en el cuerpo y en los sueños.
    • Fuente: Poesía completa, Fragmentos para dominar el silencio.
  • abrazando a tu sombra en un sueño mis huesos se arqueaban como flores
    • Fuente: Poesía completa, Aproximaciones.

Prosa[editar]

  • Alcancé el maravilloso poder de simpatizar con cualquier cosa que sufriese.
    • Fuente: Prosa completa, Casa de citas.
  • Le dije cuanto había en mi corazón. Por eso huyó, ¿verdad?
    • Fuente: Prosa completa, Casa de citas.
  • A la hora de morir uno canta para sí, no para los demás.
    • Fuente: Prosa completa, Casa de citas.
  • Hay como chicos mendigos saltando mi cerca mental, buscando aperturas, nidos, cosas para romper o robar.
    • Fuente: Prosa completa, Casa de citas.
  • Supongo que el envejecimiento del rostro ha de ser una herida de espantoso cuchillo.
    • Fuente: Prosa completa, Casa de citas.
  • No quiero saber. No quiero saberme saber.
    • Fuente: Prosa completa, Las uniones posibles.
  • Amor mío, dentro de las manos y de los ojos y del sexo bulle la más fiera nostalgia de ángeles...
    • Fuente: Prosa completa, Las uniones posibles.
  • ¿Quién elogió a los amantes en detrimento de los amados?
    • Fuente: Prosa completa, Palabras.
  • Hay amor de la misma manera en que recién salí a la noche y dije: hay viento.
    • Fuente: Prosa completa, Palabras.

Diarios[editar]

  • La verdad: trabajar para vivir es más idiota que vivir. Me pregunto quién inventó la expresión "ganarse la vida" como sinónimo de "trabajar". En dónde está ese idiota.
    • Fuente: Diarios, 28 de julio de 1962.
  • Una noche sexual es agonía, es muerte y es la única felicidad.
    • Fuente: Diarios, entrada del 12 de marzo de 1965.
  • Soy una cobarde. Lo sexual, para mí, es el único camino de iniciación. Yo a veces lo abandono por miedo. Así como para otros el ascetismo, para mí lo sexual.
    • Fuente: Diarios, entrada del 12 de marzo de 1965.
  • Pero no sé por qué me fascinan los que no me desean. Éste es mi emblema. Ésta es mi maldición. Cualquiera que te abandone logrará seducirte. Y viceversa.
    • Fuente: Diarios, entrada del 12 de marzo de 1965.
  • No es posible dejarse vencer y aniquilar por dos fantasmas. Si fueran muchos, en fin... Pero dos fantasmas.
    • Fuente: Diarios", jueves de 1958.
  • Los hombres no son felices y después mueren.
    • Fuente: Diarios", jueves de 1958.
  • El agua apaga. El fuego y el semen encienden.
    • Fuente: Diarios, 4 de diciembre de 1961.
  • He pensado en la locura. He llorado rogando al cielo que me permitan enloquecer. No salir nunca de los ensueños. Ésta es mi imagen del paraíso.
    • Fuente: Diarios, 3 de enero de 1959.
  • ¿Por qué el amor de alguien a mí infunde en mí odio por ese alguien y por qué la indiferencia de cualquiera me fascina?
    • Fuente: Diarios, entrada del 12 de marzo de 1965.