Agnosticismo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar

El agnosticismo es un punto de vista filosófico que defiende que el valor de verdad de ciertas afirmaciones es desconocido o tal vez incognoscible; particularmente las afirmaciones metafísicas o teológicas con respecto a la otra vida o la existencia de Dios, los dioses o deidades. Considera inaccesible para el ser humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende o va más allá de lo experimentado.

El agnosticismo designa corrientemente la actitud que considera fútil toda manifestación metafísica y, en sentido estricto, se aplica a todas las doctrinas filosóficas que admiten la existencia de una realidad absoluta y trascendente, incognoscible por naturaleza: el positivismo, el evolucionismo, el relativismo y, en cierto sentido, el criticismo kantiano.

Citas[editar]

  • «En cuanto a los dioses, no tengo manera de saber si existen o no, o de qué tipo pueden ser. Muchas cosas evitan el desarrollo de ese conocimiento, incluyendo la oscuridad del propio tema y la brevedad de la vida humana».[1]
  • «Como filósofo, si estuviera hablando ante una audiencia puramente filosófica, yo me describiría como agnóstico, porque no creo que haya un argumento concluyente por el cual se demuestre que Dios no existe. Pero por otro lado, si yo tuviera que darle una impresión precisa al hombre de la calle, creo que debería decir que soy ateo [...] Ninguno de nosotros consideraría seriamente la posibilidad de que los dioses de Homero existieran realmente, y sin embargo, si uno se pusiera a buscar una demostración lógica de que Zeus, Hera, Poseidón, y los demás no existen resultaría un trabajo horrible. ¡Esas pruebas no se pueden obtener! Por lo tanto, en lo que respecta a los dioses olímpicos, hablando a una audiencia puramente filosófica, yo diría que soy agnóstico. Pero hablando ante gente común, creo que cualquiera diría que es ateo en lo que respecta a esos dioses. Y en lo que se refiere al Dios cristiano, creo que debo tomar exactamente la misma línea».[2]
    • Bertrand Russell (1872-1970), filósofo, matemático y escritor británico, premio nobel de Literatura en 1950.
  • «Mi juicio fluctúa con frecuencia ... En mis fluctuaciones más extremas nunca he sido un ateo en el sentido de negar la existencia de un Dios. Creo que en general (cada vez más a medida que envejezco), pero no siempre, que ser agnóstico sería la descripción más correcta de mi estado de ánimo».
    • Charles Darwin (12 de febrero de 1809 — 19 de abril de 1882), biólogo británico que sentó las bases de la teoría de la evolución a través de la selección natural.
  • «El agnosticismo, de hecho, no es un credo, sino un método, la esencia en la que se sustenta la aplicación rigurosa de un solo principio».[3]
  • «El principio puede ser expresado positivamente: en asuntos intelectuales, sigue tu razón tan lejos como te lleve, sin importar ninguna otra consideración. Y negativamente: en asuntos intelectuales, no pretendas que son ciertas las conclusiones que, o no han sido demostradas o directamente no son demostrables. Esto entiendo como significado de la fe agnóstica, que si un hombre mantiene completa e incorrupta, no deberá sentir vergüenza de mirar al universo a la cara, cualquiera que sea el futuro deparado para él».[3]
    • Thomas Henry Huxley.
  • «Por eso inventé el título que me pareció más apropiado: «agnosticismo». Me vino a la cabeza como la antítesis del gnosticismo que apareció al principio de la Historia de la Iglesia. Los gnósticos pretendían saber tanto justamente acerca de las cosas que yo más ignoro. Para mi gran satisfacción el término tuvo éxito».[4]
    • Thomas Henry Huxley.
  • «Ser agnóstico quiere decir que todo es posible, incluso Dios. Hasta la Santísima Trinidad. Siendo agnóstico vivo en un mundo más grande y más fantástico, casi espectral».[5]
  • Jorge Luis Borges (1899-1986), escritor argentino.
  • «Yo digo que soy un agnóstico. La gente piensa que eso es pusilánime y cubre sus apuestas. Pero no se basa en ninguna creencia o anhelo de una vida futura, sino en el hecho de que en realidad sabemos muy poco sobre el cosmos. Es un tributo a la complejidad y, a nuestra actual etapa de desarrollo, la desconocibilidad del universo». [6]
  • «La creencia es superflua, la realidad es lo suficientemente impresionante como es».[7]
    • Martin Amis.
  • «Yo no afirmo ni niego la inmortalidad del hombre. No veo razón para creer en ella pero tampoco tengo ningún medio para desaprobarla. No tengo objeciones a priori a esa doctrina. Nadie que tenga que lidiar día a día con la naturaleza puede meterse en el brete de las dificultades a priori. Dame alguna evidencia que justifique mi creencia en cualquier cosa y yo creeré. ¿Y cómo no habría de creer? No sería más maravilloso que la conservación de la energía o la indestructibilidad de la materia».[8]
    • Thomas Henry Huxley.
  • «En temas intelectuales, sigue tu razón tanto como puedas, sin tener ningún otro tipo de consideración. Y negativamente: en temas intelectuales, no finjas que es cierta ninguna conclusión que no haya sido demostrada o sea demostrable».[9]
    • Thomas Henry Huxley.
  • «La mayoría de los estudiantes [...] desea saber si yo creo en la existencia de Dios o en la inmortalidad, y si es así por qué. Consideran que es imposible dejar estas cuestiones sin resolver, o que al menos es extremadamente perjudicial para la religión no tener la base de tal convicción. Ahora, por mi parte no me parece imposible dejarlos abiertos. [...] Me puedo describir como un teísta no ardiente y un ateo no ardiente».[10]
    • Henry Cadbury (1883-1974), erudito bíblico y cuáquero, contribuyó a la traducción de la nueva versión estándar revisada de la Biblia.

Referencias[editar]

  1. Protágoras: Sobre los dioses, I, 24, 63 (A23). Citado en: Protágoras de Abdera. Dissoi logoi. Textos relativistas. Ediciones AKAL, 1996. ISBN 978-84-460-0568-1, pág. 122
  2. «¿Soy agnóstico o ateo?» (en inglés), del Last philosophical testament 1943-1968, Routledge, 1997, ISBN 978-0-415-09409-2.
  3. 3,0 3,1 Huxley, Henrietta A., «Prefacio» Aphorisms and reflections, CXLII [C.E.v 245], Al final de la página
  4. Huxley, Ensayos escogidos, pág. 237-239.
  5. Borges, a blind writer with insight, de I. Shenker. New York Times, 6 de abril de 1971.}}
  6. Martin Amis, "The New Amis" en: The Telegraph (13 de mayo de 2000)
  7. Martin Amis, "The voice of the lonely crowd", The Guardian (1 de junio de 2002)
  8. T. H. Huxley, en carta a Charles Kingsley del 23 de septiembre de 1860
  9. Huxley, Agnosticismo, 1889
  10. Henry Cadbury, «Mi religión personal», expuesto en una conferencia en 1936 ante los estudiantes de la Harvard Divinity School (Escuela de Teología de Harvard), publicado en el sitio de la Quaker Universalist Fellowship.